LO MALO DE QUE TE VENDAN UN LIBRO... por Dreamy

Portada de EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE

Trata sobre un chico de quince años, que sufre una especie de trastorno que no sabría definir (más que nada porque el libro no lo menciona y no quiero aventurarme para no pillarme los dedos, aunque por ahí he leído qeu se trata de autismo) y hace que vea el mundo de una forma distinta. El joven es un apasionado de las matemáticas y la lógica, nunca miente, y le obsesionan algunos colores.

Es un libro curioso por la forma en la que está narrado y por lo que cuenta, es distinto a lo que había leído y hace pensar. A veces se hace un pelín pesado, por la forma en la que está escrito, pero esa forma en la que está escrito es la que lo hace distinto y curioso, con lo cual llego a una contradicción. Es cortito y se lee enseguida, la pega que tiene es que no engancha como para devorarlo. Entonces ¿merece la pena leerlo? Sí, pero vamos, tampoco es para tirar cohetes, quizá esperaba algo más por cómo lo pintan otros lectores. Así que si alguien lo tenía en su lista de libros pendientes, le animo a leerlo pero sin esperar demasiado, quizá de esta forma os gustará más que amí.

Escrita hace 10 años · 2.8 puntos con 4 votos · @Dreamy le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@sedacala hace 10 años

Dreamy, en tu reseña haces una pregunta y para ella, yo, personalmente, tengo una contestación clara. Dices ¿Merece la pena leerlo, en tanto que no engancha como para devorarlo?

En mi opinión, rotundamente si.

No he leído el libro, aunque lo he buscado sin éxito en la biblioteca, pero mi respuesta es genérica. Desde luego, gusta “devorar” un libro, no lo voy a negar. Pero mi opinión personal es que los textos con cuya lectura más haya disfrutado nunca, pertenecían a libros que he leído de una manera serena, degustándolos y valorando su lectura, mucho más que los leídos a toda marcha tratando compulsivamente de llegar al final.

Quizás hay un problema de fondo, que es saber que buscamos cada uno cuando empezamos un libro. Yo busco textos que me satisfagan por un conjunto de cualidades (inteligentes, sensibles, lúcidos, etc.) que podríamos resumir diciendo que por su calidad.

Otros en cambio buscan, básicamente, entretenimiento y a ese propósito sirven más otro tipo de libros, más centrados en historias que enganchen y por supuesto casi todos los libros, en el fondo son una mezcla de ambos intereses.

Creo que sí has visto elementos atractivos en el libro, que enganche o no, es irrelevante.

@Tharl hace 10 años

+1. Estoy completa y absolutamente de acuerdo con sedacala. Además, al devorar libros se saborean mucho menos.

@Dreamy hace 10 años

El problema es que yo, si no siento esa necesidad de devorarlo es que no lo estoy disfrutando lo suficiente. Algunos los devoro pausadamente, porque me obligo a disfrutarlos. Otros, como dice Sedacala, directamente voy obsesionada por llegar al final. Pero cuando no siento esa necesidad devoradora, es porque no me siento tan atrapada o atraída por él. Cien años de soledad lo devoré lentamente, pero sentía esa hambre atroz por comerme cada una de sus letras. Quizás utilizo mal la palabra devorar...

@sedacala hace 10 años

Ya lo leí y en algún momento se genera ese deseo intenso, ese (seguir para saber que pasa) = (ansia por devorar), como dices, Dreamy. Pero hay que decir que esos deseos quedan luego bastante chafados. Hube de concluir que el libro es poco, literariamente hablando. Es más, quizá, en términos de patologías de trastornos del comportamiento. Estas materias, tratadas con palabras hábilmente escogidas, pueden tener algún interés, pero no pasa de la simple anécdota.

Devorar es lo que hacen los leones de la tele o el lobo feroz de los cuentos infantiles, tiene matices de acción compulsiva, déjalo en engullir o mejor zampar. Consumir sería muy inexpresivo.

@Dreamy hace 10 años

Lo tendré en cuenta @sedecala, aunque no sé si lo llevaré a cabo cuando me entre el ataque devorador con alguna lectura; intentaré engullirlo pausadamente aunque sólo quede en la intención. En cuanto al libro, a mí me supo a muy poco.

@BriGid hace 9 años

Pues en mi más humilde opinión el libro me pareció magnífico, por muchas razones, pero sobre todo en una especialmente. El niño para empezar no tiene un trastorno, sino una psicosis, es decir, que es autista y puede ser o ese es mi parecer que para saborear al 100% un libro con un protagonista de ese índole estaría bien conocer a un autista para empatizar más con el personaje, posiblemente no sea necesario pero yo conozco a varios y reconozco que he disfrutado y me he "sumergido" más a fondo en la mente y el comportamiento de este niño más fácilmente por conocer a niños con esta enfermedad, por ello el libro me pareció muy valioso.