BELLA NOVELA por lucero

Portada de EL ARDOR DE LA SANGRE

Irene Nemirovsky fue una escritora ucraniana de origen judío, criada y educada en Francia. Ya desde muy joven publica sus novelas con importante éxito. Se casa y tiene dos hijas.
Sufre el antisemitismo de Francia al negársele la nacionalidad francesa en 1938 y al año siguiente ella y toda su familia se convierten al catolicismo.
En 1940 a su esposo, banquero, le impiden trabajar y a ella publicar por las leyes antisemitas.
Finalmente en 1942 es detenida y enviada a un campo de concentración. La trasladan a Auschwitz y muere de tifus unos meses después. Su marido muere el mismo año en la cámara de gas.
Sus hijas, Denise y Elizabeth vivieron escondidas durante la guerra, ayudadas por familiares y trasladándose con una valija con los manuscritos de su madre. Son ellas las que han velado por conservar la memoria literaria de su madre.
El hallazgo de esta novela se debe al trabajo investigativo de Olivier Philipponnat y Patrick Lienhardt, actuales biógrafos de Nemirovsky. Los manuscritos y borradores de esta novela se hallaban en los archivos del IMEC(Institut Mémoires de l´Édition Contemporaine), en Paris. Los papeles habían pertenecido a su antiguo editor, a quien Irene, acuciada por su fatal destino, se los había entregado.
En poder de su hija Denise estaba el principio de la novela, unos cinco o seis páginas que se correpondían con los papeles encontrados.
No quiero ser tediosa, pero las circunstancias particulares de I.N., así como las del hallazgo de la novela, son de mencionar.
Nos situamos en Francia, en las primeras décadas del s.XX, en el ámbito rural, donde un solterón solitario, Silvio, narra en primera persona, describe bellamente el entorno boscoso, las flores, los animales..pero no se entienda por esto un viejecillo ingenuo en un bucólico paraje…je.
Son todos buenos, sinceros y honestos” hasta que el poncho no aparece” como decimos en Argentina.
Una joven que se casa y un matrimonio mayor que recoge los frutos de la virtuosa dedicación a la familia, el matrimonio y el hogar son los ejes del relato .
Hermosos párrafos dedica la autora al ambiente natural y a la sociedad rural francesa, las familias, sus rencillas, odios y humillaciones. La comedia humana en una breve y bella novela.
El solterón narrador, que pasa de espectador a protagonista final y le da cierre a la novela hace unas reflexiones sobre la madurez, el amor y la juventud que me gustaron mucho. Me siento tentada a transcribir algunos, pero se va a hacer larga la reseña y no quiero aburrir.
El texto es de gran belleza y muy ágil, novela de 82 páginas a la que no le falta nada.
La recomiendo, se lee de un tirón, sorprende y agrada la cadencia literaria, tiene una música especial. Bueno, ya deliro. Saludos

Escrita hace 9 años · 3.5 puntos con 6 votos · @lucero le ha puesto un 8 ·

Comentarios