FAFHRD Y EL RATONERO GRIS: LA SAGA REMONTA VUELO por EKELEDUDU

Portada de ESPADAS CONTRA LA MUERTE

A lo largo de su carrera, Fritz Leiber fue galardonado varias veces con los premios Hugo y Nébula. Aciago encuentro en Lankhmar , relato de la saga de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris incluido en el primer volumen de esa serie, ESPADAS Y DEMONIOS, recibió ambas distinciones, algo que no consigo explicarme del todo por varios motivos, de los cuales el principal es que ESPADAS CONTRA LA MUERTE , segundo volumen del ciclo, incluye mejores historias que aquél (al menos en mi opinión), y sin embargo, y hasta donde sé, ninguna de ellas recibió premio alguno.

Con lo de "mejores historias" no me refiero tanto a que las tramas sean mejores -aunque, de hecho, considero que lo son- como a que sí lo es el estilo en que fueron escritas. Y no obstante, se debe señalar que el libro de inicia con un relato más bien soporífero, LA MALDICIÓN DEL CÍRCULO , quizás escrita exclusivamente con miras a rellenar huecos argumentales entre este volumen y el anterior, porque por lo demás no es gran cosa. Pero superado tan deslucido comienzo, lo que sigue son nueve auténticas gemas de la fantasía heroica, a saber: LAS JOYAS EN EL BOSQUE , CASA DE LADRONES , LA COSTA SOMBRÍA , LA TORRE DE LOS LAMENTOS , EL REINO HUNDIDO , LOS SIETE SACERDOTES NEGROS , GARRAS DE LA NOCHE , EL PRECIO DEL ALIVIO DEL DOLOR y EL BAZAR DE LO EXTRAÑO . Por supuesto, algunas de dichas gemas resplandecen más que otras. En lo personal, mis predilectas son EL REINO HUNDIDO , EL PRECIO DEL ALIVIO DEL DOLOR y EL BAZAR DE LO EXTRAÑO , pero todas son muy buenas, de modo que ésta es una selección sumamente subjetiva y arbitraria.

Queda claro que Fafhrd y el Ratonero Gris, protagonistas del ciclo, no son en sí mismos lo más interesantes del lote, aunque resultan mucho más atrayentes aquí que en ESPADAS Y DEMONIOS , donde eran apenas dos adolescentes imbéciles. El dolor les ha infligido cierta adustez que los favorece. En general son, ambos, personajes de una sola pieza: el primero, un típico guerrero nórdico musculoso e imbatible; el segundo, un muchacho barriobajero de talla menuda y astucia aguzada por el instinto de supervivencia y la vida dura. No hay gran profundidad en sus personalidades, aunque la camaradería se ha fortalecido entre ellos y por momentos lucen simpáticos, aunque menos interesantes incluso que el cimmerio Conan, el personaje creado por Robert Howard. Es además un terrible desacierto de Leiber poner en boca del Ratonero Gris, en LA MALDICIÓN DEL CÍRCULO , vocablos como pronombres , adverbios y conjunciones : ¿de dónde sacó este joven callejero y sombrío semejante dominio de la gramática cuando, en los bajos fondos de todos los tiempos, milagro era ya encontrar a alguien que supiera leer, no digamos ya de dar lecciones de Lengua? No vale como excusa que se trate de un relato fantástico: sencillamente, el detalle es incongruente con el resto del personaje, y mucho más increíble que cualquier monstruo o brujería que pueda hallarse en la trama. Mas verosímil resulta en cambio que Fafhrd tenga cierta aptitud para el canto, como vemos en LAS JOYAS EN EL BOSQUE : el hecho de ser un espadachín fornido y temible no necesariamente tiene por qué convertirlo en un bruto a todo nivel, especialmente teniendo en cuenta que la música ha apasionado a la humanidad en todas las épocas y clases sociales. También es aceptable que el Ratonero conozca unos cuantos trucos de magia, una habilidad práctica que ayudaría a ganarse el pan y que, por lo tanto, estaría muy en consonancia con el perfil de un joven arrabalero y fogueado en el arte de la supervivencia.

De todos modos, estamos ante un ciclo de aventuras, más precisamente de fantasía heroica, por lo que son otros los principales atractivos de ESPADAS CONTRA LA MUERTE . La acción, el argumento, es importante, por supuesto; pero a otras obras, caso,por citar apenas un ejemplo, de EL LIBRO DE LAS SOMBRAS de Stan Nicholls, una trama plagada de peligros y enemigos formidables no las salva de ser aburridas, mediocres e intrascendentes. En realidad, lo que infunde a ESPADAS CONTRA LA MUERTE un vigor del que carecen decenas de obras empantanadas en la medianía y el sopor es la admirable capacidad descriptiva de su autor, en la que reconoceremos matices de Lovecraft, y que a la vez que realismo, imprime a estas historias cierta poesía por momentos tétrica, que alcanza momentos cumbres en los instantes subsiguientes a la muerte del señor de Rannarsh en LAS JOYAS EN EL BOSQUE , en los sucesos ambientados en Simorgya en EL REINO HUNDIDO , en la búsqueda de la máscara de la Muerte en EL PRECIO DEL ALIVIO DEL DOLORr y en el combate entre Fafhrd y la estatua de hierro en EL BAZAR DE LO EXTRAÑO . Ya se sabe que dos héroes formidables no pueden desperdiciarse en hazañas ramplonas; y en este sentido, Leiber consigue sumergirnos en ambientes pesadillescos donde se respira peligro a cada paso y se tiene la impresión de que nadie podría sobrevivir. Excepto, por supuesto, ellos dos, Fafhrd y el Ratonero Gris , que no son invulnerables al miedo pero saben cómo enfrentarlo y vencerlo; de modo que quienes sientan fascinación por este tipo de literatura, encontrarán en ESPADAS CONTRA LA MUERTE , a no dudarlo, un auténtico "bocato di cardinale" del que sería un pecado mortal privarse.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 1 voto · @EKELEDUDU le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@Hamlet hace 10 años

Buena reseña, Ekeledudu. Un placer leer a otro asiduo, como yo, al género fantástico y sobretodo cuando su escrito trata de clásicos del mismo, como el presente.
Con lo que no estoy tan de acuerdo es con la objeción que le haces al habla del ratonero. Parece que olvidas que fue aprendiz de brujo, lo cual le presupone una cultura superior a la mayoría de los habitantes de Newhon. Para empezar, sabe leer y escribir, que es bastante en una época donde la mayoría son analfabetos. Es de suponer que ese contacto con grimórios, libros de sortilegios y escritos en general son los que le han dotado de un habla distinguida, más retórica, y diferenciada de la de la mayoría. En ese sentido si yo si creo que Leiber acierta.

@EKELEDUDU hace 10 años

Bueno, el tuyo es un argumento, cuando menos, atendible. Siempre puedo estar equivocado. Saludos.