DECEPCIONANTE por EKELEDUDU

Portada de EL ÚLTIMO DESEO
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Habrá que reconocerle a EL ÚLTIMO DESEO su contenido humano en la mejor acepción del término, algo que quizás importe mucho en una época en la que los valores se difuminan hasta desaparecer poco a poco. Sobre todo, contiene mensajes contra la discriminación y en favor del que es distinto. Si queremos encontrar otro punto del que hablar positivamente, podríamos señalar que unas cuantas de las historias que conforman este libro tienen su punto de partida en reformulaciones de cuentos de hadas clásicos, o hacen alusión a ellas, al menos. El lector podrá reconocer, entre otros, las tramas de LA BELLA Y LA BESTIA, BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANITOS, LA CENICIENTA y algún otro que no recuerdo en este momento. Es algo que lo convierte en una curiosidad. Si también le agrega puntos, ya sea a favor o en contra, en el balance final, decídalo cada uno por sí mismo. En lo personal considero, ya lo he dicho, que le otorga cierto interés como rareza, pero nada más.

Desafortunadamente, no hay mucho más que decir a favor de este opus inicial de la llamada saga de Geralt de Rivia. Mencionar que la misma consta de siete volúmenes y que está protagonizada por un brujo (el Geralt que intitula a la saga) puede recordarnos a Harry Potter, con el que nada tiene que ver, como tampoco con Tolkien. Esto último es preciso tenerlo en mente, porque he oído hablar de Sapkowski llamándolo "el Tolkien polaco". La comparación no podría ser más desafortunada. Nada tiene que ver Sapkowski con Tolkien en estilo ni tampoco, creo, en calidad; aunque por lo mismo quizás los detractores de Tolkien se encuentren a gusto entre las páginas de EL ÚLTIMO DESEO.

Desde ya, no es mi caso. Tal vez la mayor rémora de Sapkowski sea su incapacidad de crear -al menos en la presente obra- un protagonista atractivo. Geralt de Rivia, un albino de quien se nos dice que es un brujo pero se parece más a un matamonstruos, no es interesante como albino (nos quedamos con el Silas de EL CÓDIGO DA VINCI o con el pastor de LA POSADA DE JAMAICA), ni como brujo, ni como matamonstruos. ¿Por qué? Tal vez porque los seres humanos, incluyendo a Frodo y Harry Potter, tenemos una cuota de ridículo que Geralt no exhibe ni por asomo. Es sombrío, pero sin llegar a los niveles de un Drácula o un Azrarn. Cuando se le da por filosofar, como en LA VOZ DE LA RAZÓN 4, se pone más aburrido que nunca. Y aunque la nota de contratapa lo promocione como irónico y cínico, me temo que quien la redactó no ha leído nunca historietas de Robin Wood, cuyos personajes hacen que en este sentido Geralt parezca un principiante sumamente mediocre.

Al menos en este primer volumen, no hay prácticamente continuidad argumental, se trata de una serie de cuentos hilvanados por la figura del protagonista. Si el estilo de los mismos también resulta insulso, al menos desde la perspectiva de un argentino, en ello puede tener que ver la traducción, que no necesariamente es mala, sino que aquí no estamos acostumbrados a ella. Por ejemplo, reiteradamente leemos la palabra "hideputa". Los rioplatenses no estamos habituados a esta forma abreviada de un calificativo que para nosotros pierde vigor al ser condensada de esta manera. Pero tal vez en España, de donde procede la edición que me tocó en suerte, su uso esté muy extendido y por lo tanto el lenguaje no parezca tan rebuscado. En cuyo caso, tal vez el estilo allí no ofrezca complicaciones; es difícil de saber. Sin embargo, subsiste el hecho de que la trama resulta bastante insulsa, excepto para aquellos (nunca falta alguno) a quienes con tal de despojarse por un momento de su limitado contorno humano para materializarse en un ser más poderoso, ya sea que se trate de un superhéroe, un vampiro, un guerrero de tiempos ancestrales y heroicos o un brujo-matamonstruos, nada más les importe. En materia de gustos no hay nada escrito.

Escrita hace 10 años · 3.5 puntos con 2 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@arspr hace 9 años

Te pediría Ekeledudu que hicieses un ligero esfuerzo, (o sin hacer esfuerzo que directamente) pases al tercer libro (donde comienza la saga en sí).

A mi la saga de Geralt de Rivia me ha resultado de una fuerza abrumadora por la descripción de los sinsentidos de la guerra, del peligro del racismo, de los ghettos, de la corrupción generalizada que provoca la incultura. Y todo ello ambientado en un mundo fantástico claramente distinto de los elfos/enanos/orcos típicos instaurados por Tolkien (aunque aparezcan elfos y enanos no son más que parias).

Eso sí, a mí también me resultaron un poco flojillos y bastante insulsos parte de los cuentos de los dos primeros libros. Aunque es cierto que en ellos se presentan y se comienzan a esbozar ciertos personajes, relaciones y fuerzas que serán el núcleo de la historia principal del grueso de las novelas siguientes (Ciri, Yenefer, Duni, Nilfgaard, ...) y solo por eso merecen ser leídos aunque sea en el metro.

Y respecto al tema de Geralt como superhéroe... No temas que los tiros no van por ahí. En cuanto la historia comienza a centrarse, no es más que un pobre hombre que no hace más que intentar salvar, (o simplemente buscar), a sus dos amores en medio de un mundo totalmente podrido, y con mucha más pena que gloria no para de recibir palos tanto físicos como psicológicos.

@EKELEDUDU hace 9 años

Pues te agradezco la aclaración. Sí, si es como decís, debe ser interesanteSon libros muy difíciles de conseguir en Argentina, pero si consigo el tercer libro, lo compraré. Gracias de nuevo.