LA NO-CONTINUACION DE LA GUERRA INTERMINABLE, ENTRETENIDA, PERO JAMÁS BRILLANTE por GoodyAlien

Portada de PAZ INTERMINABLE

No, esta no es la continuación de la obra maestra La guerra interminable. Aunque desde la idea del libro hasta su propio título está claro que hay muchos puntos en común, no existe ni continuidad en la historia (ni siquiera estaríamos hablando de un mismo 'universo', por así decirlo), ni Paz Interminable es tan brillante. Sí es un buen libro, pero no consigue alcanzar la misma altura e interés, y al terminar sus páginas, te queda una cierta sensación de que todavía quedaba tela por cortar.

Si en la Guerra Interminable todo el libro estaba basado en la idea poderosa de utilizar el efecto de los viajes a velocidades casi lumínicas para reflexionar sobre los problemas de la sociedad humana, en Paz Interminable hay dos elementos tecnológicos que utiliza Joe Haldeman. Por un lado está la conexión total con otras personas, que comparten durante este proceso conocimientos, recuerdos y sentimientos, sin perder del todo su individualidad. A la vez, esta conexión se utiliza tanto para inmersiones en mundos artificiales (pura recreación), como para ser las mentes pensantes de pequeñas brigadas de robots manejados a distancia, con una capacidad de ejecución, maniobrabilidad y destrucción brutales. Un sorprendente efecto secundario de esta tecnología es la que llevará al desenlace de la historia.

La otra revolución es el desarrollo completo de la nanotecnología, y es la que provoca fundamentalmente la situación política y social del mundo que nos dibuja a trazos gruesos Haldeman. El efecto práctico de la nanotecnologia es una exageración de la situación actual: los ricos son mas ricos que nunca, y los pobres mas pobres en comparación. Por otro lado, las libertadas continúan reduciéndose a la par que la vida fácil pero adormecida de la minoría acomodada, como extrapolación también de hacia donde estamos yendo hace tiempo. La nanotecnologia de 'Paz Interminable' es semejante a una lampara mágica (aunque no lo describe así, claro) a la que únicamente hay que proporcionarle los materiales que necesita el objetivo a construir, para que la nanofragua ponga en marca sus nanoelementos para construir lo deseado. Sin embargo el uso de estas 'nanofraguas' esta controlado por los estados que disponen de ella, y los ciudadanos solo tienen acceso a ellas de modo limitado, según lo bien que se porten. No hay muchas diferencias con respecto al mundo actual en el fondo.

Como comentaba, Joe Haldeman utiliza estos elementos para reflexionar sobre la sociedad, especialmente sobre la empatia humana , extrapolando desde el momento actual hasta dentro de unas décadas, y no se muestra muy optimista. También deja que nos creemos nuestra propia idea sobre un grupo de idealistas que creen poder cambiar el mundo a mejor, aunque sea llevándose a muchos individuos por delante. Pero aunque el libro es entretenido y Joe Haldeman escribe muy bien, sus personajes aquí no llegan a engancharnos, y por lo tanto no hacen bien su función de guias por una historia un tanto farragosa.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @GoodyAlien le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 10 años

Joe Haldeman es, me temo, un escritor de sf de interés bastante limitado. Parte del axioma de los colegas del género de explotar a toda costa el éxito inicial. La guerra interminable era una buena novela, aunque mejorable, porque la idea central era buena, pero si la relees te das cuenta de que se quedó anclada en los contestatarios setenta (los aromas de la guerra de Vietnam son evidentes, como señala siempre la crítica)

El tema de los ricos cada vez más ricos por efecto de la tecnología aparece en otra novela suya, Compradores de tiempo, con resultados bastante pobres, discurseadores y vagos (una crítica muy descafeinada, como la de como Nancy Kress, si has leído algo de su serie de los Mendigos)

No me quedan muchas ganas de leer la continuación de Forever War (hay además otra, no traducida, Forever Free), y más después de leer tu reseña. No me gustó de Haldeman ni Compradores de tiempo ni otra, en apariencia más atractiva, Recuerdo todos mis pecados. de ahí que piense que es autor de una sola novela (buena) y hay demasiados autores de sf (género que me gusta mucho) como para darle más oportunidades.

Me gusta ver comentarios de ciencia ficción de verdad por aquí. En Sopadelibros parece gustar más la fantasía.