ROSASPINI REYNOLDS, DE NUEVO TRAS EL FOLKLORE CELTA por EKELEDUDU

Portada de HADAS, DUENDES Y OTROS SERES MÁGICOS CELTAS

A Roberto Rosaspini Reynolds, argentino descendiente de irlandeses, debemos unos cuantos libros que parecen muy interesantes a juzgar por sus títulos o su temática, e iremos comentando varios de ellos aquí. Por el momento comenzaremos con uno que no sólo parece interesante, sino que lo es, al menos para los apasionados por los mitos y leyendas o el folklore en general; por no hablar, por supuesto, de los devotos del mundo feérico (hadas, duendes, gnomos, etc.) Debo confesar que en mi caso estoy encasillado en las tres categorías por igual, y en el caso de la tercera, devoto del mundo féerico, hacer mías las palabras con que Rosaspini Reynolds finaliza la introducción a su obra, con las que admite muchas veces haber estado atento, a la espera de que en su entorno apareciera alguna criatura mágica. Como él, me veo forzado a admitir también que, si ello me sucediera alguna vez, mi razonamiento y mi capacidad analítica desaparecerían instantáneamente. Vale la pena aclararlo porque el entusiasmo que me despertó este libro, como se ve, es sobre todo empático, aunque creo que incluso quienes no compartan dicho entusiasmo reconocerán el notable trabajo del autor en su afán de describir las criaturas féericas que pueblan las fantasiosas leyendas irlandesas.

El libro está dividido en cinco secciones según una clasificación no convencional de los seres feéricos: Hadas, Duendes, Elfos, Genios y demonios menores y Seres elementales. A veces no se trata de seres genuinamente concebidos por los irlandeses, caso de los basiliscos, los íncubos y súcubos o las ninfas, pero cuando es así, el autor lo aclara. Cada tanto, inserta alguna leyenda o cuento relacionado con la criatura que está describiendo en ese momento, como los chrodh mara, los each uisge, los boogart o los sith. En otros casos, remite a otra obra suya, CUENTOS DE HADAS CELTAS, despreciable estrategia de escitor ansioso de vender sus obras que, me temo, fue muy efectiva en mi caso.

De todas estas criaturas, el autor hace una descripción de lo más minuciosa: región de la cual proceden, vestimenta que usan, costumbres; a menudo, el significado de su nombre o la pronunciación o grafía correcta del mismo. Así es como nos enteramos, por ejemplo, de que la ortografía gaélica correcta para el término "banshee", que designa a una especie de hada que con llantos y lamentos tiene la pésima costumbre de anunciar una muerte inminente( y que además es una palabra con la que muchos estamos familiarizados a través del nombre de un grupo musical o bien por la saga de Harry Potter, que las menciona) es "bean si", pero fonéticamente es más correcto el otro vocablo.

Este libro y otros de Rosaspini Reynolds forman parte de una colección publicada por Ediciones Continente e intitulada "Terapias y medicinas alternativas"y cuyo público, evidentemente, se encuentra sobre todo entre los cultores de la new age, un movimiento al que personalmente no adhiero. En lo personal, los únicos libros de la misma que me interesan son casi todos de este autor. Cabe aclarar, por si acaso, que no soy un experto en hadas ni elfos (ni en casi nada, si vamos al caso), y por lo tanto no sabría pronunciarme acerca de la veracidad de los datos que contiene, pero sí he leído otros dos libros sobre el tema antes que éste, y debo decir que, de los tres, es el más convincente, tanto por incluir una bibliografía final respaldando los datos (o al menos indicando de qué fuente los tomó) como por no intentar demostrar lo indemostrable, en este caso la realidad de los seres que describe. No se puede demostrar, claro, pero sí podemos soñar, conservar en lo profundo de nuestro corazón el anhelo de que estén allí aunque no los veamos. Hasta el más cristiano tiene derecho a conservar ese retazo de paganismo, y hasta el más adulto el de cerrar los ojos y volver a la temprana infancia, tan poblada por ese tipo de criaturas. Y que no quepa la menor duda: este libro nos será de eficaz ayuda para lograrlo.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 10 ·

Comentarios