LA FUERZA BRUTA por FAUSTO

Portada de DE RATONES Y HOMBRES

Esta es la 3ª novela que leo de este autor, y todos han sido unos relatos excelentes. Su estilo sencillo, ágil y con muchos diálogos hace que sea una lectura atrayente, fácil y agradable.
Al igual que “Las uvas de la ira” o “La perla”, la historia tiene un aire fatalista que vence toda ilusión y esfuerzo de los protagonistas, siendo finales trágicos, amargos y duros. Especialmente la conclusión de este relato es impactante.

Lo primero que llama la atención es la relación entre los 2 personajes principales, la total sumisión de Lennie, y por parte de George, un sentimiento de amor-odio.
Lennie es un deficiente mental que posee una fuerza sobrehumana, que junto con su bondad son sus atributos físicos y morales. Su fortaleza y su candidez le definen, y es su tarjeta de presentación ante los demás.

Esta fuerza es a la vez una bendición, gracias a ella se gana la vida, y también una maldición, pues tiene la capacidad de destrucción sobre las cosas bellas que le atraen y fascinan. Este relato también ha sido titulado como “La fuerza bruta”.
George, amigo y responsable de sus actos, se debate en una discusión interna de sentimientos encontrados. Como en una balanza, de un brazo penden una emoción de protección y paternalismo, y de contrapeso el egoísmo y el apego por su propia vida e intereses.

Hay varios temas recurrentes en esta trama sobre la depresión norteamericana: soledad, la camaradería, el individualismo, los sueños sobre el futuro, el racismo, la vejez o el abuso de poder de los patronos.
En especial sobresale la soledad. Todos los personajes de la novela están solos, excepto los 2 protagonistas. El viejo Candy, la mujer (figura negativa y significativamente sin nombre, símbolo del pecado), y el negro Crooks, son solitarios “a la fuerza” y por distintos motivos. Pero rechazan esta soledad y buscan la compañía y la amistad, que es lo único que poseen George y Lennie. Son los valores que acompañan a la ilusión por el porvenir, un sueño que guía sus destinos, tan sincero en intenciones como utópico.

Como dije antes el final es sobrecogedor, aunque se puede intuir y aventurar que no hay otra posible salida. Es un relato corto pero muy intenso, que bajo la superficie de una historia simple y muy amena, atesora riquezas ocultas y se le puede sacar mucho jugo.

Y para finalizar también merece ver la adaptación que hizo Gary Sinise, director y actor en el papel de George. Lennie lo encarnó con una memorable actuación John Malkovic, lo mejor del film. Una buena versión, un trabajo bien rodado y con buen ritmo, bastante fiel al relato. Cambia muy pocas cosas.
Una buena película para un extraordinario relato, pues es muy difícil que tengan la misma calidad.

Escrita hace 10 años · 3.7 puntos con 7 votos · @FAUSTO le ha puesto un 10 ·

Comentarios