AMOR PLATÓNICO por Hamlet

Portada de CARTA DE UNA DESCONOCIDA

No recuerdo ni conozco obra que haya expresado de forma más bella, minuciosa y dramática el amor platónico. Ese amor incondicional que nada exige, que nada reclama para sí más allá de la mera contemplación del objeto amado. Ese amor que no necesita ni tan siquiera del otro, de su atención y de su esmero, para mantenerse y subsistir. Ese amor, que pese a su desgarradora soledad, no se trastoca en rencor hacia el objeto de su deseo, ni aún cuando éste no le reconoce ni tan siquiera la existencia. Una obra que narra la historia de un amor, que pese a que hoy día pueda parecernos estupido, sin razón e inverosimil, cuando no un mero trastorno psicológico-obsesivo de aquel que lo prodiga, es un amor, que Zweig no tan sólo dignifica, y hace creible en su vehemencia, sino que lo eleva al estatus de una intima y no por ello menos formidable tragedia (que bien podría emparentarse con las grandes tragedias griegas, con perdón de los puristas). Muy recomendable.

Escrita hace 11 años · 4.2 puntos con 5 votos · @Hamlet le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 9 años

¿Quieres creerte, Hamlet, que hasta ahora no había leído esta miniatura? Y si no es por mi hijo, que tenía que hacer un trabajo sobre el amor... vaya cosas que mandan los profesores de psicología... El amor de la protagonista no es tan platónico como tú lo describes pero eso no quita ni una pizca de su dimensión trágica, más bien la agiganta (porque su amante no la reconoce, tras los sucesivos encuentros amorosos, y ella acepta su deseo a la vez que constata su olvido) La novela es de una tristeza infinita y, quizá por ello, aún más recomendable.

@FAUSTO hace 9 años

Para mí, Zweig es un narrador de obsesiones envueltas en una pasión (amor, trabajo, ajedrez…), donde ese frenesí, poco a poco, se convierten en algo enfermizo, en un delirio. Tampoco hay mucha diferencia en ambos conceptos, es fácil pasar de uno al otro. Esto lo digo por las obras que he leído de él (“Carta de una desconocida”, “Mendel, el de los libros”, “Una partida de ajedrez” y varios cuentos: “Ardiente secreto”, “Amok”, etc.) ya que el “soporte” del argumento es bastante parecido, donde una pasión se va apoderando del personaje, o ya está poseído por ella, y entra en un claro conflicto con la realidad, que es sustituida por el mundo personal del protagonista. O quizá sea una obsesión mía al interpretar así las ideas que este escritor describe en sus tramas.
En esta novela, es un amor primerizo, inocente, puro y platónico que se convierte en una adoración casi mística rozando lo mórbido; será lo que regirá el destino y el deseo de la mujer. Más tarde “transferirá” este amor a su hijo.

“Carta de una mujer desconocida” me recordó 2 libros: “Lolita” y “El extranjero”. De la novela de Nabokov” me acordé de Humbert, el protagonista, pues tiene ese enamoramiento adolescente que le marcará de por vida, por supuesto con otros resultados que en este relato. Y sobre la historia de Camus, no pude evitar evocar la primera frase de la novela: “Hoy ha muerto mamá.”, reiterándose varias veces en el texto. La carta de la desconocida se inicia así: “Mi hijo ha muerto ayer.”, que también se repite al principio de las 2 separaciones que tiene la carta. ¿Coincidencia, o un homenaje de Camus?

Si hablamos de amor platónico, de todo lo que he leído, y según mi opinión, el que más se aproxima a ese término es el excelente drama de Edmond Rostand: “Cyrano de Bergerac”, y además interpretado magistralmente en el cine por Gerad Depardieu.

@sedacala hace 9 años

Ya sé, que la película famosa de esta novela, la hizo Max Ophuls en el año 48. Pero no puedo hablar de ella por que no la conozco. En cambio conozco la versión china de 2004, y puedo decir que responde perfectamente a esa fascinación que genera el amor platónico recreado por Zweig. Da la impresión, viendo la película, que la sensibilidad oriental esté especialmente bien dotada para darle sentido a un amor de esas características. También colabora a ello la estética tenue y dulce de los muebles, de los jardines, de las vestimentas y de los propios rostros de estos personajes de ojos rasgados, hasta el punto de que cuando vi la película, habría jurado que esta era una historia plenamente oriental y mi sorpresa fue mayúscula cuando supe que se basaba en un relato de Zweig; autor por el que siento una gran admiración.

@_567_ hace 8 años

Sería bastante complicado ahora definir el 'amor platónico' como término. A mí más que un amor platónico (que no lo es porque más allá de un ideal inalcanzable existen hasta 3 contactos sexuales entre la pareja... y una semilla desesperada que yace muerta mientras su desconocida mamá redacta la carta) me parece un amor sumamente enfermizo por parte de ella, y olvidadizo por parte de él (no me creo que no la reconozca en ese tercer contacto clave y sin embargo su mayordomo si la recordara veinte años después); entiendo que debido a obsesiones juveniles (los 13 años del primer contacto) posiblemente debidos a la madre viuda y al padre ausente: Zweig no desarrolla esta teoría y por eso me atrevo, como lector, a apuntarla porque esa es la sensación que me ha dado al leer esta carta de 15 minutos (que bien merece un par de horas para entenderla en su máxima expresión) y ese es un detalle que merecía algunas líneas más...
Bueno, me gustó el planteamiento inicial pero conforme avanzamos en esa entrega incondicional de ella hacia él, nos damos cuenta de que la enfermedad de la protagonista tiene que ver más con lo mental que con lo realmente pasional. Entiendo, eso sí, que en determinada época, 1927, gustasen mucho al respetable este tipo de escritura tan correcta y elaborada pero ¿Dónde quedan las presuntas emociones que debería transmitir?