MIS AMIGOS, MIS AMORES por Shorby

Portada de MIS AMIGOS, MIS AMORES

Este fue mi primer Levy, un libro que leí por casualidad, ya que el título me llamó la atención; muchas veces me dejo llevar por títulos o portadas, algunas de ellas me he llevado chascos tremendos (obvio), otras no.
En este caso, la historia me gustó bastante, aunque es muy sencilla y no es que tenga una trama tremendamente profunda.

Levy nos cuenta una historia de amor, pero con esa forma especial de narrar que le caracteriza, ya que no nos mete en tramas rosas pastelosas, sino que nos encandila con cada detalle contado y cada personaje al que coges cariño en seguida.
Aquí se habla sobretodo de la amistad, de dos amigos en la treintena que se conocen desde críos y aprenden juntos a superar su condición de padres solteros: Antoine y Mathias. Antoine y su hijo Louis se marchan a Londres, mientras que Mathias se queda en su París natal; al final su amigo consigue, tras mucho insistir, que se traslade a Londres con él, cosa que le anima bastante, ya que su hija Emily reside allí con su ex mujer. Pero ésta última se pone en contacto con él para comunicarle que se traslada a París por trabajo... y de paso le pide el favor de que se quede con la niña para que no cambie de hogar y colegio.
Con esto, los dos amigos, que son como la noche y el día, acaban siendo compañeros de piso, junto con sus hijos y dos normas: nada de canguros y nada de llevar mujeres a casa.

Tenemos unos secundarios cargados de carisma, aunque no se ahonde demasiado en sus vidas, pero que sin embargo tienen ese “algo” para que nos gusten, ya que Levy tiene el don –como en el resto de sus novelas- de tratarles con curioso cariño.
Yvonne, una mujer de edad avanzada, dueña del restaurante al que van siempre; Sophie, la chica de la floristería que mantiene una estrecha relación de amistad con los dos amigos (nada de triángulos amorosos) y Audrey, una periodista que rompe prácticamente todos los esquemas del hilo argumental.

Lo dicho al principio, una historia sin tramas rocambolescas ni en las que haya que rebuscar, más bien plana, tranquila, pero aún así bonita y entretenida.
Todo coronado con situaciones realmente graciosas de mano de los dos amigos y con alguna pincelada romántica que se agradece bastante, narrado con un lenguaje coloquial, fácil de entender y leer, que caracteriza al autor en cada una de sus novelas.

Escrita hace 9 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios