¡SERIEDAD!, SE TRATA DE NEGOCIOS por Maria

Portada de SEÑORA O SEÑORITA

He acudido a Wilkie Collins porque necesitaba una lectura que consiguiera distraerme en los poquitos ratos en los que podía coger un libro, y Wilkie Collins no me ha decepcionado. Una historia de intrigas, mentiras, villanos y todo escrito con la maestría con la que se mueve Collins en el género.
Sin embargo, aunque parte de las mismas premisas, es lo mismo pero no es igual. Le falta algo del lustre de otras novelas del autor; no he conseguido diagnosticar cual es el fallo, y he llegado a la conclusión de que simplemente es una obra menos (término que detesto, pero que creo que se ajusta a la ocasión). Hay un villano, pero el villano no tiene el carisma del conde Fosco, hay una heroína, pero no es tan resuelta como Anne Silvester o Rachel Verinder, y un enamorado, pero no tan interesante como Franklin Blake.
Sin embargo la historia cumple su cometido, y aunque el final me ha resultado un poco anti climático y previsible (sobre todo si lo comparo con otros finales de novelas de Collins, como el de “La piedra lunar”), se lee con gran facilidad y resulta intrigante. Me hubiera gustado que le diera más cancha a personajes como las tres hijastras de Lady Winwood o Thomas Wildfang, pero imagino que es difícil en un relato tan corto. A los aficionados al estilo y al buen hacer de Wilkie Collins, les gustará. Y a los que no le conocen, les recomendaría empezar con otra obra del autor y, si han disfrutado con ella, volver a esta novelita corta, que no les robará mucho tiempo.

Escrita hace 10 años · 3.8 puntos con 4 votos · @Maria le ha puesto un 6 ·

Comentarios