LA PARTIDA DE AJEDREZ por Jr85

Portada de NOVELA DE AJEDREZ
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Dos monomaniacos y un narrador en primera persona a bordo de un barco que parte de Nueva York y se dirige a Argentina. Por un lado, tenemos al campeón mundial de ajedrez Mirko Czentovic, un tipo que es incapaz de escribir una oración sin faltas de ortografía, burdo, de la simpleza más ramplona y de una imaginación tan estrecha, que no es capaz de jugar mentalmente al ajedrez como cualquiera que está versado en la materia podría hacerlo. Sin embargo, toda su ignorancia es compensada por una frialdad y una paciencia que no conoce límites frente a las sesenta y cuatro casillas del tablero.
Y por el otro lado, el doctor B un personaje distinguido y de abolengo, descendiente de una familia que ha pasado toda su vida sirviendo a la casa real de Austria. Un ser cultivado y que no ha tocado un tablero de ajedrez desde la secundaria. Un prisionero del nazismo que, lejos de los campos de concentración, es encarcelado en una habitación de hotel y destinado al aislamiento; sin derecho a ver a nadie, sin noción del tiempo, con una ventana que mira hacia una pared; sin nada que leer, sin ninguna herramienta para escribir. Únicamente la más acérrima de las soledades y la presión mental que provocan los constantes interrogatorios de la Gestapo.
El primero aprende a jugar gracias al cura del pueblo, el segundo lo hace cuando, durante su encierro, se hace de un librito que contiene las 150 de las partidas de ajedrez más famosas de la historia, las memoriza, reflexiona y juega mentalmente para no terminar con los nervios destrozados.
Dos formas de jugar distintas que se transfiguran en una trama donde la tensión aumenta a medida que transcurre la historia.
La Segunda guerra mundial, el ajedrez como su metáfora, el delirio del poder y al final, el horror, la imposibilidad de volver a ser el mismo.

Escrita hace 9 años · 3 puntos con 1 voto · @Jr85 le ha puesto un 9 ·

Comentarios