UNA SÁTIRA SOBRE LA ESTUPIDEZ DE LA AMBICIÓN HUMANA. por GoodyAlien

Portada de LA GUERRA DE LAS SALAMANDRAS

Esta es la obra maestra del gran escritor checo, aunque es más conocido porque en una obra de teatro co-escrita en 1921 con su hermano apareciera por primera vez el termino 'robot' tal y como lo conocemos actualmente.


La guerra de las salamandras fue publicada en 1937 y es una critica a la ambición y los absurdos sistemas políticos y sociales humanos. La acción se sitúa en una época indeterminada, pero que bien podía ser el presente en el momento en que se escribe. Esto es una de las diferencias fundamentales respecto a otras dos grandes obras, más famosas, con las que se suele comparar: '1984' y 'Un mundo feliz', que
son distopías situadas en un tiempo futuro.

La otra gran diferencia que veo yo es el tratamiento del autor hacia la historia. En el caso de Capek, el humor y la sátira más despiadada con la sociedad humana es en sus manos la forma de intentar despertar conciencias.

La historia comienza cuando una insólita subespecie de salamandras es descubierta por casualidad por un veterano y noble (a su sufrida manera) capitán de barco, en una isla perdida por el Pacífico. Este grupo de salamandras demuestra rápidamente ser capaz de utilizar herramientas y de comunicarse, y el capitán se da cuenta rápidamente de lo útil que podrían ser para conseguir ostras y extraer de ellas las preciadas y valiosas perlas. Si no fuera porque las pobres salamandras se encuentran indefensas ante los grandes tiburones que rondan por la isla y las diezman... El capitán al principio contrata a un experto cazador de tiburones para que vele por las salamandras, pero no tarda en darse cuenta que las salamandras aprenden muy rápido, y resulta mucho más eficaz repartir cuchillos entre las trabajadoras salamandras...

El capitán es solo el primero de muchos en darse cuenta de la utilidad de los sufridos tritónidos, y cada vez se van introduciendo nuevos nichos en los que resultan beneficiosas, cambiando de forma definitiva en una espiral tremenda la sociedad humana, e incluso el planeta entero.

Capek aprovecha para criticar la esclavitud, el capitalismo, el comunismo, el egoísmo, la ambición desmedida, la búsqueda del beneficio por encima de todo, la pérdida del sentido de lo humano. También de los estados dictatoriales, pero yo no veo aquí una crítica directa al nazismo, como se comenta, supongo que por la época. El tipo de debacle al que lleva el tratamiento que hace la humanidad del descubrimiento de una nueva especie inteligente compartiendo su planeta está guiado por emociones y estupideces humanas comunes a cualquier época. No hay más que vernos actualmente.

Y bueno, también habla de cómo pequeñas decisiones que parecen inocentes en su momento, como abrirle a alguien la puerta, o no, pueden llevar de forma inesperada a situaciones realmente desesperadas.

Escrita hace 11 años · 4.7 puntos con 3 votos · @GoodyAlien le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@arspr hace un mes

Es curioso, una reseña de hace 11 años con la que estoy de acuerdo al 100%

Pero es que si fuese de hace 45 años creo que ocurriría lo mismo. Como con el libro, con casi en siglo a sus espaldas y tan fresco como el primer día. Y su mensaje y sus imágenes tan aplicables como siempre.

Chapó. Esto es lo bueno de la ciencia ficción si se hace correctamente. Que es una fábula atemporal. El hombre es hombre y siempre será hombre, tan previsible, tan propenso a tropezar una y otra vez en la misma piedra. (Incluso disfrazándose de salamandra en el delicioso final).

A mí además me ha encantado ese tono de sátira, de opereta, de librillo menor que impregna todo el libro. Claro ejemplo de lobo con piel de cordero. Y es que si te van a sacar las miserias a la cara, mejor hacerlo con una sonrisa que no mustio y triste como ocurre en general en los libros distópicos.

En su debe: pues que obviamente en temas secundarios se le nota un poquito el paso del tiempo. Por ejemplo quizá en el trato a la mujer. Pero claro, ese mismo paso del tiempo hace que mucha de la mala leche que tiene pudiera ser casi impensable en estos tiempos. Por ejemplo tiene mucho mérito como cuela momento sí y momento también alegatos antirracistas y anticoloniales haciendo justo lo contrario: a través de soflamas y escenas donde se normaliza completamente este hecho. Y no digamos la mala leche de la "salamandra del Norte" a meros tres años del comienzo de la II Guerra Mundial.

Muy, pero que muy buen libro, tremendamente recomendable. Insisto solo por el último capítulo, con su cierre como metahistoria, y los inmediatamente anteriores discursos del Chief Salamander ya merecería la pena.

@GoodyAlien hace un mes

Gracias por recordarme que hace 11 años (o algo mas, creo que la reseña la públique antes en otro sitio), era capaz de escribir y ordenar mis ideas mucho mejor que ahora :P

@arspr hace un mes

¿Quién ha dicho que las ideas desordenadas no valgan?