EL UNIVERSO IDEALIZADO DE TAGORE por sedacala

Portada de LAS PIEDRAS HAMBRIENTAS

Leer a Tagore es entrar en un mundo de sensaciones múltiples. Sus testos, rebosantes de sensibilidad, contienen lo necesario para establecer reflesiones de todo tipo. ¿Era moderno en su ideología, o era tradicional? Me lo pregunto, para saber su posición ante cuestiones como, el papel de la mujer en la sociedad, el sentido que tiene el sistema de castas, su visión de la miseria y la riqueza, de la justicia y la injusticia en una sociedad cuasi medieval, y así muchos otros temas similares.

Leyendo sus cuentos, parece decantarse en todas esas cuestiones del lado del débil, del lado de la sensatez frente a los prejuicios y frente a la injusticia de las ideas ancestrales que todo lo contaminan. Esa es la sensación que uno saca, pero no llega a ser convicción en ningún momento, por que tampoco se define, simplemente da la sensación. Y ahí me cabe la duda, de si su posición es la de un reformador o la de un simple espejo de la sociedad en la que vive, dando, con su reflejo, testimonio a modo de notario fiel, pero, no comprometido.

Su escritura, decía, esta llena de sensaciones y aunque no descubren bien cual es su visión frente al mundo complejo de la India, permiten disfrutar enormemente, olvidando el siglo en que vivimos, olvidando que es la India donde estamos y sumerjiéndonos en un universo idealizado en el que las cosas son, como son y poco podemos acer, mas que dejarnos llevar por la bondad o la maldad, por la virtud o la desverguenza, por el ser o el no ser, por… yo que sé, que estrañas sensaciones de un mundo que ya no esiste, pero que sin duda esistió, como lo atestiguan los sueños salidos de lo más profundo de nuestro subcosciente. Sí, ese mundo fue real, en alguna parte, o alguna época lejana, esistió. Y allí reinaba la sensibilidad más esquisita junto al odio, la lujuria, la crueldad, la avaricia y tantos otros sentimientos dulces y amargos, que ambos sabores se combinan en sus istorias. De manera que sus cuentos no son poesía, sino prosa, pero una prosa sentida, muy sugerente y de un gran lirismo, que es, está claro, la obra de un poeta y permite soñar con la lejana esistencia de otros mundos posibles.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @sedacala le ha puesto un 8 ·

Comentarios