LA LENTITUD COMO JUICIO DE VALOR por Hamlet

Portada de EL SILMARILLION

Poco que añadir a las cosas que ya se han dicho. Algunas me parecen muy acertadas ya que se hace un análisis de que significa el SILMARILLION dentro de la obra de Tolkien, aspecto que considero importante a la hora de valorarlo en su justa medida. En primer lugar, no se debe olvidar que es una publicación póstuma, no destinada por Tolkien a la publicación, porque ni él mismo, amante de los continuos retoques en su obra, estaba lo suficiente satisfecho hasta la fecha de su muerte de él como para entregarlo a la imprenta. En segundo lugar, el SILMARILLION no es una novela o sea que no se le puede exigir la fluidez narrativa o la consabida estructura de planteamiento, nudo y desenlace, con grandes dosis de intriga que arrastran a su lectura, que es más propia del género novelesco. No, sus aportaciones son otras, y no pocas. Doy gracias de que su hijo, entre otros, se halla tomado la molestia de permitirnos lanzar una mirada más profunda a ese portentoso vergel de fantasía que es la mente de Tolkien y a su mayor creación, la Tierra Media. Por último quisiera recordar lo que decía Ignacio Echevarria y que tan fácilmente olvidamos a veces (yo me incluyo) y que viene a decir que si leemos una novela el insomnio que suscite no puede constituirse en juicio de valor. Quizás ( y esto ya es mío) haya libros como EL CODIGO DA VINCI que deparan muchas horas de entretenimiento a algunos, y me parece estupendo, pero no por ello es un buen libro o, mejor dicho, no es buena literatura. Otros como el ULISES de Joyce, por poner un ejemplo de sobras conocido, o MOBY DICK, pueden ser por momentos aburridos incluso para el que se admira de su calidad pero eso no afecta un ápice su incuestionable valor literario, por lo que tienen de singularidad, de innovación, de dificultad y talento. ¿O es que a nadie le ha pasado que un libro que en un principio se le ha antojado denso y difícil, una vez acabado, algo en su interior, con voz propia, le ha susurrado con claridad meridiana que ha leído una obra maestra? ¿No os ha pasado al contrario también? Es decir, leer un libro muy entretenido del que uno sabe ( y no porque la crítica así lo considere) que su calidad literaria es paupérrima y que pasará por el recuerdo tan rápido como su lectura.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 4 votos · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios