GENIAL INICIO DE TRILOGÍA por Lunatica

Portada de TIEMPO DE COSECHA

Fueron varias las visitas a la librería para que me decidiera comprarlo, su temática a lo “Señor de las Moscas” no me llamaba mucho la atención y su portada me pareció fea en su momento. Ahora me arrepiento de no haberlo comprado antes, es un libro genial del que espero mucho.

Travis Naughton perdió a su padre a los diez años debido a una puñalada, desde entonces se prometió ser como él y no darle una oportunidad a los hombres malos; con este pensamiento en mente llega a los dieciséis y se ha convertido en todo un hombre de la justicia, además de galán.

Al principio me exasperaba un poco su actitud de “debo proteger a todos”, pero con el tiempo fui entendiéndolo y ya no me parecía tan exasperante, hasta llegué a pensar que era lindo. Pero hacia el final del libro me confundí un poco, aún no sé si se alió con Antony sólo para conseguir un puesto como asistente en colegio Harrington, quisiera pensar que no pero no tengo los datos suficientes para descartar la idea.

Melanie Patrick es una chica algo gótica, viste de negro cada vez que puede y oculta la mayor parte de su cuerpo, pero no por elección propia sino porque su “querido” padre no le deja elección. El abuso paterno es un tema delicado con el que Mel tiene que lidiar cada día de su vida, tener un padre alcohólico y una madre que se niega a abandonarlo no es el significado más adecuado para padres modelo y Travis lo sabe, ha intentado en varias ocasiones defender a Mel pero denunciarlo a la policía significaría perder a una amiga.

Con Mel también se abre el tema del lesbianismo, hay un comentario insinuante de Travis que te da mucho para pensar y la escena que tiene lugar en la casa de Jess no ayuda mucho. No se puede decir concretamente la preferencia sexual de Mel, tendremos que esperar a las siguientes entregas.

Jessica Lane es el modelo de niña adorada, a vivido su vida en una burbuja que explota cuando “la enfermedad” llega. Al principio pensé que sería la típica niña que necesita ser salvada en todo momento, y por la mayor parte del libro no me equivoque. La llegada de “la enfermedad” a sus padres, la destroza completamente y provoca que se sumerja en sí misma. No puedo decir mucho a parte de la impresión primaria que tuve de ella pues son pocos los capítulos en los que está consiente.

Pero no todos los personajes son valientes, también los hay miedicas como Simon Satchwell, busca pelitos como Richie Coker, misteriosos como Leo Milton, algo exóticos como Tilo Darroway. Un gran abanico de personajes lo más humanos posibles en los tiempos que corren y que prometen mucho.

No llegué a odiar realmente a ningún personaje pero Roble, padre de Fresno, y el mismo Fresno me dejaron un amargo sabor de boca. Por su parte, Roble cayó por la enfermedad, no creía que lo pudiera afectar pues él creía que sólo afectaba a los materialistas, no a los Hijos de la Naturaleza que la aman y respetan, hasta el final de sus días no lo podía creer. En cuanto a Fresno, su actitud con Tilo es despreciable, un hombre despreciable que desearía que tuviera la edad suficiente para sucumbir ante la enfermedad.

Durante varias escenas el narrador y los personajes se refieren al “Señor de las Moscas”, y tienen razón de hacerlo. Luego de que los adultos murieran y sólo quedaran jóvenes menores de 18 años, el mundo se convierte en un caos, las calles son peligrosas pero las casas también, hay incendios en todas partes y los cadáveres inundan el lugar.

Con esas escenas me llegué a preguntar ¿realmente sucedería todo eso sí los adultos no existieran? Al principio me negué a creer que fuera a pasar aquello, después de todo también existen chicos con la cabeza bien puesta (estilo Travis y compañía) que son capaces de rehacer el mundo; pero después de analizarlo así mismo eran Piggy y los niños que se perdieron en la isla que cuenta “El Señor de las Moscas”, para los que no sepan los niños se sentían solos y agobiados, no sabían que hacer y los más pequeños estaban asustados, todo esto desencadenó la perdida de inocencia hasta tal punto que asesinaron a alguien, se necesitó que regresaran los adultos para que ellos se sintieran bien pero no fue suficiente para que recuperaran la inocencia de la niñez.

Andrew Butcher rehace la temática que en su tiempo usó William Golding en su novela, un mundo caótico luego de que los adultos desaparecieran, esta vez, de la faz de la Tierra. La historia promete y más con el final que le da al primer volumen de la trilogía.

He mencionado la enfermedad en contables ocasiones pero no he explicado realmente que es, pero no estoy muy segura, sé tanto como los niños: nada. Sólo puedo asegurar que sólo afecta a los mayores de 18 años, al principio se piensa que es una gripe pero los extraños círculos que marcan la piel de los enfermos descarta la idea, además que su final es siempre el mismo: La Muerte. Es necesario la venida de las siguientes entregas para descubrir quién la creo, por qué se esparció en el mundo y qué provoca que solo los adultos se vean afectados.

La trilogía promete, es de aquellos libros que aparentan ser lo que no son y te deslumbran en los capítulos llenos de acción.

Escrita hace 10 años · 2.5 puntos con 2 votos · @Lunatica le ha puesto un 10 ·

Comentarios