TRABAJAR EN JAPON por lucero

Portada de ESTUPOR Y TEMBLORES

Sorprendida gratamente con esta novela (nouvelle) de A.Nothomb.Escrita con un tono ágil, destila un refinado humor pleno de sarcasmo en los que la protagonista es víctima de toda clase de atropellos en la corporación japonesa en la que trabaja.
Siendo europea, pero tratando de respetar los códigos culturales nipones, Amélie-san, derrapa y cae humillada por sus superiores.
Lejos de amilanarse y haciendo gala de un alegre cinismo, soporta el denigrante trato, persevera hasta que termina su contrato.
Un párrafo aparte merece la relación con su superior directa, su fascinación por ella parece rescatarle de la humillación y provee al final un resarcimiento.
Acida crítica al mundo laboral japonés, en el que el trabajador pierde su dignidad creyendo ser honorable, acepta un cruel maltrato y es incapaz de tener una mínima independencia para manifestar su opinión.
Recomendable, se lee de un tirón y sin tener un argumento novedoso, ni una técnica literaria destacable trasmite con agudeza el choque de culturas y el desprecio nipón hacia un occidental, encima...mujer.

Escrita hace 10 años · 2 puntos con 2 votos · @lucero le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 10 años

Es curioso lo de esta señora: desde 1992 saca una novela por año, como si se tratara de un metrónomo, aparte de la narrativa breve y sus colaboraciones periodisticas. Esta Woody Allen de las letras (que además es todavía bastante joven) suele escribir lo que tú llamas, con buen criterio, nouvelles. Las trece novelas que le ha publcado Anagrama hasta ahora tienen una media de 150 página ¿Será concisión o pereza? .

@lucero hace 10 años

Adoro la brevedad, y creo que es, no necesariamente en el caso de A.Nothomb, una señal de claridad y concisíon : si lo puedes decir con belleza, contundencia y apelando al riquisimo lenguaje que tenemos (gracias a los traductores buenos!!) para que ahogarse y ahogar al lector en palabras?

@Faulkneriano hace 10 años

La brevedad no me disgusta: lo que alienta mi suspicacia es la fecundidad...

@lucero hace 10 años

Cuestión de leer y evaluar. Recién comienzo con esta autora y con el tiempo compararé. Cada autor es particular y cada lector también : he leído furiosamente libro tras libro de un escritor y ahora no me apetecen más y si los he retomado no he sentido el disfrute que me ocasionó en su momento.

@_567_ hace 10 años

Una novela estupenda, como todas las de Amélie Nothomb. A mí, también me llamó poderosamente la atención, de esta en particular, esa relación que mencionas entre Amélie-san y la señorita Mori que es su superiora directa, aunque por encima de ella conocemos al resto del equipo directivo, por escalafones y a la manera japonesa (realmente brutal como bien indicas), y que también la putea con un ensañamiento que por momentos resulta terrorífico. Bueno, solo el señor Tenshi confía en ella y así le va al pobre, en un claro ejemplo de que una sociedad en la que los trabajadores están muy por encima intelectualmente de sus jefes nunca puede funcionar bien, y eso pasa tanto en oriente como en occidente…
Ácida y mordaz a partes iguales, recuerdo sobremanera un par de fragmentos memorables (no se si te pasó igual, lucero), que son: la conversación entre ellas dos en los lavabos de la compañía en un tête à tête de quilates entre dos mujeres que vendrían a ser la Srta. Oriente y la Srta. Occidente, y otra (no recuerdo si fue con el Sr.Omochi) en que este la obliga literalmente a comerse un trozo de "chocolate verde" en su despacho para humillarla. Dos pasajes realmente espléndidos e inolvidables de esta novela!

En este caso, amigo Faulk, no existe suspicacia posible ante el talento de esta escritora belgojaponesa (vamos a decirlo así, aunque se ajustaría mejor decir que es una mujer rabiosamente internacional), la brevedad de muchas de sus obras es en mi opinión dos veces buena, algo que agradezco muchísimo en los tiempos literarios, con nuestros escritores contemporáneos incluidos, que corren...

* Por cierto, a ver si publican de una puta vez en España "Una forma de vida", estaría bien que esto lo leyera algún jerifalte de Anagrama, muchos futuros lectores le estaríamos realmente agradecidos a dicha editorial. Ah!, lucero, destacar que el traductor habitual de Amélie Nothomb es el también escritor y periodista Sergi Pàmies que lo borda en esta faceta y ha sabido comprender y trasladar al papel en blanco el verdadero pensamiento en negro de la autora en cuestión.

@lucero hace 10 años

Comparto Krust, que esas dos escenas, casi cinematográficas, son de una tensión brillante. Y digo brillante porque desaparece el entorno y queda sólo el abuso, con minimalismo japonés : pocas palabras, una escena y una violación. Uso violación porque la autora se refiere a la experiencia de ese modo y no porque exista un hecho sexual de esa naturaleza.
La sutileza con que a lo largo de la novela completa su obsesión con la srta Mori, da para interpretaciones variadas...
Compartimos puntos de vista sobre esta obra. Hasta siempre Krust

@_567_ hace 10 años

Violación me parece un término adecuado para describir ese trágico abuso oriental hacia todo lo relacionado con el mundo de la mujer, y que en occidente a veces se queda simplemente en la palabra "acoso", aunque ni uno ni otro tenga nada que ver con el sexo en esta ocasión, o puede que sí si nos referimos a la mórbida represión de las relaciones abiertas y sinceras entre las personas, y que la Amélie-san de la novela (autobiográfica para más señas, y que cuenta con 22 años si no recuerdo mal) sabe expresar de una manera realmente brillante...
Esa obsesión, tan plena de admiración mutua entre ellas dos, tiene como epílogo final el nacimiento de la primera novela de la Srta. Nothom: "Higiene del asesino", un memorable debut literario, y que te recomiendo fervorosamente si aún no conoces.

Saludos.-

@Faulkneriano hace 10 años

Ya me he leído la nouvelle. Total, por hora y media...

@_567_ hace 10 años

Mira que eres vague!!! Bueeeeno, veo que le has dado un suficiente...

@Faulkneriano hace 10 años

La nouvelle vague (la nueva vaga) debe ser la Notomb, que afirmó en una entrevista que dedica una parte (pequeña) del año a escribir su nueva novelita y el resto a vivir bien. ¡Esa sí que sabe! Dice además tener en el cajón un buen puñado de manuscritos por si no le diera tiempo a seguir su autoimpuesto ritmo anual o el consumo de chocolates belgas le distrajera de sus propósitos autorales. Mientras que Albin Michel y Anagrama le pongan en los cuernos de la luna... Si hasta Rafael Conte, antes de morirse, se rindió ante su desparpajo...

@lucero hace 10 años

Mira Faulneriano que Nothomb te tiene enfadado!!!! pero si es así, me rindo ante ella!!! yo ni trabajando un año saco nada parecido, ni convenzo a Anagrama que me publique.
Soy libre de leer, o no leer y ella y muchísimos otros han hecho de las letras su negocio, oficio, metier o arte. Pero proveen un bien cultural necesario y apreciado por muchos. A mí esta novela me gustó. Si las escribe a vuelo de pluma, y hace entrevistas que sabe que van a escocer, bien por ella y su estrategia de marketing.

@Faulkneriano hace 10 años

Tú lo has dicho, no yo, Lucero: marketing.

@_567_ hace 10 años

Bueno, conste en acta que la Srta. Nothomb empezó a ser traducida en castellano por esa excelente editorial, a pesar de su modestia, que es CIRCE, no tardó en darse cuenta ANAGRAMA del filón que podía suponer esta escritora y apostó fuerte por su fichaje, sin duda le ha salido rentable...
Por cierto, la primera traductora de sus obras en castellano fue Ana María Moix (la hermana de Terenci), después se hizo cargo del encargo Sergi Pàmies, ambos han hecho un trabajo estupendo.

¿Marketing?, me sorprende muchísimo que en una página como esta tan repleta de grandes lectores, dicho esto con gran admiración hacia el respetable, se conozca tan y tan poco a esta autora...