COMO UN LIBRO MALDITO por Adieu_Philippine

Portada de EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO

Regresando de una caminata por el infierno, William Blake ve junto al abismo a un demonio cubierto de nubes que escribe con fuego una sentencia en las rocas: "¿Cómo puedes saber que cada pájaro que atraviesa el aire es un inmenso mundo de gozo, si estás encerrado en tus cinco sentidos?"

Un ángel reprende al joven Blake anunciándole que sus herejías lo harán merecedor de un calabazo en el fuego eterno. El increpado reta al emisario a una comparación de las eternidades que les espera a ambos. Vuelan, entonces, hacia los abismos. Ven el sol negro, ven el océano de los condenados, ven arañas que devoran demonios, ven cascadas de sangre y fuego, ven surgir de las aguas al Leviatán… el ángel huye aterrorizado y todas esas visiones repentinamente desaparecen. Ahora el joven está solo, a orillas de un plácido riachuelo bajo la luna, mientras se escucha música de arpas. Todo fue la ilusión de esa criatura celestial; el horrible infierno estaba en sus ojos.

Son dos de las "memorable fancies" dispersas en el libro y que sintetizan los dos ejes temáticos de la obra: la lectura del mal y el bien como partes de una misma sustancia, y la vindicación del éxtasis físico como forma de superar la limitación de nuestros sentidos.

El verbo musical de "Songs of innocence and Experience" ha transmutado en una escritura de tono bíblico y profético. Blake deja de lado la belleza de la palabra para sumergirnos en imágenes turbias, realizar un fantasmagórico diálogo con la Biblia, con Emanuel Swedenborg, con John Milton. Y así nos quedan las poderosas imágenes de las visiones, dignas de la pluma de un Dante; las ideas audaces y heréticas que presagian la revisión de los valores hecha por un filósofo del siglo XIX; esos no menos perturbadores "Proverbs of Hell" que ya son parte de la cultura popular, y (para los que posean ediciones ilustradas) los preciosos y extraños dibujos que Blake sacaba de sus íntimas cavernas.

Además, ese aura de libro sagrado (o maldito) que inevitablemente se siente al leerlo lo hace único.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 1 voto · @Adieu_Philippine le ha puesto un 9 ·

Comentarios