EL BURGUÉS por Angee

Portada de ALBERTINE DESAPARECIDA

Este libro que empezó seduciéndome con su profundidad a la hora de relatar los sentimientos de cualquier relación,en el que he podido verme reflejada en ocasiones y que en un inicio me hizo reflexionar sobre nosotros mismos frente a los demás; repentinamente da un giro temático , Albertine y la filosofía quedan a un lado y se pierde por unos campos eternos de chismes de la alta sociedad burguesa que se me hacen incluso inaguantables , que en mi opinión carecen de cualquier interés por lo absurdo de esa sociedad en sí misma.
Chapó por esa primera parte,intentaré olvidar la segunda.

Escrita hace 10 años · 1.3 puntos con 3 votos · @Angee le ha puesto un 5 ·

Comentarios

@_149_ hace 10 años

Pero si ese es precisamente el punto, me parece: la profundidad, los goces de la inteligencia por los que tanto abogan solemnemente los "intelectuales", los filósofos y los hombres de letras, descansan en una fúnebre y estéril ilusión —y una muy vanidosa, por cierto, pues curiosamente se excluyen de esas intrascendencias de la que parece estar repleta la vida. Pero habría que preguntarse si no lo hacen por el mero placer de contrastar. Yo personalmente encuentro nulo mérito en parecer inteligente en un mundo de idiotas. En otras palabras, creo que el ingenio de Proust consiste, entre otras muchas cosas, en mostrar cómo el arte prescinde de todo juicio de valor humano; de cómo de la mundanidad, del chismorreo, del histerismo, de la moda, de lo irrelevante, etcétera, se pueden extraer leyes universales a las que nadie escapa.

@sedacala hace 10 años

Tu misma lo has dicho, “empezó seduciéndome con su profundidad”, lo que quiere decir que te parece profundo y por ello muy interesante mientras trata materias que te afectan, sea cual sea la razón por la que te afectan. Pero en cuanto cambia de tercio y pasa a hablar de cualquier otra cosa, “carecen de cualquier interés”. Está claro que si Proust es profundo, o perspicaz, o sensible, u otro adjetivo parecido tratando cualquier sentimiento específico, no va a dejar de serlo repentinamente cuando pasa a hablar de los viajes en tren, por ejemplo. Otra cosa distinta es que a ti te llegue el mensaje que él quiere difundir sobre el significado de los viajes en tren. Evidentemente no te llega, pero no debes deducir de ello que no exista, y la demostración palpable es que mientras habló de algo que te interesaba, su mensaje te llegó, claro y lleno de contenido. Cuando trata de otras cosas, también es interesante, créeme. Pero no es posible captar ese interés cuando dices: “por lo absurdo de esa sociedad en si misma”. Si partes de una premisa que niega de manera tan drástica la base de todo aquel mundo, entonces apaga y vámonos.

Ahora bien, dicho lo anterior añado. Tu postura es plenamente respetable, si no te gusta, nada de lo que aquí se diga va a hacerte cambiar y que no te guste es comprensible, porque Proust lanza su mensaje sin miramientos y en ningún momento trata de dulcificar su discurso para hacerlo llevadero. Y es duro, el mensaje está ahí, pero para llegar a el hay que digerirlo y es muy difícil. Y cuando a alguien como es tu caso no le gusta hay que admitirlo, que cuando dices que no te gusta no nos estás tratando de engañar.

Lo que no entiendo bien es por que empezaste a leer el tomo 6 de la obra, en vez de empezar por el principio.