ENTRETENIMIENTO DE CALIDAD por GoodyAlien

Portada de LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA

Una segunda parte muy digna de la famosisísima trilogía Millenium, el mayor fenómeno literario de masas de los últimos años.

Como tantos otros, cuando decidí dedicarle unos cuantos dias de mi vida a la lectura de este tocho, lo hice esperando sumergirme en una lectura interesante, incluso apasionante, que me haciera pasar un buen rato en el sofa, en la cama antes de dormir, o especialmente en una hamaca bajo un pino. Y lo cumple de sobras. La historia de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist se vuelve tan adictiva como en el primer volumen, aunque aqui el comienzo es más lento, y no hay planteado un misterio tan claro, sino una serie de sucesos encadenados cuya resolución positiva para nuestros heroes suecos preferidos parece algo practicamente imposible.

Obviamente, el desdichado Stieg Larsson no se iba a llevar jamás un Nobel de literatura aunque no hubiera tenido la desgracia de morir antes de ver publica obra. Pero los libros que me hacen perder horas de sueño y me convencen de que estoy mas a gusto perdido entre sus paginas que haciendo (casi) cualquier otra cosa, puntuan alto. Aunque su tecnica literaria no sea maravilloso, o sus tramas no sean el colmo de la originalidad o la verosimilitud


Además del propio interés por la trama y lo que les va pasando a los personajes, Stieg Larsson sigue dejando claro su conocimiento de los entresijos del periodismo, y también se dedica a señalar algunos problemas graves de la seguridad ciudadana y la libertad, tanto en el comportamiento de policias, de psicólogos, y otros funcionarios del estado.

En resumen: A todos los que les encantó el primer volumen, seguirán disfrutando con este, y si tienen cerca el tercer volumen, se lanzarán como posesos adictos a por él.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 1 voto · @GoodyAlien le ha puesto un 8 ·

Comentarios