¡UN OJO QUE ME MIRABA! por Maria

Portada de UNA CASA EN ALQUILER

Una novela para disfrutar. Una gozada para todo aquel que disfrute con una buena historia al más puro estilo Dickens (aunque la novela está escrita a cuatro manos, la voz que más se percibe es la de Dickens, que probablemente como dueño de la revista, coordinó los esfuerzos). Escrita para el numero especial de Navidad de la revista literaria de Dickens, ‘Household Words’, se trata de una historia en la que caben varios géneros y estilo, casi me atrevo a decir que cada uno de los géneros y estilos que dominan los autores que colaboran: Ellizabeth Gaskell pone su buena mano para crear una historia íntima y doméstica, Wilkie Collins su capacidad para las tramas imposibles y los atajos de la ley inglesa de su época y la poetisa Adelaide Procter -desconocida para mí hasta el momento, aunque ha sido un descubrimiento muy interesante- su lirismo. Y Dickens, por supuesto, que vuelve al tema del circo, tema que recuerdo de su “Tiempos difíciles”. Juntos componen cuatro historias, las de los cuatro habitantes de la misteriosa casa en alquiler que le roba el sueño a Sophonisba, empeñada en descubrir el misterio a través de sus dos fieles amigos, celosos el uno del otro y cuya historia –escrita por Collins y Dickens- entronca y vertebra los cuatro relatos ya mencionados. Y culminan en un final, a mi parecer, maravilloso e inesperado.
En mi opinión, una pequeña maravilla. La única pega que le pongo es que el grandísimo personaje de Sophonisba –o Sarah, como prefiere ella- y el divertido dúo que forman Trattle y Jarber quedan algo desaprovechados a favor de las historias secundarias, pero es inevitable.
Lo dicho, para leer y disfrutar.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 3 votos · @Maria le ha puesto un 8 ·

Comentarios