SIMPLE por Tharl

Portada de EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA

Se suele confundir el término simple con sencillo. Sencillo no viene ligado a mediocre, simple sí. Sencillo es claro, conciso, llano, sobrio, y puede llegar a ser producto de un gran talento. Simple es burdo, vacío, hueco, y producto de la mediocridad.
“El caballero de la armadura oxidada” es simple.




Nótese que me refiero tanto al contenido como al continente –y si hubiera fondo al fondo-. Me cuesta acallar el calificativo de “basura de autoayuda pseudopsicológico”. Pero su superficial e insultantemente explícito “fondo” moral es de la escuela llamada Hollywood -cada vez más extendida a los libros-. Una vez más tenemos lo mismo que en Family Man, mismo tema, misma forma, siempre el mismo insulto a todo consumidor crítico –sí, el arte y más en este caso, es un producto dirigido a un consumidor cada vez más grande-. Suerte que queda poco criterio y poca gente para conservarlo.

A todo consumidor le recomiendo esta historia con “moraleja”. A todo lector le sugiero evitar dicho padecimiento e insulto.

Escrita hace 10 años · 4.5 puntos con 4 votos · @Tharl le ha puesto un 1 ·

Comentarios