EL PODER DE LAS PALABRAS por Hamlet

Portada de RELATO DE UN NÁUFRAGO

Algunos os preguntareis el por qué de mí título ( y digo algunos porque espero, no sé si ilusamente, que mí comentario merezca alguna humilde atención). Pues bién, la razón del mismo es que este pequeño relato de Marquez que leí de niño por primera vez, me causó una honda sensación e imborrable recuerdo. No por su estructura narrativa, no por el calado de sus personajes (poco y pocos por cierto), ni por su posible lectura política y otro tipo de mensajes, sino sencillamente por la exquisitez y fluidez con la que esta todo narrado, por la prodigiosa habilidad de Marquez para lograr que yo, entonces un niño, sintiera, sentado en una incómoda silla de su habitación, las agonías y penurias que puede experimentar un naufrago. Recuerdo que incluso llegué a sentir nauseas y sed, mientras leía absorto, incapaz de levantarme siquiera para beber agua cuando era lo que mi cuerpo (supongo que en parte sugestionado por la lectura) me exigía. Sólo por eso, por esa magia capaz de generarte experiencias y sensaciones, y de identificarte, sentado en una silla y encerrado en una habitación, con un desesperado naufrago sólo y perdido en el ancho mar, recomiendo este libro. Que decir que cuando lo he releido de mayor (unas cuantas veces) si bien me ha parecido apreciable, incluso por otras razones fuera de esta, no he conseguido experimentar lo mismo. La razón?? No sé, se me ocurren varias. Pero aún así por lo que una vez fue y puede ser para otros os lo recomiendo. Por último añadir que para los griegos el término "simpatía" (sympatheia) aludía a cierta magía o capacidad de experimentar o sentir lo que otros (como me sucedió a mí con el naufrago protagonista) . Esto explicaría porque con pleno sentido siento simpatía por este libro. Un saludo y grácias por la atención.

Escrita hace 11 años · 3.5 puntos con 4 votos · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@FAUSTO hace 9 años

Bastante de acuerdo con tus impresiones infantiles y de adulto, Hamlet. Esta corta novela no es especialmente impecable, ya que contiene cierta monotonía y repite algunos recursos narrativos; pero, sin lugar a dudas, García Márquez sabe transmitir con maestría las emociones. Como dices, las angustias, el hambre, la sed y, cómo no, las nauseas (realmente desagradables sus episodios “alimenticios”) se pueden percibir y experimentar (metafóricamente), aunque el lector no sea, en este caso, un niño. Asimismo, en varias ocasiones, se tiene la sensación que estamos ante el último momento del protagonista, cosa imposible pues se conoce desde el principio como termina la aventura del náufrago. Algo parecido me ocurrió, en sentido inverso, con “Crónica de una muerte anunciada” donde me parecía imposible que se produjera la muerte de Santiago Nasar.

Coincido con tu recomendación, se trata de una “novelita” absorbente que se lee enseguida y, además, tiene el aliciente de estar basada en un hecho real. Vale pena intentarlo por la “magia” que aludes, a pesar de los defectos que conlleva y, por supuesto, sin olvidar sus otras virtudes.

@Hamlet hace 9 años

Veo que coincidimos en la apreciación, Fausto. Y mucha gente porque es sorprendente la de reediciones que tiene ya en su haber esta "novelita".

Por cierto, "Crónica de una muerte anunciada" gran novela y de "Cien años de soledad" ya ni hablemos!!