¿QUIÉN QUIERE "UN MUNDO FELIZ? por Tole

Portada de UN MUNDO FELIZ
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

¿Quién quiere un Mundo Feliz"? Yo no sé para qué pregunto, si ya vivimos en uno. ¿Quién ha dicho que Huxley sea un escritor? Por favor, este señor se merece el título como mínimo de profeta. Sorprendentemente plantea en su novela temas científicos que no se pensaban en la época, pero sólo por eso no se merece el título. Se lo merece por acertar cómo iba a ser la sociedad del futuro, el mundo feliz en el que vivimos. Sí vivimos en un mundo feliz, y quien no se lo crea es porque es ciego. ¿Cómo que habitamos en un mundo feliz? Empecemos con el soma, algo que me llama mucho la atención. Yo no soy un experto en drogas, afortunadamente, por eso no se sí existe el dichoso soma, pero sí conozco otras drogas que nuestro maravilloso Estado permite: el alcohol. Nombres distintos; misma función. Hoy en día la única esperanza para muchos jóvenes es ese líquido especial que acaba con todos sus defectos, les ayuda a socializarse y los convierte en personas felices. Patéticamente niños menores de 14 empiezan a consumir este tipo de droga, niños sin esperanza, sin valores, producto de una sociedad muy civilizada, claro igual que la sociedad del año 600 y pico después de Ford. Nuestra sociedad es la introducción a esa utopía o distopía, llamémosla como deseamos, en nuestra sociedad todo el mundo es feliz, pero muy pocos conocen la verdadera felicidad, en nuestra sociedad miramos a lo superficial, despreciamos al interior de las personas, igual que despreciaban a Bernard. ¡Qué vanos somos!. Esto no va por bien camino y desafortunadamente llegaremos al Mundo Feliz. Pero no es la felicidad lo que queremos entonces ¿cuál es el problema?, yo por lo menos no quiero esa felicidad, que te da el bienestar, yo quiero conseguir una felicidad libre, una felicidad que se fundamente en sueños, en esperanzas y desesperanzas e incluso en dolor, no en identificarme como uno más sin entidad.

Un aspecto de esta novela que me llama muchísimo la atención es la promiscuidad, aunque no sé por qué me llama la atención. Supongo que en 1930 este libro habría sido un insulto contra la moral sexual, pero y ¿ahora es atrevido? Yo creo que no el sexo apartado del amor es algo muy cotidiano en nuestra sociedad, eso se llama pornografía, y al igual que en la novela, son personas intentando imitar a animales y dándole al sexo una definición deshumanizante que acaba con todo lo bello que pueda tener éste. La pornografía es una gran industria, hoy día cualquiera que sepa utilizar internet puede acceder a ella sin problemas (y ¿quién no sabe utilizar?), pero no nos vayamos tan lejos, en la inocente televisión utilizan a este tipo de sexo inmoral para ganar audiencia, incluso contratan a mujeres operadas estéticas; y como consecuencia los medios dejan una sociedad unos valores superficiales, que se centran en la imagen, y no en la personalidad de las personas.

Otro tópico que encontramos en nuestra sociedad es la injusticia entre dos mundos, mientras que aquí se invierte millones y millones en conseguir una falsa inmortalidad en los países más desfavorecidos las personas mueren por enfermedades que ya ni existen en occidente, no se respeta el principio de justicia al igual que ocurre en la novela de Huxley.

Yo no sé si vosotros, pero yo por lo menos, estoy harto de este mundo feliz en el que vivimos ahora, yo creo que me voy a una isla, donde pueda vivir libre y por tanto elegir el tipo de felicidad que yo desee para mi vida. Sin que un gobierno decida lo que yo voy a ser en la vida, bueno nuestra mundo actual gana puntos, por lo menos no es tan malo, o quizá sí. Lo que pasa que en lugar de utilizar la hipnosis, con nosotros utilizan la publicidad para que consumamos lo que a los de arriba les convenga.

Yo ya tengo los billetes mañana parto quién se apunta a desertar de este mundo feliz que sorprendentemente se parece más a la distopía de nuestro no escritor pero sí profeta: Aldous Huxley (me gustaría que viera el mundo del siglo XXI)

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 3 votos · @Tole le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Tharl hace 10 años

:)

No tiene demasiado que ver con tu reseña, pero me resulta realmente curiosa la anecdota:
En una carta enviada por Huxley a Orwell, fechada en el año 1949, justo antes de que Orwell muriera, Huxley le escribía: “En el curso de la próxima generación, creo que los amos del mundo descubrirán que el condicionamiento infantil y la narcohipnosis son más eficaces como instrumentos de poder que los garrotes y los calabozos (...) podrá desarrollarse una guerra biológica y atómica a gran escala; en cuyo caso tendremos que soportar pesadillas de otro género, apenas imaginables”.

Dejando al lado lo puramente anecdótico del sano "pique" entre ellos por ver quien tenía razón, ¿vosotros que pensaís? Hasta que punto se ha cumplido y se puede cumplir la profecia de Huxley? Y la de Orwell?

@Tole hace 10 años

Pues yo creo que se ha cumplido, es más, cuando terminé la novela pensé que los amos de este mundo (los grandes empresarios capitalistas y sus colegas los políticos) la han utilizado para manipular la opinión de los ciudadanos, sólo hay que ver la televisión.
Por un lado la televisión a diferencia de el papel sirve mucho para manipular, las imágenes de televisión que pasan tan rápidas al espectador no le da tiempo reflexionar sobre ellas, sólo las recibe y punto, esto me recuerda a Fahrenheit 451. Si nos centramos en la televisión vemos las noticias, cada día son más estúpidas y más intrascendentes lo único que buscan es distraer a la audiencia y evadir a las personas de la realidad, vamos lo mismo que hace telecinco con sus asquerosos programas. Según mi tío y pueda que tenga razón el gobierno la paga a telecinco para entretenera a la gente. La verdad que es una buena hipótesis.
Hombre tanto como narcohipnosis no pero sí manipulación de información que viene a ser lo mismo, a mi me gustaría que vierais los libros de ciudadanía que se estudian en los institutos, son un claro ejemplo.
Otro aspecto a destacar son los periódicos, se centran sólo en contar la realidad desde su propio punto de vista, llega a un punto que nos aferramos tanto, que creemos lo que nos dicen sólo porque lo ha escrito funalito y no porque hayamos meditado el contenido de este, realmente nos encanta escuchar lo que nos gusta, y eso lo aprovechan los amos de este mundo al igual que lo aprovechan los dirigentes de Un Mundo Feliz.

@Tharl hace 10 años

Yo la verdad es que creo que nuestra sociedad es una especie de quimera con lo peor cada distopía, la sociedad del entretenimiento y odio a la cultura de Bradbury, la manipulación política e informativa de Orwell y el adormecimiento de mentes de Huxley -de éste último creo que es de quien menos han tomado, a lo mejor habrías salido ganando de no haber sido así-. A esto se le suma una hipocresía que deja en ridículo la época victoriana y Voilé! Tenemos occidente del s.XXI y lo peor es que poco a poco volvemos a la distopía decimonónica de "El talon de Hierro" (Jack London) en el que las oligarcas empresas toman el poder cada vez más directamente y oprimen al trabajador eliminando la clase ciudadana.

@Tole hace 10 años

Todo eso es horroroso, lo peor es que es la realidad, a dónde vamos a llegar....

@Diana_Lane_Morgendof hace 6 años

Hola amigo, muy buena tu reseña, en cuanto a lo del sexo eso está claro, se practicaba con tanto exceso que ya dejar de tener significado y simplemente era una experiencia vacía, un poco lo que pasa ahora cuando hay gente que hasta primero practica el sexo y después se preguntan sus nombres, si es que acaso lo hacen, ¿no crees?.