EMPEZAMOS A CRECER por Lunatica

Portada de HARRY POTTER Y EL PRISIONERO DE AZKABAN

Harry Potter odia las vacaciones de verano, lo que hace que no sea un chico normal, y se emociona cada vez que llega la fecha de entrada al colegio. Pero estas no son las únicas razones para que no se le considere normal, Harry Potter es un mago pero no una mago cualquiera, sino el mago que acabo con Lord Voldemort, el mago tenebroso al que todos temían.

Ahora Harry está en su tercer año de colegio en Hogwarts, los problemas del segundo año han quedado de recuerdos y esta vez espera tener un año normal, pero sus esperanzas se ven destrozadas al enterarse de que un criminal peligroso a escapado de Azakaban y está en la búsqueda de su persona. Junto a sus inseparables amigos deberá combatir al criminal sin olvidarse de aprobar todas sus materias.

En esta entrega Rowling amplia el mundo de Harry Potter introduciendo el pueblo de Hogsmeade, la única aldea sin muggles en toda Inglaterra que se encuentra cercana al colegio Hogwarts. Los estudiantes desde tercer año tienen permitido ir allí bajo el permiso de sus padres o tutores, por lo que la lista de libros que normalmente se recibe antes de entrar a tercer curso trae consigo un pergamino de permiso.

Al principio nos encontramos a Harry intentando que su tío Vernon firme el permiso, pero éste le pone una condición: comportarse bien ante la tía Marge. La tía Marge es la hermana de Vernon, una mujer regordeta amante de los caninos y de afilada hablada, odia a Harry porque piensa que vive de mantenido en su familia, adora a Dudley (o Dudders o Duddy según prefieran sus padres) y es insufriblemente odiosa. Harry desea por sobre todo que su tío firme la autorización así que hace un esfuerzo -sobrehumano se podría decir- para aguantar a su “tía”, pero cuando ella decide insultar a sus padres en sus narices la rabia se apodera de él y sus poderes mágicos se desatan, convirtiendo a la tía Marge en un globo viviente. Así Harry no obtiene el permiso para ir a Hogsmeade y, además, se va de la casa de sus tíos al no soportar más tiranía.

Debido a que el profesor de Defensa contra las Artes Oscuras ha vuelto a dimitir es necesario la contratación de uno nuevo, esta vez es el turno de Remus Lupin, un desgarbado hombre que asistió a Hogwarts en sus años mosos y que esconde un secreto aterrador. Harry y sus amigos se cruzan con el profesor en el expreso de Hogwarts mientras hablaban sobre Sirius Black, el criminal que escapo de Azkaban.

También en el expreso conocen a las aterradoras criaturas custodios de Azakaban: los Dementores. Unos seres encapuchados que se alimentan de los momentos felices de las personas, dejándolos vacíos. También tienen el poder de extraer sus almas a través de un beso, el beso de la muerte. Aunque Harry no cuenta con infinidad de momentos felices, se ve lo suficientemente afectado por estas criaturas hasta el punto de perder el conocimiento, acción que no pasa desapercibida por Malfoy que hace de las suyas burlándose en infinidad de ocasiones.

Para no terminar contándoles todo el libro dejo de lado los personajes y me enfoco en el libro como tal. Desbordante de acción, amistad, amor familiar, locuras y magia. El libro que más he disfrutado de toda la saga.

El libro está plagado de nuevos sucesos y de personajes nuevos. Conocemos algunos amigos de los padres de Harry y la verdad detrás del asesinato de los mismos; Voldemort no los encontró porque sí, un amigo cercano los traicionó y luego vendió a otro de sus amigos a los dementores. Además se ven nuevos hechizos y variantes de magia, como el Expecto Patronum, un hechizo especial para combatir a los dementores.

Como he dicho anteriormente, el libro se concentra en Sirius Black así que Voldemort no aparece; pero este hecho no logra que no se le mencione, después de todo se piensa que Black es aliado del que-no-debe-ser-nombrado.

Harry, Ron y Hermione han crecido, unos más que otros. Harry se ve un poco más centrado que en el pasado aunque sigue teniendo sus arranques de ira; a Ron lo noté igual, sigue siendo despistado y algo torpe. Por su parte, Hermione maduró notablemente y es más segura de sí misma, por algo dicen que las mujeres maduramos antes, pero sigue siendo la insufrible sabelotodo de siempre.

También se ven los avances amorosos por parte de Harry en un partido de quidditch donde la buscadora del equipo contrario le llamó la atención, a esta chica no se le debe olvidar pues jugará un papel importante en las próximas entregas.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @Lunatica le ha puesto un 7 ·

Comentarios