EN EL CALOR DEL VERANO por Hamlet

Portada de AGOSTINO

AGOSTINO ha sido la primera novela que he leído de Alberto Moravia y, atendiendo a lo visto, probablemente no será la última de él que lea. ¿Por qué? Pues esencialmente porque me da la impresión de que he topado con un escritor clásico, en el buen sentido del término, que es capaz de narrar con ritmo, pero sin prisas, bellamente, pero sin sensiblería barata ni figuras vacías, la evolución espiritual de un personaje. En AGOSTINO, Moravia relata el brusco y contundente despertar a la sexualidad y a las crudezas de la vida de un niño rico, que hasta la fecha ha vivido preservado por su madre, una atractiva y distinguida viuda, en un mundo sin matices de luz e inocencia. Casualmente Agostino, que es el nombre del niño protagonista, topará, un caluroso día de playa, con Berto, un niño de extracción social baja, que junto con sus amigos le descubrirá un mundo nuevo para él, repleto de experiencias dolorosas pero no exento de cierta fascinación, donde abundan las sombras y del que ya no hay retorno.
A destacar la sensualidad y precisión de la escritura de Moravia, que evoca y recrea de forma cautivadora ese remoto verano, repleto de experiencias para el protagonista y de momentos literarios memorables para el lector. Además, como el verano, es una novela breve pero intensa.

Anécdota: AGOSTINO fue prohibida en Italia por los fascistas en el momento de su aparición. Probablemente por su omnipresente componente sexual. Por suerte para las generaciones venideras no se perdió.

Escrita hace 11 años · 4 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 8 ·

Comentarios