¡QUÉ PENA QUE TERMINE! por PYLY

Portada de SINSAJO
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Estoy muy triste porque la historia ha terminado. Y encantada de terner esta sensación. Cuando te da pena que un libro termine es que lo has disfrutado mucho, como en este caso la trilogía completa. Lo que pasa es que en los casos anteriores sabía que había más, y ahora ya ha terminado definitivamente. ¡Qué pena!

Pero esta tercera parte ha sido tan diferente de las primeras, aun sin perder el espíritu de la lucha contra el Capitolio, y de la idea de Los Juegos, que al principio echaba de menos la lucha solapada por no dejarse manipular por el poder del Capitolio a pesar de estar completamente inmersos en un juego con sus reglas. Eso sí, esta forma más abierta de lucha compensa con creces la falta de la anterior. Y además la pobre Katniss continúa con sus dudas y sus frustraciones, pensando que no puede con todo, que sigue siendo un juguete para todo el que se le acerca y no sabiendo en quién puede confiar realmente.

Me encanta la madurez que adquiere el personaje de Prim. En el fondo es casi la única que no teme decirle la verdad a la cara, aunque le haga daño, y consigue adquirir protagonismo y hacerle comprender a Katniss que ya no es el pajarito indefenso que era cuando murió su padre o incluso cuando la eligieron como tributo en los 74º Juegos del Hambre.

¡Y qué decir del triángulo Katniss-Gale-Peeta! Aquí sí que terminan de desconcertarla completamente, pobre chavala. Por un lado Peeta vuelve no solamente cambiado, sino programado para matarla, con lo que ella pierde la ternura y la protección que sólo encontraba en él, se culpa de todo lo que le pasa y encima debe cuidarse las espaldas para no morir a sus manos al mismo tiempo que intenta hacer todo lo posible para conseguir que vuelva a ser el mismo de antes.
Y Gale saca a relucir su verdadera naturaleza de soldado, de rebelde más preocupado por la causa y por conseguir el objetivo en cada momento que de las vidas que se pierdan en el camino. Siempre fue así, pero mientras vivían en el 12 ella ignoraba sus ideas porque pensaba que no servían de nada a la supervivencia. Y ahora se da cuenta de que quiere a una persona que siente poca compasión, y para la que el fin justifica los medios, al menos en la guerra.

He sentido una tristeza infinita cuando ha muerto Prim, y más aún cuando he sabido que la idea de la bomba partió, aunque indirectamente, de Gale, y lo que eso ha significado para Katniss.

Peeta me ha caído bien desde el principio, pero tenía la esperanza de que Katniss terminara decidiéndose por Gale. A pesar que durante toda esta última parte cada vez lo veía más lejos, me quedaba una pequeña esperanza de un giro en la historia; incluso pensé que al final terminaría sola, cuando les oye hablar en el sótano de Tigris y nota que a pesar de que los dos están enamorados de ella ninguno tiene en cuenta sus sentimientos. Por un lado me alegro de que no haya sido así, pero en el fondo ha sido una decepción. Peeta ha seguido luchando por ella incluso contra sí mismo, y ha obtenido su recompensa, y Gale se ha dado por vencido y se ha retirado. Tiene sentido, pero me hubiera gustado que fuera de otra manera.

Lo mejor de todo ha sido estar otra vez en vilo constantemente, pensando cómo podrían salir los personajes de cada encrucijada en la que se han visto envueltos, y sobre todo si Katniss conseguiría su gran objetivo de matar a Snow. Esa muerte con sorpresa incluida ha sido genial. Me encanta que me sorprendan.

Espero que las películas no desmerezcan la saga, porque siempre el libro será mejor, pero puede ser una digna adaptación.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @PYLY le ha puesto un 9 ·

Comentarios