LOS CUENTOS MÁS BONITOS DE OSCAR WILDE por _833_

Portada de UNA CASA DE GRANADAS

"Una casa de granadas" es sin duda el libro al que más cariño le tengo. Lo mejor que se puede decir de él es que es absolutamente precioso. De hecho, es el libro más hermoso que he leído. El maravilloso simbolismo y la gran belleza literaria se mezclan con el inconfundible toque irónico presente en toda la obra de Wilde, muy sútil y en pequeñas dosis en este caso, en contraste con otros cuentos suyos como "El fantasma de Canterille", cuyas oleadas de sarcasmo e ironía lo hacen casi desternillante. Esta vez Wilde emplea un lenguaje mucho más preciosista, lleno de metáforas y bellas descripciones. En "El joven rey" aborda las diferencias entre ricos y pobres, la desgracia de estos últimos y la vanidad y ostentación de las clases altas. Una frase muy ilustrativa dentro de este cuento dice así: "Mientras nosotros pisamos las uvas, otros se beben el vino". "El cumpleaños de la infanta" es una metáfora sobre la ingenuidad y el amor no correspondido. La frase que más me conmovió la pronunció la infanta, cuando el eneano yacía muerto con el corazón roto. "De ahora en adelante, los que vengan a jugar conmigo que no tengan corazón". "El pescador y su alma" es el cuento más profundo de los cuatro. Trata de un pescador que renuncia a su alma por el amor de una sirena. Ilustra la relatividad moral y la corrupción del alma por el amor. "El niño estrella" trata de la vanidad de un joven que presume de su belleza y desprecia a los demás porque cree pertenecer a una estirpe más elevada, pero solo llega a ser verdaderamente hermoso cuando consigue arrepentirse del mal que ha obrado y pedir perdón a aquellos a los que ha hecho daño. Un libro verdaderamente hermoso, de los que quedan para siempre en el recuerdo.

Escrita hace 9 años · 4 puntos con 3 votos · @_833_ no lo ha votado ·

Comentarios