ÚTIL Y APASIONANTE por Faulkneriano

Portada de ANTOLOGÍA DEL CUENTO NORTEAMERICANO

Las antologias algunas veces son útiles, en tanto que abren, de forma más o menos ordenada, una vista panorámica de una literatura concreta o de determinada época literaria a la curiosidad de los lectores (que pueden obtener jugosas pistas de estos ejercicios selectivos, muchas veces tan discutibles)pero rara vez son apasionantes. Esta lo es.

El antólogo Richard Ford, excelente novelista él mismo, se muestra como un apasionado conocedor del cuento norteamericano (sin duda uno de los más vivos y fecundos del mundo, habida cuenta del gusto de los estadounidenses por el relato corto, la proliferación de revistas y la consecuente inclinación a las formas breves de muchos de sus escritores mayores) y transmite ese gusto en la selección y ordenación de 65 relatos, con una ambición desmedida: dar fe de casi dos siglos de relatos, trazar una evolución coherente, no olvidar a ninguno de los viejos maestros e incluir un buen número de cuentistas de la segunda mitad del siglo XX, nada conocidos para el lector español. Un reto difícil donde los haya: si se tratara del cuento portugués (o mejor, luxemburgués) la cosa sería mucho más sencilla. Pero aquí se codean Poe y William Gass, Hemingway y Raymond Carver, y la elección es, cuando menos, difícil.

Como en todas las antologías, se echará alguien en falta, pero ni uno solo de los cuentos antologados es flojo o prescindible, lo que dice mucho del buen gusto de Ford. Pedirme que elija mis favoritos es arrancarme trocitos de piel.

Recomiendo efusivamente este tocho a todos los que quieran iniciarse en la rica literatura norteamericana, tan rigurosa como cualquier otra, pese a los malentendidos, y más rica en sus formulaciones que muchas de Europa (un país de 300 millones de habitantes alfabetizados puede producir un número increíble de escritores de primera fila: otra cosa es que se conozcan aquí) Equiparar literatura norteamericana a best-seller o escritura facilona supone un brutal desconocimiento de lo que allí se cuece en materia de letras. El libro de Ford puede ayudar mucho en este sentido clarificador. Atención especial merecen los escritores más recientes, casi todos desconocidos en España, alguno ni siquiera traducido, furiosamente experimentales en ocasiones, de un acendrado clasicismo en otros.

Literalmente, las obras maestras se cuentan aquí por docenas.

Escrita hace 10 años · 4.8 puntos con 4 votos · @Faulkneriano le ha puesto un 10 ·

Comentarios