LA VOZ PERDIDA por Maria

Portada de HEROIDAS

He disfrutado como una enana leyendo las 21 cartas de las heroínas. Me repito, pero es algo que siempre me viene a la cabeza: lo vivos y lo actuales que son los sentimientos que expresan las heroínas (y los tres hombres que también firman cartas en esta colección); la belleza y la sinceridad está perfectamente equilibrados. Son sentimientos dramatizados por el género, pero no son sentimientos falsos.
He disfrutado con las 21, pero con unas más que con otras. A mi gusto, las mejores cartas son la de Filis a Demofonte y la de Cánace a Macareo; a pesar del tema del incesto, que siempre causa rechazo, es de todas las cartas la más dura y la más poética. La más triste también, claro, pero preciosa. De las cartas dobles, las de Hero y Leandro. Porque el autor administra los datos y las imágenes, dejándote conocer el final sin escribirlo expresamente (aunque yo, gracias a la edición, y los lectores contemporáneos, por conocer el mito; sabemos el final creo que si se supiera, se adivinaría sin demasiados problemas). Todas son fascinantes para cualquier amante de la mitología clásica, en cualquier caso.
Hay que alabar el talento de Ovidio para transmitir estos sentimientos y para dotar de voz a estas mujeres que son poco más que personajes secundarios en los relatos épicos de la mitología, eso en el mejor de los casos, simples espectadoras en la mayoría y protagonistas en algunos. Mujeres que participan en los grandes poemas épicos apenas como atrezzo (Briseida), protagonistas de su historia (Medea) y otras que son más desconocidas (Enone o Hermíone) consiguen al fin que veamos la historia desde su punto de vista. Muy interesante, la verdad.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @Maria le ha puesto un 9 ·

Comentarios