TERRORÍFICA NOVELA CON UN PAR DE CONTRAS EN SU LECTURA por EKELEDUDU

Portada de LOS PIRATAS FANTASMAS
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

El "Moristezus" tenía ya mala fama cuando Jessop -según él mismo nos cuenta- se sumó a su tripulación en Frisco. En dicho puerto, de hecho, toda la tripulación anterior había abandonado el barco con excepción de un único marinero, Williams. Se les debía la paga, según nos enteraremos más tarde, pero todo indica que algo en la nave los había asustado e inducido a dejarla. Por lo demás, los murmullos en torno al "Moristezus" no eran muy específicos; de modo que Jessop, quien por motivos personales tenía prisa por embarcarse, pasó a formar parte de la nueva tripulación aun cuando hubiera preferido enrolarse en otra embarcación, de haber contado con dicha posibilidad.

Tan imprecisos como los mismos rumores, pero igualmente siniestros y fantasmagóricos fueron los hechos vividos desde el principio por la nueva tripulación del "Moristezus". Nada, tal vez, que no se pudiera explicar, en principio, por ilusiones ópticas o alucinaciones provocadas por descanso insuficiente. O por deficiencia en el cumplimiento de las tareas, como en el caso de alguna vela suelta por haberse desatado los cabos correspondientes... Pero pronto se asistió a algo más serio, por no decir tétrico: una súbita, inexplicable sucesión de muertes y desapariciones misteriosas.

Jessop compartía cierta información con Tammy, uno de los pilotines. Otros sabían más de lo que aparentaban, pero se engañaban a sí mismos o no querían alarmar a los demás. Y quien seguramente sabía más que nadie, Williams, fue precisamente el primero en morir, maldiciendo la paga atrasada cuyo eventual cobro lo había retenido a bordo.

La espeluznante atmósfera de enigmático y opresivo espanto se espesa a medida que transcurre el relato y la tripulación ya no puede fingir que no sabe nada, aun desconociendo muchos detalles: la nave está condenada... La pregunta es: ¿quiénes sobrevivieron, y cómo? Jessop quedó vivo, puesto que él es quien cuenta la historia; pero ¿quién más?... Y dicha pregunta convierte el resto de la narración en un angustioso compás de espera hasta el final que, debemos reconocer, es un tanto precipitado y por lo tanto no el mejor que podía esperarse.

Algo que complica la lectura de LOS PIRATAS FANTASMAS, novela corta de William Hope Hodgson -autor inglés nacido en 1877 y muerto en 1918 y, al menos para mí, virtualmente desconocido hasta que esta obra suya llegó a mis manos- es la terminología marinera: racamento, briol, saltillo de la toldilla, cofa, flechaste, filástica y muchos vocablos similares plagan sus páginas, amén de españolismos con los que los argentinos -y quizás los hispanoamericanos en general- decididamente no estamos familiarizados. Constantemente hay que recurrir a un diccionario, y entiéndase que no a uno pequeño, sino a uno que conste de varios tomos, y aun así habrá voces que quizás no hallemos. Mi humilde sugerencia es recorrer con la vista muy superficialmente el texto en busca de dichos términos extraños y elaborarse un pequeño glosario personal antes de emprender la lectura propiamente dicha, que de este modo se verá notablemente agilizada. De lo contrario, puede darse por sentado que se preferirá dejar de lado este libro al toparse con la quinta palabreja rara que encontremos y que por otra parte ni remotamente será la última.

Y sería una auténtica pena, sobre todo para los más adictos al suspenso sobrenatural, a ese terror que prefiere exhibir poco e insinuar mucho. Téngase la seguridad de que a pesar del no del todo satisfactorio desenlace, y para quienes adhieran a ese rubro, LOS PIRATAS FANTASMAS representará un verdadero festín cuyo aroma los tentará ya desde el mismo inicio y los atormentará si cuestiones semánticas los privaran del banquete.

Escrita hace 10 años · 3 puntos con 1 voto · @EKELEDUDU le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@sedacala hace 10 años

Si el libro está traducido por un español es lógico, que aparezcan españolismos, esto ocurre también en sentido contrario, pero en general, no suele resultar ni molesto, ni casi notorio; siempre y cuando sea una traducción del ingles. En cambio se nota mucho cuando se lee a un argentino o un mejicano escribiendo en castellano, por tratarse frecuentemente de un lenguaje más localista pero, en esos casos, está asumido desde que se elige el libro. Todo esto que digo son obviedades, lo que verdaderamente me ha llamado la atención es lo que comentas del argot marinero. Está claro que en España y en América la navegación tiene su terminología propia, que no todo el mundo conoce; pero casi todo el mundo está familiarizado con ella en alguna medida, mucho más entre lectores empedernidos. Casi todo el que lee sabe lo que es la cofa, que tú mencionas, o lo que es un cabo o un foque y si no lo sabe exactamente tiene en la mente una idea formada bastante próxima a la real. ¿Quiere eso decir que el argot marinero es distinto en los países americanos del que se usa en España? O quizá que en Argentina no es así como digo lo del conocimiento extendido de la jerga marinera. No lo sé, pero leyendo tu reseña me asaltan esas dudas.
Es muy recurrente el dicho ese de que en un barco no hay más cuerda que la del reloj. El resto son cabos.

@EKELEDUDU hace 10 años

Yo puedo hablar sólo por mí, y aseguro que no conocía todos esos términos marineros. Pero me temo que el nivel de cultura es tan deficiente en Argentina, que hay palabras de uso mucho más corriente, cuyo significado desconocen la mayoría de los lectores. En el resto del mundo, no sé cuán profundos serán esos conocimientos. En cuanto a lo de los localismos, es inevitable: lo traduce un argentino, y parecerá raro al resto de los hispanoparlantes, lo traduce un colombiano, lo mismo... Y lo mismo ocurre cuando traduce un español. Nada grave, pero creo que no está de más mencionarlo. Saludos.

@Hamlet hace 10 años

Saludos Ekeledudu y Sedacala!! Muy interesante vuestra conversación sobre la traducción de términos marineros y la traducción en general.
Yo tengo este libro en la edición de Valdemar, que es la única que he leído, y me parece bastante buena, en el sentido de que se lee bien y está bien escrita (para saber más habría que comparar con su original inglés). Además, su traductor es Jose María Nebreda uno de los caballos de batalla de traducción de Valdemar, traductor no tan sólo de obras de Hogdson (autor al que conoce bien) si no también de Lovecraft y otros de similar pelaje. Es decir que, además de sus obvios conocimientos en inglés, Nebreda conoce profundamente al autor que traduce, lo cual es de vital importancia a la hora de ajustar y precisar su estilo, y lo que es más, lo estima, lo cual ya de por sí es garantía de que se toma con máximo interés, y más allá del mero encargo, la traducción de sus obras que además prologa.
En general, las obras de Valdemar que he podido leer están bien traducidas y cuidadas, de hecho han recibido premios en este sentido por su magnífica labor editorial.
Sobre el tema de los términos marineros añadir que esta edición (no sé si sera la que tienes Ekeledudu) dispone de un glosario adjunto de términos náuticos bastante útil y que además es una buena aportación para aquellos que gustamos de las novelas marineras ( como Sedacala y yo, por ejemplo). Incluye incluso términos tan habituales de este vocabulario como foque, cabo, bauprés, batayola, jarcia, etc... que están explicados de una forma sencilla y correcta.
Coincido contigo Ekeledudu en que la novela deja un cierto regusto a insatisfacción, pese a su calidad. Es quizás, de entre las de Hodgson, la que menos me gusta o que encontré menos original. Aún así merece la pena por su manejo de la tensión y la atmósfera.
Y ya que hablamos de marinerías, y cambiando un poco de tercio: ¿Qué os pareció la película "Master and Comander" de Peter Weir? ¿Habéis leído las novelas de O' Brien?
Un saludo amigos.

@EKELEDUDU hace 10 años

Ni idea de qué película estás hablando. Intento recordar si, aparte de aquella de los amish protagonizada por Harrison Ford (en Argentina se conoció como TESTIGO EN PELIGRO, no sé en España) y otra que se llamaba GALLÍPOLI, vi alguna otra de Peter Weir; creería que no. En cuanto a O'Brien, hay varios escritores con ese apellido; es más, hay dos o tres que se llaman Tim O'Brien. De uno de éstos leí LAS COSAS QUE LLEVABAN LOS HOMBRES QUE PELEARON; sin embargo, puesto que nada que ver con "marinerías" (en realidad, trata sobre la Guerra de Vietnam) no creo que te refieras a ése. La edición que tengo de LOS PIRATAS FANTASMAS corresponde a Ediciones Nuevo Siglo y, por lo visto, no es la mejor que me podía tocar. aunque finalmente me las arreglé. Es la única novela que conozco de Hodgson: ¿cuál podrías recomendarme, Hamlet? Muchos saludos.

@Hamlet hace 10 años

Hola Ekeledudu, el escritor al que me refería es Patrick O' Brien, autor de la célebre saga que dedica a la armada inglesa, protagonizada por Aubrey (capitán de fragata) y Maturin ( cirujano de abordo). La película que adapta sus primeras novelas es la que te decía, "Master and Comander", te la recomiendo porque está francamente bien. En Argentina no sé como la tradujeron pero si la encuentras verás que no te defraudará. Y sí, el director es el que tu mencionas. A parte de "Gallipolli" y "Testigo en peligro" (que en España se tradujo como "Único testigo") hizo otras bastante interesantes como "El club de los poetas muertos" y "El año que vivimos peligrosamente".
De Hodgson sólo me falta por leer "Carnacki" y "Night Land", que la tengo en casa pendiente en la edición de Miraguano, y de ellas no puedo decirte practicamente nada. Sin embargo, de todo lo otro te recomiendo sus relatos de terror en el mar que aquí se editaron por la editorial Valdemar y se llaman "Un horror tropical y otros relatos" y "La nave abandonada y otros relatos". Podrás encontrar más información de ellos en Sopadelibros, ya que sus fichas están creadas. Eso sí no sé que editorial los editó en Argentina, en el caso que hayan sido editados. Si no, siempre puedes perdirlos vía internet. Son realmente magníficos. También tiene la novela "Los botes del Glen Garrig" que pese a estar también muy bien no llega a mi parecer a la altura de los anteriores. Pienso que Hogdson mantiene un nivel de calidad superior en sus relatos cortos, por aquello también de no alargar la historia innecesariamente y encontrar la extensión idónea para mantener el suspense y terror en el lector. Otra obra suya importante, aunque no tiene como escenario el mar si no un viejo caserio, es "La casa en el confín de la Tierra". Es quizás su novela más célebre, entre otras cosas por haber inspirado a Lovecraft, el cual manifestó abiertamente su predilección por ella. ( En Sopadelibros podrás encontrar las fichas de las ediciones que te mencioné y alguna recopilatoria. Todas ellas en Valdemar.)
Espero haberte servido de ayuda y que sigas leyendo más de Hogdson. Realmente lo merece y estoy convencido que te hará disfrutar. De hecho, "Los piratas fantasmas" fue su obra que menos me gustó, o sea probablemente que las que te mencioné te gustaran aún más. Un saludo y ya me contarás.

@EKELEDUDU hace 10 años

Muy optimista de tu parte, Hamlet, creer que aquí. en Argentina, se editarían libros de Hodgson. ¡Ni hablar!... O llegan importados, o debe traerlos uno mismo. Acabo de buscar "Master and comander" en Filmaffinity, y es una película que aquí se proyectó bajo el nombre de CAPITÁN DE MAR Y DE GUERRA; si el libro se parece a la película, quizás deba dejarlo pasar. La película no era para mí y, de hecho, no llegué a verla hasta el final. "El club de los poetas muertos" aquí fue "La sociedad de los poetas muertos"; de recordaba que fuera de Weir, pero sí, la vi. Buscaré los libros de Hodgson en Sopadelibros y los iré incorporando a mi lista de deseos. Lo malo es que ésta es ya tan extensa, que no sé cuándo les tocará el turno. Saludos, y gracias por todo.

@sedacala hace 10 años

Hamlet, un saludo. Yo, si sé a quien te refieres. Sólo he leído una novela de Patrick O`Brien, que ahora no sabría identificar bien ya que tiene muchas, con títulos parecidos, y no recuerdo cual era. No me gustó especialmente, novela de aventuras sin mayor aliciente para mí. Con un apreciable componente chauvinista anglófilo, que no se notaría demasiado sí el enemigo fuera otro, pero como en la que yo leí era español, sabía un poco mal, pero tampoco mucho. No es, desde luego, lo que yo ahora voy buscando para leer, quizá en otra época me habría gustado pero uno ha evolucionado y el cambio es en la dirección más o menos contraria a la de ese tipo de lectura.

Otra cosa muy distinta es ver algo así en película, por que una de mis pasiones ha sido el mar y sobre todo la vela de crucero. Pero después de unos cuantos intentos, concluí que el tema era impracticable por mis circunstancias y lo abandoné. Me quedó de todo ello el título de patrón de yate y ciertos conocimientos. Bien, pues es desde esa perspectiva que te digo que MASTER AND COMANDER fue una de esas películas que me hicieron disfrutar del mundo de los barcos y de la navegación. Sin embargo, desde la perspectiva cinematográfica, no representó para mí gran cosa. Me pareció una película más. Deduzco que quizá esto te decepcione un poco, porque acabo de leer tu entusiasmo, pero así fue.

El origen de mi comentario se refería más bien a la curiosidad por saber cómo era en Argentina la jerga marinera y en que medida se parecía a la española. Igual que a su vez la española tiene conexiones con la francesa y en menor medida con la inglesa. Hay que pensar que en el mar, el contacto con otras culturas ha existido siempre, incluso en épocas en que otro tipo de contactos no se daba, bien por las enemistades o bien por la dificultad de salvar distancias grandes por vía terrestre. Si no recuerdo mal en el Pequod, navegaban marinos de muchos países y uno era español.

El caso es que pensé que EKELEDUDU me podría informar sobre el asunto en América, pero él mismo dice que no está muy al día en ese tema. C`est dommage.

@EKELEDUDU hace 10 años

Bueno, Sedacala, algunos términos marineros los he reconocido como usados en Argentina, pero que sólo los entendidos en jerga marinera conocen su significado. Otros, no los encontré ni en el diccionario, de manera que intenté usar mi imaginación para saber qué rayos sería. Todos no los recuerdo, pero sí, por ejemplo, el famoso SALTILLO DE LA TOLDILLA del que se hablaba mucho en esta novela. Otro cuyo significado recuerdo ahora por esta novela, pero no el término que lo identificaba, empezaba con F y era, digamos, el "escalón" de las escaleras hechas con cuerdas. No recuerdo la palabra ahora; pero bueno, a lo que voy es que ese término y otros similares, por ejemplo, ni idea de si se usan en Argentina en marinería. Sí los clásicos: bauprés, jarcia, etc., aun cuando hasta ésos tuviera yo que buscarlos en el diccionario. Saludos.

@EKELEDUDU hace 10 años

Ah, ya recuerdo la palabra: FLECHASTE. Bueno, he ahí un término que ignoro si en Argentina es usado en marinería.