UNA INSTITUTRIZ por Maria

Portada de AGNES GREY

No he logrado quitarme de la cabeza la novela “Jane Eyre” de Charlotte Brontë durante la lectura de la novela de su hermana Anne. Aún siendo consciente de que esto era injusto e incluso estúpido, ya que las dos novelas tienen poco que ver, salvo en el carácter autobiográfico –que me ha parecido más obvio en “Agnes Grey”- y en el hecho de que ambas protagonistas sean institutrices. No tienen que ver en cuanto a tono, intención e incluso estilo, y sin embargo no he podido evitarlo. Eso ha lastrado muchísimo la lectura para mí; eso y la parafernalia religiosa, imagino que inevitable ya que tanto autora como protagonista son hijas de un clérigo. En cualquier caso, creo que la novela me hubiera gustado mucho más si no hubiera leído nada ni de Emily ni de Charlotte Brontë.

Pero no quiero ser injusta. “Agnes Grey” es una novela muy interesante, y no me ha resultado aburrida en ningún momento, aunque sí irregular: tenía pasajes especialmente inspirados mientras que en otros notaba algo de torpeza –sobre todo en los diálogos, como forzados-. A veces los personajes resultan un poco maniqueos, siendo o muy malos e inmorales o muy buenos. Sin embargo, el periodo de vida en Horton y su relación con la señorita Murray me han resultado especialmente interesantes, moralinas aparte. Una novela que merece la pena, aún más si sois capaces –no como yo- de dejar a un lado prejuicios y comparaciones inútiles. Interesante.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 1 voto · @Maria le ha puesto un 6 ·

Comentarios