DE LECTURA IMPRESCINDIBLE por GoodyAlien

Portada de LA GUERRA INTERMINABLE

Uno de esos clásicos de ciencia ficción, que como '1984', 'Un mundo feliz' o 'Farenheit 451' debería ser leido por todo el mundo. Joe Haldeman utiliza uno de los efectos más conocidos del desplazamiento a velocidades relativistas (cercanas a la velocidad de la luz) para lo que es en realidad una crítica a uno de los grandes vicios de la humanidad. Es algo que llevamos toda nuestra historia sufriendo: la utilizacion del poder de los más fuertes en beneficio de unos poquitos, aunque haya que joder al resto del mundo. En este caso es una variante muy conocida: la de utilizar como excusa la necesidad de la defensa de nuestra patria para beneficio propio, ya sea para lucrarse, para eternizar en el poder la misma persona o gremio afín, o ambas cosas.

La historia es narrada por el soldado Mandella, recién reclutado junto con un pequeño grupo de élite intelectual y físico para ser preparados para una guerra que acaba de empezar. De los taurinos, especie con la que una humanidad que empieza a desplazarse por la galaxia se ha enemistado, se desconoce casi todo. Así que en realidad el narrador y sus compañeros son poco más que unos cobayas con los que se van ensayando nuevas armas, nuevas tácticas, mientras tratan de sobrevivir en sus encuentros en los planetas estratégicos de la guerra. Especies de peñón de Gibraltar, siempre desérticos y sin más utilidad que la estrategica.

El desplazamiento a casi la velocidad de la luz tiene efectos curiosos que Haldeman aprovecha muy bien para describir la evolución de los acontecimientos: Mandella y sus cada vez menos compañeros supervivientes van sufriendo como lo que para ellos son apenas unos meses, para la gente que se queda en tierra son años y décadas. Cada vuelta de una batalla supone cambios en las armas que pueden utilizar, en la sociedad de su tierra natal... incluso se va viendo cómo va cambiando el tratamiento de la sexualidad en la propia vida militar. Detalles muy interesantes en una sociedad que Haldeman ve muy igualitaria: el superior físico masculino tiene poco que contar cuando existen arneses amplificadores de potencia muscular, y a los militares se les castra químicamente para que las mujeres no tengan que preocuparse por dar a luz.

Resumiendo, una novela de un ritmo perfecto que se puede leer como historia de aventuras, pero que deja un poso tremendo. Lamentablemente, más de 30 años después de ser escrita, no ha perdido ninguna vigencia y continúa siendo totalmente creíble.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @GoodyAlien le ha puesto un 9 ·

Comentarios