CARTLEDGE, DE NUEVO CON SUS QUERIDOS ESPARTANOS por EKELEDUDU

Portada de TERMÓPILAS

Paul Cartledge dice que la de las Termópilas fue "la batalla que cambió al mundo", calificativo que forma parte del título original de este libro y del de algunas ediciones del mismo. Creo que a esta altura todos sabemos cómo sucedió: durante la segunda de las Guerras Médicas que enfrentaron a la antigua Grecia con el Imperio Persa, que quería incluir a aquélla entre sus vastos dominios, el rey espartano Leónidas y trescientos de sus guerreros, más contingentes armados de tespianos y tebanos, intentaron detener en el estrecho desfiladero de las Termópilas al ejército invasor. Los guerreros persas, tratando de avanzar, no hacían más que ensartarse en las largas lanzas de los espartanos, muriendo en grandes cantidades, hasta que merced a una traición se enteraron de otro acceso, que les permitió atrapar a los defensores en una maniobra envolvente. Leónidas, los trescientos espartanos y los tespianos se negaron a rendirse y lucharon hasta su último aliento, hasta que todos fueron exterminados. Pero su resistencia dio tiempo a que el ateniense Temístocles pudiera enfrentar y vencer catastróficamente a los persas en un combate naval en Salamina, por lo que el sacrificio de aquellos caídos no fue en vano.

Como se ve, la de las Termópilas no es precisamente una batalla que fascine por innumerables estrategias y tácticas desplegadas en ella. Puede resumirse muy sucintamente, y el propio Cartledge la despacha en un solo capítulo, el séptimo. Los seis previos se limitan a situar histórica y geográficamente al lector y a resumir los preparativos de la batalla. Básicamente, este libro no añade mucho más, en lo que a los espartanos se refiere, a lo que el propio Cartledge había ya dicho de ellos en otro libro llamado, precisamente, Los espartanos, que ya hemos comentado; y de lo que añade, lo más interesante, la caída en desgracia del sobreviviente Aristodemo, algunos de nosotros ya lo conocemos por EL MISTERIO DEL CORAJE, de William Ian Miller, que el autor hace el honor de citar aquí. Por consiguiente, ahórrese la molestia de adquirir este libro quien ya tenga el opus antes citado de Cartledge y sólo pretenda obtener más información acerca de los espartanos.

Pero decir que esta obra es por ello superflua sería injusto, si bien admito que me lo pareció en un principio. La verdad es que lo más interesante de la obra está en los dos últimos capítulos finales, el epílogo y los apéndices donde el autor intenta justificar aquello de la batalla que cambió al mundo, una opinión que puede parecer o incluso ser exagerada si tenemos en cuenta que el combate de las Termópilas no fue decisiva siquiera para las propias Guerras Médicas y que toda contienda militar de importancia cambia el mundo a su manera. El caso es que Cartledge atribuye a la batalla de las Termópilas una importancia en un plano más bien ideológico, y desde ese punto de vista ya es más difícil discutirle, porque fue un acontecimiento que generó casi por igual simpatías y antipatías, amores y odios, adeptos y detractores. En el tramo final del libro, el autor se dedica sobre todo a analizar distintas opiniones suscitadas por el sacrificio de Leónidas y sus trescientos guerreros y por el estilo de vida espartano en general, haciendo también que la opinión del propio lector fluctúe entre la adhesión y el rechazo. Se trata, en suma, de una obra que mueve al razonamiento y al debate, pese a que Cartledge es decidido admirador de los espartanos, y creo que en los tiempos que corren eso es algo de veras valioso. La principal pregunta del autor es si existen hoy en día causas que justifiquen inmolaciones como la de Leónidas y sus trescientos. Analice los datos que aporta y llegue cada uno a su propia conclusión. La mía es que, efectivamente, las hay... pero que a la cabeza de ellas está la liberación de la multitud de ilotas que continúan existiendo en la actualidad, opinión que a Leónidas y sus conmilitones, desde luego, no les hubiera gustado ni medio.

Y hablando de opiniones: me parece horrorosa la elección de un fotograma de la película "300" para la portada de este libro.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 7 ·

Comentarios