NACIONALISMO RUSO por sedacala

Portada de TARAS BULBA

Me parece que si quiero enterarme bien de cómo escribía Nikolai Gogol, tengo que leer ALMAS MUERTAS, no va a haber mas remedio; porque TARAS BULBA no me parece que sea una novela, que represente bien el conjunto de su obra. Desde luego que en ella está Gogol, pero tiene que haber muchos más perfiles de este escritor, que no están aquí reflejados.

La curiosidad y la facilidad de leer un libro de 170 páginas, fueron los señuelos que me llevaron a leer TARAS BULBA, antes que cualquier otra obra suya. Y cuando digo, la curiosidad, me estoy refiriendo a la película de 1962 que recuerdo haber visto con quince años o así. Me entero de que fue rodada en La Pampa, cerca de Salta. Y recuerdo, unos amplísimos paisajes que simulaban muy bien ser Ucrania. Allí estaban un Yul Brynner perfecto como Taras y un Tony Curtis totalmente imperfecto como su hijo Andrí, y unas luchas muy propias del cine de aventuras de aquella época y supongo, cualquiera se acuerda, que se distorsionaba la historia de la novela a gusto de los guionistas yanquis, como ocurría tan a menudo.

El caso es, que el tono épico del asunto es evidente, y también lo es su nacionalismo desbordado. Jamás pensé, que los pobres polacos, nación esta, constantemente vapuleada por sus poderosos vecinos, pudieran ser tan canallas como aquí aparecen. Y lo cierto, es que en la propia novela se cuentan cosas de los cosacos que son terribles, borrachos, pendencieros, auténticos matarifes; pero el autor los perdona bondadosamente y al final ellos son los buenos y los polacos, unos miserables.

También me cuesta diferenciar entre cosacos y ucranianos, no se sabe sí primero fueron los cosacos y luego se fueron convirtiendo en ucranianos conforme se civilizaban un poco; o sí ya de partida eran grupos diferentes que se fueron asimilando. Sea como fuere ambos grupos parecen identificarse con lo ruso; entonces eran un solo país, ahora no lo son… Rusia, Ucrania, los cosacos, un lío; ya me iré enterando.

Gogol era ucranio, que así, también se dice; pero escribió en ruso. Y le imprimió a este libro un lustre, de historia de aventuras tardo medievales, en el que encaja muy bien el lenguaje sonoro, vibrante y combativo. Las batallas se describen, casi como las describe Hollywood, es decir recreándose en las suertes guerreras, que hacía tiempo que no leía yo algo con tanta espada; sin hacerle ascos además, al dramatismo más sanguinario; las cabezas caen cortadas sin parar y los caballos arrastran con una cuerda al enemigo desollándolo sin piedad.

Es decir y resumiendo, que el estilo en su conjunto es de un romanticismo notable, Tenía yo buenas referencias de su autor como comparable a los mejores autores rusos del siglo y este libro a la vista de sus características, no es, como decía al principio el más adecuado para comprobarlo; solo toca su faceta más genuinamente romántica. Pero, ha sido una lectura curiosa e incluso simpática, a pesar de que esos nacionalismos a ultranza, no son precisamente lo más adecuado para caer bien, pero así y todo, cae bien.

Escrita hace 10 años · 3 puntos con 3 votos · @sedacala le ha puesto un 7 ·

Comentarios