BUENO Y AMBICIOSO, PERO LARGO Y NO DEFINITIVO por GoodyAlien

Portada de TIEMPOS DE ARROZ Y SAL

Kim Stanley Robinson es conocido sobretodo por la trilogía de Marte de colorines (Rojo, Verde y Azul), su hiperdetallada obra de ciencia ficción hard,casi un tratado científico de una próxima colonización y terraformación de Marte. 'Tiempos de Arroz y Sal' es una obra igual de ambiciosa, aunque recorre unos derroteros muy diferentes. En esta ocasión es una potente ucronía, cuya diferencia con nuestra historia surge a mediados del siglo XIV. Si en nuestra realidad la Peste Negra segó la vida de un tercio de la población de la Europa de la época, en la novela su efecto se vuelve todavia mas fulminante, y la práctica población de Europa desaparece. Y con ella, el Cristianismo, que queda relegado a unas pocas poblaciones aisladas o errantes, repartidas por el mundo, una religión minoritaria más, al estilo de los judíos o los zott (gitanos).

Partiendo de esto, nuestro ambicioso autor reescribe toda la historia, asumiendo que algunos hechos y descubrimientos son en cierto modo inevitables, y otros en cambio pueden ser variados: aunque Cristobal Colón no llegó a existir ni el imperio Español alcanzó el esplendor, otros acabarían alcanzando el Nuevo Continente, por casualidad o con toda la intención, tarde o temprano. El caso es que tras la desaparición del cristianismo, quedan 3 grandes religiones que representan a grandes rasgos las 3 posibilidades de una religión: un único dios (Islam), muchos dioses (India) o ninguno (China).

Además de la mera narración y descripción de la historia, el libro tiene una fuerte componente espiritual y social. Cada capítulo esta escrito desde el punto de vista de la religión o filosofía de los personajes protagonistas de ese capítulo, y va variando desde un guerrero mogol que ha de huir de su propia tribu por haber recorrido las aldeas sin vida arrasadas por la peste, hasta un activista político que trata de cambiar el sistema que considera injusto y desfasado, 600 años después, pasando por una tigresa que en el fondo tiene buen corazón, o por un esclavo africano secuestrado por barcos chinos.

Probablemente el mejor aspecto del libro es el conseguir que una historia de 700 años realizada a partir de las aventuras de individuos que viven y mueren sus cortas o largas vidas, tenga sin embargo unos mismos personajes que nos acompañan capítulo a capítulo. Kim Stanley Robinson utiliza el recurso del concepto budista de la resurrección de una manera brillante. Consigue que podamos ver en cada historia el alma de unos mismos personajes, diferentes cada vez, pero con una personalidad reconocible que da continuidad y te engancha la historia. Al finalizar cada capítulo, los personajes, miembros de un mismo jati o grupo, se dan cuenta de lo que han vivido, y reflexionan sobre sus progresos o la inutilidad de su lucha en la vida que acaban de pasar, en una especie de Limbo entre vidas llamado El Bardo

Tiempos de Arroz y Sal es una novela que siendo brillante e interesantísima en muchos aspectos, se acaba haciendo larga. Sus 700 páginas de condensado relato tienen muchísima documentación, pero una vez perdida la sorpresa de la tecnica narrativa resulta complicado mantener el nivel de admiración que el lector (o por lo menos yo como lector) tiene durante sus primeras 300 o 400 páginas. Lástima porque podría haber sido una verdadera obra maestra, y se queda simplemente en un buen libro.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @GoodyAlien le ha puesto un 7 ·

Comentarios