¿VENDERÍAS TU ALMA? por Nastenka

Portada de FAUSTO

Fausto es un hombre que, habiendo alcanzado toda la sabiduría que está a su alcance, descubre que eso le no basta, que un profundo hastío consume su alma, y ello le lleva a entregarse a engaños, a ciencias oscuras, al mismísimo diablo, en busca de llenar vacíos que lo consumen por dentro..
Leer Fausto es ahondar en las profundidades del alma, de los deseos de eternidad basados en la vanidad del hombre, pero todo tiene un precio...¿demasiado alto?
Para mí, desde el principio de la obra, a lo que aspira es a la perfección absoluta,inalcanzable para el ser humano...la que conduce a Fausto a este viaje a los infiernos, terrenales o no..

Es este un libro que hay que leer con calma, sin prisas...del mismo modo que lo escribió Goethe, para poder disfrutarlo como se merece.

Escrita hace 10 años · 3 puntos con 4 votos · @Nastenka le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 10 años

Una curiosidad, Nastenka. Fausto tiene dos partes: la primera, la más conocida, es la historia conocida, con Margarita, Mefisto y demás. Pero la segunda ¿no es prácticamente incomprensible? ¿O será que me pilló en horas bajas? No digo que no me gustara, pero me sentía como un joven enamoridizo ante como una bella mujer que te habla en una lengua remota e ininteligible.

Creo que me he pasado, pero ¿no tienes esa sensación?

@Nastenka hace 10 años

La primera parte, a mi personalmente me resultó de más fácil lectura que la segunda, en la segunda, hay actos casi enteros, como la de la Noche de Walpurgis, con tanto simbolismo y tan escasa entraña humana, que realmente me pareció, como bien tú defines, escrito en una lengua remota e ininteligible. Lo que yo creo que sucede es que Fausto(personaje) llega a acumular tanta cultura, a poseer una inteligencia tan poderosa, que es prácticamente imposible para cualquier "alma" normal poder llegar a entenderlo, cuando yo llegaba a leer algo que realmente se me escapaba, pensaba en una cita que en un determinado momento Fausto dice a Mefistóteles: "Éxcusame tal párrafo de enigmas" (y yo, lo excusaba).
En definitiva, un libro que me costó leer, no lo negaré, y del que posiblemente se me escaparan cosas(como en la vida misma), terminarlo fue más un reto personal que un placer(que también lo fue), pienso que es uno de los poco libros que no hace falta entender todo lo escrito, para comprender lo que Goethe quiso contarnos.