UN INTERESANTE ENTRETENIMIENTO por _833_

Portada de EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE

Al leer este libro, siempre salvando las distancias, no pude evitar encontrar un cierto paralelismo con "El guardián entre el centeno". Este paralelismo, cuanto menos curioso, se aprecia en el lenguaje deliveradamente pobre y repetitivo en el que está escrito, y en el cliché del adolescente deprimido como protagonista. En defensa de la obra de Salinger diré que fue él quién inventó o popularizó este cliché. Aún así, se observan dos grandes diferencias:
a) Holden Caufield probablemente hubiese pensado que el protagonista es un falso y todo eso.
b)La ironía inconsciente. "El guardián entre el centeno" contenía pasajes que me hacían reír a carcajadas, y esto era por el deliberado sarcasmo de Holden. Quiero decir que daba la sensación de que el protagonista quería ser irónico, que quería hacerte reír.
Con Christhoper ocurre justo al contrario: es irónico, pero inconscientemente. Me recordó a Forrest Gump. Él siempre hablaba en serio, y te hacía reír, pero no a propósito. A veces me resultaba inevitable sentir pena por Christhoper, aunque tampoco es el típico libro sentimentalista sobre niños enfermos. Un lector común, diría que por el hecho de ser asperger, el protagonista se enfrenta a un mundo que no comprende del todo y que le desprecia, e incluso se sentiría de algún modo culpable por ello. Un misántropo, en cambio, opinaría que su enfermedad no lo hace menos detestable que el resto de los seres humanos. Por esto creo que el libro depende en exceso de la capacidad de empatía del lector, si bien reconozco que, por la forma en la que está escrito y las situaciones que describe, no resulta difícil ponerse en el lugar de Christopher, y desde luego parece verdaderamente escrito por un niño con síndrome de asperger, y es ahí donde reside el mayor logro del libro, en acercarte de forma bastante fiel a la personalidad de un chico con este trastorno, sobre todo por los miedos y manías que se describen: miedo al contacto físico, odio irracional a algunos colores, dificultad para interpretar las expresiones faciales... Otro punto a favor del libro es que es de lectura ligera y fácil, un encantador entretenimiento para una tarde aburrida sin mucho que hacer, aunque quizás un poco sobrevalorado.

Escrita hace 9 años · 3.4 puntos con 5 votos · @_833_ no lo ha votado ·

Comentarios