LA CALMA EN EL PRECIPICIO por Kaldero

Portada de POLÍTICA DE HECHOS CONSUMADOS

Fue mal juzgado
y lo dieron inocente.
Ahora se pasea
por las calles de la ciudad
con la elegancia
de un atormentado.
Seguro que nadie sabe
que a él
le gustaría ser bueno.
Arrastra una guitarra
y algunas ojeras.
Lleva varios años
sobreviviendo
con ella.
No durarán mucho más.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @Kaldero le ha puesto un 7 ·

Comentarios