LA RECOMPENSA DE UNA MADRE por Maria

Portada de LA RENUNCIA

Kate regresa a Nueva York casi veinte años después de abandonar a su marido y a su hija. Es precisamente ella, su hija, quien le pide que regrese. Vuelve a un Nueva York muy distinto del que dejó, donde su desliz se ve como un simple error de juventud que casi palidece con los errores que la nueva generación comete sin despenarse. Allí le espera su hija, ya una mujer, heredera de la inflexibilidad que le hizo huir en primer lugar de ese hogar, pero también deseosa de perdonarla y de reunirse con su madre. Aceptada por la sociedad que un día la rechazó y adorada por su hija a la que tanto había echado de menos, Kate cree encontrar al fin la felicidad. Pero esta felicidad, como la que sintió al abandonar a su marido, es efímera y se sustenta sobre una base tan frágil que Kate pronto descubrirá que un soplo la puede derrumbar.

Edith Wharton construye un personaje asombroso y especialmente conseguido, en mi opinión más redondo que la condesa Olenska de “La edad de la inocencia”. Es egoísta, débil y dependiente, y sin embargo el lector -o al menos esta lectora- se compadece de ella. La historia es muy interesante, aunque la autora juega demasiado con la posibilidad de que el secreto se desvele y eso hace que la tensión se deshinche en algún momento. Lo mejor del libro, sin duda, el principio y el final conjugados. Porque al final, la débil y egoísta Kate resulta no ser tan débil como había demostrado en un principio.

Cada vez me gusta más el modo de escribir de Edith Wharton, tienen una gran capacidad para conseguir que el lector empatice con los protagonistas. A mí ya me ha convencido dos veces con personajes a los que en un principio no era capaz de comprender.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @Maria le ha puesto un 8 ·

Comentarios