DOS, AL PRECIO DE UNO por sedacala

Portada de EL ÁRBOL DE LA CIENCIA

Para mi este libro se puede perfectamente desdoblar en dos textos diferentes aunque fundidos. El primero podría llamarse algo así como “Retrato despiadado de la sociedad española del 1.900”. El segundo llevaría por titulo “Las tribulaciones del estudiante Hurtado”.
El primero sería un repaso pormenorizado a través de la vida de una larga serie de personajes representativos de las clases media y proletaria de la España de entonces, tanto urbana como rural, contado a modo de secuencia, uno tras otro, dándonos un muestrario costumbrista formidable, pero sin caer en el casticismo, antes bien, rozando los trazos corrosivos de un Zola. El panorama del momento que describe es a la vez despiadado y entrañable. Este libro aún estando indisolublemente unido al segundo tendría a la vez entidad por si mismo y a mí particularmente es el que mas me gusta.
El otro título, “Las tribulaciones del estudiante Hurtado” por el contrario, muestra un mundo que el protagonista relaciona con su propio yo, con una visión suya muy personal y refleja los tumbos que va dando su vida y los que da su cabeza, con la colaboración de su tío, a fin de encontrar una razón de su existencia. Este segundo libro me gusta menos, no me siento tan identificado con el autor cuando describe lo terrible que era la vida de los demás, como cuando lo hace con la suya propia, con un claro tono autobiográfico.
En todo caso, ninguno de los dos “títulos” tal como me los he apañado yo, serían en realidad novelas convencionales; el primero sería mas bien una miscelánea de tema social y el segundo, algo así como un debate o coloquio existencial, a medias con Iturrióz y con Lulú.
Esta dualidad, que yo veo tan clara en “El árbol de la ciencia”, es para mí uno de los valores del libro y le da una trascendencia que no suelen tener las “otras” novelas de Baroja. También en este caso he apreciado mas claramente, no sé sí porque ya me fijo mucho, esa crítica que se le ha hecho repetidamente de no manejar demasiado bien la gramática, no me parece tanto que se exprese sin fuerza o sin la palabra adecuada, no, esto lo hace bien, lo que yo he visto se refiere concretamente a frases en las que el empleo de los verbos, sobre todo, no es lo correcto que uno espera, pero quizás sea también un modo de expresarse influido por el habla habitual del Norte de España.

Escrita hace 10 años · 4.3 puntos con 3 votos · @sedacala le ha puesto un 8 ·

Comentarios