SUBYUGÁNDONOS A TANITH LEE por EKELEDUDU

Portada de VOLKHAVAAR, ESCLAVOS DE LA MAGIA

Allá por 1985 la desaparecida Editorial Martínez Roca (cuya antorcha ningún otro editor ha retomado seriamente, condenando a una parte de los lectores de habla hispana a cierta hambruna literaria) lanzaba su Colección Fantasy, iniciándola con la gloriosa novela que nos ocupa. No podemos menos que mencionar de paso, por lo tanto, el entusiasta prólogo de Alejo Cuervo, en el que se anticipaba aproximadamente en qué consistiría esa colección, a la vez que se reflexionaba sobre el género fantástico en general. Prólogo abierto, además, por una adecuada cita de la gran Ursula K. Le Guin.

Decíamos que VOLKHAVAAR fue el primer volumen de esta colección. Su autora, la británica Tanith Lee, fue varias veces galardonada con premios de la talla del "British Fantasy" y "World Fantasy" por otras obras, y la edición castellana de VOLKHAVAAR obtuvo también un premio, aunque a esta altura del partido no recordemos cuál fue. Presentada de esta manera la autora para quienes no hayan oído hablar de ella, vayamos sin más preámbulos a la trama de la novela.

La joven Shaina, protagonista de la obra, es una esclava que no parece tal. No lo parece porque su orgullo es más propio de una princesa que de una sierva. No es que no obedezca las órdenes, aunque ciertamente más de una vez sus amos se ven obligados a castigarla por mostrarse lenta o torpe, al menos según sus parámetros; pero su andar, sus ideas, todo el conjunto de su persona, salvo la servidumbre a la que está sometida, hacen pensar en alguien libre. Pero esta situación no va a durar mucho: Shaina es ahora una adolescente y será doblegada por el amor, que se presenta cuando una compañía de actores ambulantes liderada por un presentador de lo más siniestro visite la aldea donde ella viva. La compañía de actores desaparece misteriosamente tras una única y prodigiosa función. No es lo único que ha desaparecido. Los habitantes de la aldea han sido robados. Y a Shaina, por supuesto, un joven y apuesto actor le ha robado el corazón, como de alguna manera le había anticipado la bruja Barbayat, quien le aseguro que, cuando eso sucediera, la esclava iría a verla requiriendo su saber mágico.

Si los demás habitantes de la aldea intuyen que en el robo de que fueron víctimas intervino la magia y solicitan la intervención de un sacerdote de la cercana Kost (el cual tendrá mucho que ver con lo que sucederá después, y de hecho aportará uno de los momentos de mayor dramatismo), a Shaina Barbayat no le dejará lugar a dudas: todos los actores de la compañía, incluyendo aquel del que se ha enamorado Shaina (y ninguno de los cuales tiene sombra, lo que en la literatura fantástica siempre ha sido un síntoma decididamente nefasto) son esclavos del presentador, un mago oscuro, frío y despiadado llamado Volkhavaar. Shaina, ahora esclava del amor, necesitará de la ayuda de Barbayat para encontrar, liberar y enamorar a Dasyel, el joven actor que se enseñoreó de su corazón.

Soberbias y poéticas descripciones; un argumento romántico, pero en cierta forma épico en esa lucha de Shaina y sus aliados contra el siniestro Volkhavaar; personajes muy queribles y algunos hasta próximos a la realidad. Tanith Lee sabe escribir. Lo malo es que las editoriales no saben que sabe. Ultimamente, lo único que he visto publicado de ella fue un libro muy inferior en estilo, cuyo nombre, si mal no recuerdo, era EL UNICORNIO NEGRO. El cierre de Martínez Roca condenó, lamentablemente, a cierto olvido a esta magnífica autora británica. Es de esperar que alguna Editorial, alguna vez, se digne publicar de nuevo esta obra y EL SEÑOR DE LA NOCHE, otro de sus máximos opus. Hasta entonces, pueden conseguirse algunos ejemplares por Internet o encargándolos en ciertas librerías españolas de viejo y usado. No duden en hacerlo.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @EKELEDUDU le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@Hamlet hace 10 años

Tengo bastantes libros de esta fantástica, en más de un sentido, colección de Martinez Roca pero desgraciadamente éste no. Tras haber leído "El señor de la Noche" se me hace la boca agua tan sólo de pensar lo que puede ofrecer "Volkhavaar" y que tu confirmas. A ver si puedo hacerme con él.
Sobre el estilo poético y subyugante de Lee tienes razón. Incluso en su más floja "Hijos de Lobos" se palpa ese savoir faire tan poco abundante en el género.

@EKELEDUDU hace 10 años

No leí "Hijos de lobos". Debo admitir que Tanith Lee me ha malacostumbrado, ya no aceptaría de ella nada inferior a EL SEÑOR DE LA NOCHE y VOLKHAVAAR. Si querés comprar este último, te aconsejo hacerlo por Internet vía Iberlibro; así fue como lo conseguí yo.

@Hamlet hace 10 años

Gracias por la información, Ekeledudu!! Tomo nota!!! Y si Lee te tiene malacostumbrado con novelones de la altura de "El Señor de la noche", haces bien en no romper su imagen con novelas menores como "Hijos de Lobos".

@EKELEDUDU hace 10 años

De nada. Agradecido yo, por la advertencia acerca de HIJOS DE LOBOS.