EL MAESTRO LOVECRAFT, EN CUATRO RELATOS MUY DISPARES por EKELEDUDU

Portada de EL COLOR QUE CAYÓ DEL CIELO

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) supo dar al terror una nueva dimensión sobre todo con algunos de sus relatos pertenecientes al llamado ciclo de los Mitos de Ctulhu, en los que combinaba magistralmente el ocultismo, la superstición y el mito en general, con los -por entonces- más recientes descubrimientos y teorías de la física no euclidiana. Sus obras contienen muy poco diálogo y sí mucha descripción, por lo general en un estilo que pone los pelos de punta aunque afuera brille un sol espléndido; si bien, por supuesto, leerlo de noche puede resultar mucho más espeluznante. Aunque escribió algunas novelas (dos, si mal no recuerdo), mayormente se inclinó por el cuento. Ahora bien, nadie, ni siquiera campeones de peso pesado como Tolkien o el propio Lovecraft, logra uniformidad en la calidad de sus creaciones; y en el caso de Lovecraft, sus cuentos se hallan desperdigados en numerosas antologías e incluidos simultáneamente en varias de ellas. Así es como cuentos excelentes pueden encontrarse en un mismo tomo junto con otros mucho más flojos.

En el caso de EL COLOR QUE CAYÓ DEL CIELO, publicación de A-Z Editora que lleva ya unos cuantos años circulando por ahí, tenemos cuatro cuentos, tres de los cuales ("Los sueños en la casa de la bruja", "El horror de Dunwich" y el que da título al libro) pertenecen al ya citado ciclo de los Mitos de Ctulhu, mientras que el cuarto, "El Templo", no sólo nada tiene que ver con ellos, sino que además es muy diferente en estilo. En cuanto a calidad, ninguno de ellos es despreciable, pero aun así no tienen un mismo nivel.

Abre el volumen el cuento que le da título: la historia de una pobre familia de granjeros (narrada por un muchacho que la habría oído de un anciano) en cuyas tierras cae un extraño meteorito que al parecer, y es sólo el principio, envenena el agua del pozo y echa a perder los cultivos, antes de desencadenar unas consecuencias aún más espeluznantes... Claro que la simple descripción de los oscuros bosques de la región, que se encuentra al inicio, es ya suficiente para estremecerse.

Sigue "Los sueños en la casa de la bruja": un estudiante universitario, Walter Gilman, alquila un cuarto donde alguna vez vivió Keziah Mason, una mujer acusada de brujería durante la histeria de los juicios de Salem en 1692 y escapada misteriosamente de la cárcel. Lo hace porque entre las cosas declaradas por la mujer en el proceso contra ella hay cosas que parecen tener relación con algunas teorías de la física cuántica, y quiere indagar si algo en esa vivienda pudo inspirar sus extrañas ideas. Pero Gilman no tardará en verse asaltado por pesadillas cada vez más angustiantes y, lo peor, cada vez más reales.

Estos dos son, a mi entender, los mejores cuentos recopilados en esta breve antología, dos auténticas obras maestras de Lovecraft. "El horror de Dunwich", que principia de modo similar e igualmente estremecedor que El color que cayó del cielo -en lo que hace a siniestras descripciones de paisajes-, ya se ve un tanto malogrado, en primer lugar porque el autor es decididamente más eficaz sugiriendo lo monstruoso que exponiéndolo en detalle; y en segundo lugar, porque ciertos polvos misteriosos y la utilización de los mismos parecen un tanto tirados de los pelos y poco creíbles en un escritor que en sus momentos más logrados nos hace olvidar por completo que estamos leyendo ficción. Como sea, el argumento gira en torno a un personaje llamado Wilbur Whateley que tiene un historial inquietante y cuya familia ha estado involucrada en la brujería, y que está nada menos que tras la versión original del siniestro Necronomicón, supuesto libro de ritos y conjuros mágicos que es fundamental en la obra de Lovecraft. Ni el personaje ni lo que busca hacen esperar de él nada bueno.

Cierra el volumen "El templo", historia que transcurre en un submarino alemán que es torpedeado por el enemigo en la Primera Guerra Mundial y en el que, tras unos sucesos extraños, la tripulación parece enloquecer progresivamente. Su estilo es más bien cortante, duro, muy apropiado para un militar prusiano (que es el narrador de la historia) y carente de la metáfora y siniestra poesía tan habituales en Lovecraft. Puede leerse, crea cierto clima de claustrofobia, pero aun así no es lo mejor del genial escritor de Providence.

Escrita hace 9 años · 4.5 puntos con 2 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Teddy hace 9 años

Al relato que da título a la recopilación le tengo bastante cariño. Es, al igual que Herbert West reanimador, uno de los relatos adaptados a la gran pantalla que pude disfrutar en mi infancia enganchándome al género para siempre.

@EKELEDUDU hace 9 años

La única adaptación a la pantalla que conozco de EL COLOR QUE CAYÓ DEL CIELO, con Boris Karloff, me pareció una decepción, aunque para mí no lo fue porque no esperaba, porque no tenía demasiadas esperanzas de que fuese buena. Es más, no me enteré de que era una adaptación (muy libre, por cierto) sino hasta después de muchos minutos de película. No creo que te refieras a esa adaptación, ¿no? ¿Hay otra?

@Teddy hace 9 años

La otra adaptación de El color... es Granja Maldita, un producto de serie B que poco tiene que ver con el relato.Lovecraft siempre ha sido inadaptable, la verdad. Pocas pelis han sido adaptadas de forma seria. No hay ninguna que le haga honor. A ninguna obra de Lovecraft, la verdad. Puede que solo The Call of Chtulhu, es la que mejor adapta a la pantalla el espiritu de su obra.

@Faulkneriano hace 9 años

En España se rodó Dagón, la secta del mar, de Stuart Gordon, que no es precisamente afortunada pero por lo menos es húmeda y da un poco el pego. Tienes razón, Teddy: Lovecraft no tiene suerte con el cine. ¿Demasiado sutil? La cosa está difícil. Jacques Tourneur ya no camina entre nosotros y los espectadores actuales quieren monstruo casi desde el comienzo.

@SokraM hace 9 años

Bueno Faulkneriano, como dice Teddy, existe un mediometraje llamado "The Call of Cthulhu" dirigido por Andrew Leman que adapta fielmente el relato. Eso sí, las sensaciones ni se acercan a las que produce el cuento de Lovecraft. Además de homenajear a los mitos de Cthulhu, trata de hacer lo mismo con el cine silente y el resultado, no siendo malo, a mí me resulto bastante chocante. No sé, si no la has visto todavía, hazlo en cuanto puedas porque como mínimo es interesante y tampoco roba mucho tiempo: dura unos cincuenta minutos.

Por otro lado, entre los cinéfilos aficionados al género fantástico siempre se menciona "En la boca del miedo" de John Carpenter como la película más cercana al universo lovecraftiano. No es adaptación de ninguna obra en concreto, pero la he visto y sí que es verdad que tiene influencia clarísima de los mitos, sin ser capaz, nuevamente, de transmitirme ninguna sensación cercana a las que siento cuando leo a mi amigo Howard. Eso sí, a pesar de ser interesante, no se la recomiendo a nadie que no disfrute con el estilo de Carpenter, porque en ésta película todo lo que ocurre es, incluso para él, desmesurado.

@Faulkneriano hace 9 años

Gracias por la sugerencia, SokraM. He estado mirando el mediometraje de Leman y parece curioso, sobre todo por formularse como película muda en 2005, al estilo de The artist, tan de actualidad.

Lo de lovecraftiano se invoca mucho en el cine, pero... Cierto que En la boca del miedo es una buena película, y Carpenter crea una atmósfera muy del gusto del recluso de Providence (¡cuantos lugares comunes!). Por otro lado, Carpenter está en las antípodas de ese estilo y el resto de su cine bien poco tiene que ver con esos ambientes. Hay más ejemplos de películas "lovecraftianas", pero creo que no siempre los resultados están a la altura de las pretensiones de sus autores. Es un terreno un poco movedizo. Stephen King es más fácil.

@EKELEDUDU hace 9 años

A mí también me gustó EN LA BOCA DEL MIEDO, creo que es la película que mejor supo recrear el estilo de Lovecraft. Si bien es cierto que no adapta ninguna obra en concreto de éste, tal vez hayan notado que se parece bastante a una obra de uno de sus discípulos, el inglés John Ramsey Campbell. Me refiero a LA IGLESIA DE TEMPHILL; ¿la conocen? Está incluida en la antología LOS MITOS DE CTULHU.

@Teddy hace 9 años

Hace ya muchísimo tiempo, que el director que está empeñadísimo en conseguir la adaptación definitiva es ni más ni menos que Guillermo del Toro. Lleva años peleando con todo tipo de productores para llevar a la pantalla "En las montañas de la locura". Cuando se le pregunta por el proyecto suele decir cosas del estilo- he descartado la producción que me ofrecía Warner porque querían meter a calzador una historia de amor en medio-. XD