JACTANCIOSO Y SEGURO DE SUS DOTES por sedacala

Portada de EL ALEPH

Esta era una asignatura pendiente, y ya la he superado, pero, no sin soportar un cierto peaje como contrapartida. El Aleph que tan brillantes votaciones disfruta en los foros, ha sido, por momentos, uno de los libros más aburridos que he leído.

Curiosamente, algunas de sus historias, me han resultado especialmente gratas, bien escritas, con esa precisión casi matemática con la que Borges plantea sus sesudas sentencias. Pero sólo algunas. En otras, la mayoría, sin duda también perfectamente escritas, la precisión de sus reflexivas frases adquiere unos grados de retruécano y complicación tales, que para mi percepción modestamente limitada, se convierten en muros infranqueables. Y parece que en estas últimas y mas frecuentes historias, se recree en la jugada, como esos delanteros jactanciosos que seguros de sus excepcionales dotes, resuelven el último regate con otra nueva finta que deja boquiabiertos a los espectadores y humillados a los defensas.

Así, sus sentencias, sus frases complejísimas, sus elaborados razonamientos encriptadas en uno o dos renglones, su escasez de información al lector sobre una narración, de la que éste no tiene casi datos, por estar recién empezada. Todo ello se convierte en una maravilla de texto, riquísimo, tremendamente elaborado, profundo, genial, no sé como decirlo, se me acaban los adjetivos, la lectura perfecta para el lector más inteligente. Pero sólo para él.

Para mi insufrible, así ha de parecerte necesariamente si no alcanzas esa talla de lector avezado. Y sencillamente, me aburre.

Se podría objetar a este planteamiento mío, que una lectura de este calibre requiere un cierto esfuerzo, una cierta entrega, pero ocurre lo siguiente: Mi lectura de un libro cualquiera, es lenta y trabajosa hasta que alcanzo un nivel de información sobre lo que se me está contando, que me permita relajarme, cosa que me suele ocurrir entre la página 40 y 80. Sí tuviese que leer todo el tiempo en esas condiciones, solamente ojearía el periódico y alguna revista, tal es el grado de esfuerzo que me requiere la lectura larga en sus comienzos.

Pero, por suerte o por desgracia, a partir de ese número de páginas, empiezo a disfrutar, a pesar de proseguir con mi lectura descuidada. Entiendo que lo que empieza a ocurrir, a partir de ahí, es que la mayor información adquirida, permite, a pesar de esa actitud desatenta y leyendo muy rápido, conseguir una captación adecuada o cuando menos suficiente, de lo que está contándome el escritor. Así leo, y así disfruto con lo que leo. La avalancha de información que atraviesa mi cerebro, no va siendo desmenuzada y filtrada, como creo que hacen la mayoría de los lectores. Simplemente, pasa por allí y al pasar deja un poso, que es con lo que me quedo, es lo que saboreo y es lo que me gusta o me disgusta.

Quiero decir concisamente, que lo que capto de un texto son sensaciones, flashes, impresiones (los impresionistas querían captar impresiones de la realidad, no la imagen real contenida en la retina).

No sé, que proceso seguirán otras mentes, la mía sigue el que he descrito. Pero las mentes que han disfrutado leyendo El Aleph, es seguro que siguen un camino diverso del mío, intuyo que mucho mas cerebral y analítico, porque una perfecta comprensión de lo leído es necesaria, como punto de partida, para desde ahí disfrutar de la abrumadora erudición, profundidad de pensamiento y lirismo inagotable, que contiene la prosa de Borges.

Pero, en ese escenario no está Sedacala. No le es posible. Ese es el peaje que decía al principio. Solamente en algunos relatos, llegué a atisbar su mérito. Así, El muerto, Deutsches Requiem o El Zahir, pasaron bien. El resto, intragable.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 5 votos · @sedacala le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@Hamlet hace 10 años

Buena e intachable reseña como siempre Sedacala. En el sentido de que explicas con claredad el porqué de tu apreciación sobre la obra que comentas y en ese sentido es difícil objetar nada, ya que no intentas emitir un juicio sobre la obra sino tu juicio personal e intransferible. Eso es lo que en definitiva hacemos todos, aunque a veces aspiremos a trascender a la mera opinión personal buscando un atisbo de verdad (por algo intentamos argumentar las opiniones), de valoración más o menos objetiva de la calidad de la obra que reseñamos.
Espero seguir leyendo reseñas tuyas porque verdaderamente son muy interesantes, aunque la valoración que podamos hacer del libro difiera. Por cierto, cuando citas las únicas que te gustaron un poco te dejas EL INMORTAL y LA CASA DE ASTERIÓN, que son de mis favoritas. Eso si que no te lo perdono. jaja. Ya sabes que es broma. Además me encanta leer opiniones tan contrarias a la valoración mayoritaria y a la vez tan fundamentadas. Un saludo amigo.

@sedacala hace 10 años

Pues la verdad, es que yo de Borges había leído HISTORIA UNIVERSAL DE LA INFAMIA y aunque le había puesto un 4, no recuerdo haberlo llevado tan cuesta arriba como ahora, por lo que tenía esperanzas de poder con EL ALEPH. Pero juro que no he podido. En otros casos parecidos (recién, LA INVENCIÓN DE MOREL) mi incomprensión se traducía en una pésima valoración. En este caso no ha sido así, de verdad que he visto claro que Borges es muy bueno en su manejo del idioma. Pero mis votaciones las debo y las quiero otorgar en función, de mi apreciación particular y el 4 se ajusta a eso. Créeme, que sí no hubiera apreciado su gran calidad, le habría puesto menos nota. Pero una cosa es apreciar su calidad y otra muy distinta, estar en condiciones de disfrutarla. La lectura de la mayoría de sus relatos, ha supuesto para mí, un esfuerzo arduo y estéril.
Un saludo, y gracias por tu comprensión.

P.D. Un día de estos, voy a coger EL REY LEAR...

@Kementari hace 10 años

Nooooooooooooo. ¡No nos desvirgues "El rey Lear" ;-)

@sedacala hace 10 años

Ya lo está

@Kementari hace 10 años

Cagontó. Leamos.

@Tharl hace 10 años

Fantástica reseña, no me he leído el libro espero estoy con Hamlet en lo sumamente interesante que resulta conocer el proceso mental y de lectura que lleva a uno a dar su valoración.

Por cierto, me ha sorprendido tu forma de leer, te esperaba mucho más analítico =) De hecho por lo que dices no sé si me gustará el libro. Mi forma de leer es parecida a la tuya, en cuanto a las impresiones sobre todo.

@sedacala hace 10 años

Cada persona es un mundo y a veces nosotros mismos no sabemos como somos. Si, leo más o menos como he descrito en la reseña, pero no por no ser analítico, que efectivamente tiendo a ello, sino por una limitación impuesta por mis facultades, me fallan claramente los reflejos a la hora de coger dobles sentidos o desentrañar frases complejas, esa y no otra es la razón por la que no puedo con ciertos autores, como Borges. Pero a la vez te digo, que no creo justo cargar con toda la responsabilidad de esa dificultad de captación mía de esos autores; ellos mismos deberían llevarse la cuota de responsabilidad que les corresponde en ese fracaso. Por que ¿Soy acaso un lector poco aplicado? No lo creo, pongo mucho de mi parte y si así y todo no sale bien la cosa. ¿No tendrá algo de culpa en ello el autor en cuestión que solo escribe para listos?

Pues si, soy analítico, y a la vez poco espabilado, además saboreo más que otras cosas las sensaciones y también, como le decía hace poco en un comentario a un sorprendido Faulkneriano, soy un empedernido sentimental; todo eso y seguramente algunas cosas más, que aún no he llegado a descubrir.

@_567_ hace 10 años

Totalmente de acuerdo con tu reseña @sedacala, un libro tremendamente sobrevalorado, aburrido e infumable a partes iguales. Menos mal que es cortito, supongo que por eso conseguí acabarlo en su momento, aunque esa densidad de prosa que roza lo metafísico escape a mis sentidos (algo similar me ocurrió con la odisea de Kubrick, que le vamos a hacer...). "El inmortal" y "Deutsches Requiem" por salvar algo...

@BriGid hace 10 años

La verdad que hace nada vi la cantidad de diversas y variadas opiniones sobre este libro y todo ello despertó en mi una grandisima curiosidad por leerlo, nunca leí nada de Borges visto lo visto en SdL pensé comenzar por este ejemplar suyo y comentarlo para dar mi humilde opinión, pero viendo que no es una novela sino ¡¡relatos!! tal vez tire la toalla...tal vez no, ¡seguro!