LAS COSAS, DESPUÉS DEL HOMBRE por Kementari

Portada de LA CIUDAD, POCO DESPUÉS

Los objetos que dejamos atrás después de desaparecer parecen estar esperándonos para siempre. El polvo se deposita sobre ellos pero sólo espera que se sople y continuar. Eso es lo que hacemos durante toda la novela mientras contemplamos la sucesión de personajes, tan únicos como extraños; y tratamos de sentir la lluvia de flores hacia arriba. Hermoso, irreal, esperanzado.

Escrita hace 11 años · 0 votos · @Kementari le ha puesto un 9 ·

Comentarios