MARIANELA por Shorby

Portada de MARIANELA

Este es uno de mis libros favoritos, lo he leído varias veces y es de esos que aún sabiendo la historia, te hacen sentir prácticamente lo mismo que la primera vez. Personalmente, a mí me hizo sentir impotencia.

Galdós nos lleva a las minas de Sócrates, al campo de explotación de las mismas, donde el médico Golfín se dirige para visitar a su hermano. Sin embargo acaba andando sin rumbo, perdido en el paisaje, hasta que encuentra a un joven –ciego- que le guía hasta su destino. Lo que más le sorprende es que el chaval le va describiendo con exactitud el paraje por el que caminan, hasta llegar a la cueva en la que se encuentra Marianela, que le dirige hasta su hermano.
Marianela vive en un rincón en casa de la familia Centeno, maltratada y despreciada por ellos, salvo por el hijo menor, al que le sirve de confidente. Es una joven huérfana de gran corazón, pobre y feucha, con un lenguaje que deja mucho que desear.
La chica hace de lazarillo de su amigo Pablo, un apuesto muchacho ciego y de posición social elevada, con el que pasa las horas muertas. Él conoce el mundo mediante de los libros, leídos por su padre, pero sobretodo a través de los ojos de Nela (Marianela), pues los dos pasan mucho tiempo juntos caminando con el perrillo de la familia y ella describe todo tal cual lo ve, minuciosamente para no privar al chico de nada.

A diario, Pablo regala a Nela pequeños caprichos que ella no puede permitirse, por falta de medios y porque su “familia” no se lo permite. En sus paseos ella le cuenta historietas sobre la naturaleza, sus propios pensamientos, y él le habla de lo que dicen los libros, porque quiere ayudarla a que sea una mujer culta.
Cada uno se enamora de la forma de ser del otro, lo que nos deja una historia de amor muy tierna… pero también un dramón tremendo.

Milagrosamente, Golfín posee suficientes recursos y buena mano como para hacer que el joven Pablo pueda recuperar la vista. Le promete otorgarle la capacidad de ver, de conocer el mundo, y a la vez inunda a Marianela con la mayor tristeza.
*Aquí se da uno de los momentos más sensibleros del libro, donde Marianela le pide a la Virgen ser hermosa, pues la hizo fea, ya que en el fondo desea que Pablo nunca abra los ojos para mirarla.


Me encanta la historia, aunque en algún punto me ponga de mala leche… Nos mandaron leerlo en el instituto en clase de literatura, lo recuerdo con mucho cariño, pero lo pasé fatal leyéndolo. Sí, lo admito, se me escapó la lagrimilla al final.

Escrita hace 10 años · 3.8 puntos con 5 votos · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Flor_Danitza hace 7 años

La novela aparece narrada en tercera persona por un narrador omnisciente que conoce el pasado y el presente, el pensamiento y el comportamiento de todos los personajes .Así mismo organiza a su antojo los distintos elementos de la trama, llegando en ocasiones a tomarse aparentemente a broma la misma historia que nos está contando. En definitiva, se trata de una voz narrativa cercana que lleva de la mano al lector a lo largo de toda la obra.
a)Selecciona algún pasaje en donde el narrador se dirige directamente al lector de la novela.

b) Localiza y comenta alguno de los momentos en los que aparece la ironía del narrador con respecto a la historia narrada.

c) Con frecuencia se deslizan algunos indicios o anticipaciones del conflicto central de la novela. Señala alguno.

d) Busca en el texto el momento en el que el autor justifica las razones para escribir Marianela.

e) Localiza alguno de los pasajes escritos en estilo indirecto libre. Después , reescríbelos en estilo directo, como si fuera un mónologo interior en primera persona.
:c ayudenme por favor no entendi bien el libro