PARA AQUELLOS QUE AMAN, NO PARA LOS DEMÁS por Maria

Portada de LA HISTORIA DE TRISTÁN E ISOLDA

La nota dada es más a la esforzada traducción del francés antiguo y, sobre todo, reconstrucción del poema por parte de Joseph Bédier: es un trabajo titánico y de verdadero amor por el poema (por las letras en general) el que hace este autor de finales del siglo XIX que consigue escribir lo mucho que falta como si fuera un autor del siglo XII. Arqueología literaria pura. No puedo más que sentir respeto y admiración por él.
En cuanto al poema, es bien sabida y conocida la historia. Como todos los poemas de esta época, es una historia transmitida oralmente y puesta por escrito por un autor (en este caso, por Beroul, que es de quien toma la mayor parte del texto Bédier, pero hay muchas otras versiones, algunas perdidas) tiempo después; lo que produce unos curiosos anacronismos y el relato baila entre el mundo bárbaro de los primeros años de la alta Edad Media, e incluso con detalles que los autores primitivos tomaron de los mitos greco-latinos, hasta el siglo XII de Béroul. Un contraste muy curioso y digno de observar.
En cuanto al relato en sí, quizás aprecio más su valor como precedente literario de tantísimas obras posteriores. El poema es hermoso, no cabe duda, y la historia mágica (literalmente, en este caso), y sin embargo a nivel literario me ha decepcionado un poco. La primera parte se lee de un tirón, pero cuando hacía la mitad, el ritmo se pierde y se deslavaza cayendo en numerosas repeticiones (que entiendo que son para que entendamos la naturaleza de este amor casi enfermizo, pero que ralentizan demasiado una historia que es demasiado corta como para soportar estos frenazos); la buena noticia es que remonta al final, sobre todo, sin desvelar nada, en la última página.
Un libro que merece la pena ser leído por muchos motivos, los ya expuestos. Muy interesante.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @Maria le ha puesto un 7 ·

Comentarios