En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

NOCTUARIO. RELATOS EXTRAÑOS Y TERRORÍFICOS

Autor: THOMAS LIGOTTI
ISBN: 9788477027355
Género: Terror
Editorial:VALDEMAR
Edición: 2012
Número de páginas: 240

Etiquetas: Cuentos
Ficha creada por Faulkneriano

ALGO SE ESTÁ GESTANDO
4.63 con 8 votos

Aunque los cuentos de Noctuario son de los 90, Valdemar los ha publicado en 2012 y yo, con mi notorio despiste de novedades, no los he terminado hasta ayer (los he leído casi de un tirón, en dos noches consecutivas, movido por una ansiedad lectora que no experimentaba hace tiempo). Llevo, pues, harto retraso en "descubrir" a Ligotti, pero me da que todavía no es muy conocido entre los aficionados al género del terror (los hay, me consta, en esta página). Se han escrito, desde la misma portadilla de Valdemar, enormes ditirambos sobre este raro escritor. Todavía no sé si es un Lovecraft redivivo, pero solo sé a ciencia cierta una cosa: los relatos de Ligotti son diferentes y, desde luego, están muy bien escritos: no son siempre comprensibles, y una segunda lectura no ayuda (lo sé muy bien) porque no son, de ninguna manera, reductibles a razón.

Todavía no sé el alcance que la obra de este autor va a tener en el terror moderno, y estoy a la espera de leer más cosas suyas, pero quiero dar una señal de aviso: algo se está gestando. Algo importante. No es que yo quiera (como Ligotti) ser misterioso, sino que no me atrevo a decir más. Me gustaría ser más explícito, pero su literatura es desarmante y, la verdad, estoy tan paralizado como un conejo mirando una cobra. Esto es un aviso para navegantes.

Escrito por Faulkneriano hace mas de un año, Su votacion: 8

Hamlet hace mas de un año

Paralizado e intrigado me acabas de dejar a mi, Faulkneriano. Tomo buena nota de este libro tras tu reseña. Sobretodo porque veo que engancha, que tiene elementos singulares pese a ser de genero, y en ultima instancia porque si ha generado esa sensacion en ti, lector tan docto al que no es dificil sorprender, debe merecer mucho la pena.

Una vez mas, gracias por el soplo amigo!!

Poverello hace mas de un año

Pues habrá de tenerlo uno en cuenta. De hecho, la biblioteca municipal (que no la de la Junta) ya lo ha hecho metiéndolo en su catálogo.

Tharl hace mas de un año

Me lo apunto yo también, que, poco a poco, me voy aficionando al género

Guille hace mas de un año

También a mí has conseguido intrigarme con este libro, de un género al que no soy nada asiduo. Me lo apunto.

arspr hace mas de un año

Otro que se lo apunta. Aunque en general los cuentos no es un formato que me acabe por enganchar...

(Este es imposible de obtener por medios legales en inglés en este país..., así que los canelos me van a obligar a obtenerlo por decreto ley...)

Faulkneriano hace mas de un año

Me parece que se me ha ido la mano con el efecto dramático: lo del conejo y todo eso... En fin. Espero que las expectativas no sean defraudadas. Esto del terror es género resbaladizo.

Hamlet hace mas de un año

Jajaja En todo caso, los señores de Valdemar, una gran editorial, te lo agradeceran, Faulkneriano jeje

Faulkneriano hace mas de un año

Ya podían regalarme la colección Gótica: no estaría mal.

En serio: causa cierta extrañeza que, en sus entrevistas, el tal Ligotti diga que le gusta mucho Thomas Bernhard y que en más de un cuento parezca, a ratos, que estás leyendo a Samuel Beckett en un día especialmente sombrío.

Eso sí, no tiene buena cara y reconoce haber sufrido, como David Foster Wallace, horrorosas depresiones.

Poverello hace mas de un año

Pues a mí lo del conejo y la cobra me ha resultado de lo más estimulante. Un motivo clave para apuntar a Ligotti entre los pendientes. Espero no quedarme después de leerlo tan paralizado y frío como si me hubiera picado el reptil.

Me gusta Bernhard y Beckett, así que no creo que llegue la sangre al río.

FAUSTO hace mas de un año

Confieso que comparto algo de la curiosidad general que has generado Faulkneriano. Es evidente que toda semejanza y similitud entre escritores tiene su lado peligroso, además suele ser algo bastante “sui generis” y personal, pero la posibilidad que presupones de un “Lovecraft redivivo” ha captado mi interés. Aunque más tarde me has echado para atrás con tu alusión a Samuel Beckett, pero para ser justo sólo conozco su teatro y no su prosa en cuentos. En cualquier caso queda apuntado el autor.
En mi caso, y con respecto a las bibliotecas, en una de las dos cercanas que tengo, sólo tienen un cómic basado en los relatos de Lugotti; no obstante, para los que gusten del formato electrónico, se pueden conseguir sin mucha dificultad y gratis este volumen y otro titulado “La fábrica de pesadillas”.

Faulkneriano hace mas de un año

Hombre, digo lo de Beckett porque uno de los cuentos, El extraño diseño del maestro Rignolo, comienza con un encuentro entre el señor Grisull, sentado a la mesa en un parque abandonado, en medio de la noche, con su conocido el señor Nolon, siendo a su vez espiados por una figura que puede entreverse desde la ventana de un edficio cercano. Deciden qué hacer: si acudir a un cañaveral cercano, donde Nolon ha encontrado una extraña "máscara de un gigante" semihundida en la tierra o acudir al estudio de un extraño pintor, Rignolo. Acuerdan visitar primero al pintor y, tras ver las extrañas obras que este guarda en su taller, acudir los tres al cañaveral, conectado de forma misteriosa con la pintura de Rignolo. No cuento lo que pasa allí (tampoco me he enterado muy bien) Luego, Grisull y Nolon vuelven al parque desierto del comienzo, donde mantienen una extraña conversación:

-No estoy seguro de querer irme- dijo Grissul
-No estoy seguro de que esté en nuestras manos decidirlo -contestó Nolon.
-Sí, pero...
-Sssh. Esta noche es nuestra noche.

Y el desconocido de la ventana sigue espiándolos. Si esto no recuerda a Esperando a Godot... Mencionaba las lecturas y autores conocidos de Ligotti porque, como dije, no suelen ser muy habituales: que le pregunten a Campbell o a Stephen King, a ver qué leen cuando no están escribiendo librotes.

Cito este cuento no porque sea el mejor (que no lo es) sino para dar alguna pista de por dónde van los tiros. No creo que sea un spoiler en toda regla, pero pido disculpas (algo tardías)

Por cierto, y a propósito de Ragnolo: ¿Alguien recuerda El modelo de Pickman, de Lovecraft?

Bronson hace mas de un año

Sí lo recuerdo. De hecho, cuando mencionaste la visita al pintor me acordé de ese relato.

arspr hace mas de un año

Uff, pues yo acabo de abandonar el libro en tras su segunda parte, (me quedaba una más)

Y el problema no es que esté mal escrito o que no me estuviese gustando nada de nada. Sino más bien que está claro que este tipo de lectura no es para mí.

Me explico. El problema es que el libro NECESITA que el lector sea un ferviente "creyente". Es decir, aparte de los relatos absolutamente cerrados y crípticos, (como el que ha esbozado Faulkneriano), el resto (e incluso esos también) son variaciones sobre el mismo tema: nuestro mundo es fútil, pues de hecho no es más que una anomalía en el caos primigenio y atemporal que tarde o temprano lo reclamará de vuelta a su seno acabando con todo y con todos. Y ese caos aterra sin aterrar, pero claro, a más de un personaje le atrae irremediablemente, convirtiéndose en catalizador de al menos su propio fin y posiblemente del resto.

Y una vez dicho esto, en mi opinión, el conjunto de relatos no es más que darle la vuelta al tiovivo una y otra vez. Y además para mí este planteamiento lovecraftiano tiene un punto que lo mata irremediablemente como fuente de terror. Y es que simplemente ese "caos" primigenio no es maligno (ni benigno) puesto que siempre se esfuerza el autor en situarle incluso por encima de los subsiguientes dioses y demonios. Por tanto no es algo que busque hacernos daño (con o sin razón justificativa), sino simplemente algo inevitable que va a suceder... En cierta manera sería como un libro que intente asustarme simplemente recordándome que voy a morir, solo que a escala planetaria...

No sé a mi personalmente me aterra mucho más lo cabrones que nosotros mismos podemos llegar a ser contra nosotros mismos que simplemente el hecho de que simplemente me recuerden e historien que esta función va terminar, sea porque mi cuerpo se estropea irremediablemente, porque el sol se estropea irremediablemente o porque, en plan místico, resulta que hay un caos primigenio que nos va a reclamar, que viene a ser lo mismo que decir que el universo se estropea irremediablemente. Si el libro no tiene algo más que la mera descripción "artística" de este caos/final y de lo tenue que es la separación entre nuestro mundo y dicho caos, (no sé análisis del sufrimiento de los que están al borde del abismo, su reacción ante lo inevitable, su intento por escapar de ello aunque sea a costa de cabronadas a su vecino, algo en definitiva; por ejemplo en el libro hay un relato centrado en una ciudad fantasma cuyo final sí se puede encuadrar algo en esta espectativa mía), pues a mí como que no me engancha.

Insisto creo que es un libro para fervorosos creyentes, puesto que a un público más general es difícil que le "convenza". Es casi un libro "religioso", aunque la religión sea "gris" (y digo gris porque no es ni blanca ni negra). Pero si no eres creyente, el que te cuenten una y otra vez en variantes diversas lo guapa (o fea) que es la Virgen de turno, como que te va a aburrir bastante...

Faulkneriano hace mas de un año

Ya lo dije: "Espero que las expectativas no sean defraudadas. Esto del terror es género resbaladizo."

Entiendo perfectamente tu punto de vista, arspr, aunque leyéndote da la impresión de que es uno de la cofradía del Desolador Padre del Tentáculo Hermoso.

Tharl hace mas de un año

Pues no sé qué decirte, arspr, porque no he leído el libro. Pero lo que comentas de la fascinación irremediable hacia el caos me recuerda a esa atracción hacia la nada que tiene mucho de perversa y de terrenal y, desde luego, vivencial. Y es algo tan cotidiano como esa delectación morosa en quedarse tumbado en la cama recién sonado el despertador, sabiendo que deberías ponerte en marcha pero saboreando mórbidamente la sensación de cómo tu tiempo va fluyendo segundo a segundo entre tus dedos, como si se estuviera desangrando el tiempo. Eso está más allá de todo dios y demonio, como tú dices; y desde luego es aterradoramente humano. A mí me acojona. Más que cualquier crimen
.
El sinsentido es lo que más terror puede dar, de ahí la necesidad del lector de tratar de dar una explicación críptica a los fenómenos “inexplicables”, esos que están fuera de la razón (ratio), es decir, del régimen discursivo presente, de lo “representable. Volviendo con el crimen. Lo que más me aterra de él es, por ejemplo, un asesinato sin motivo. La ausencia de móvil. Esta ausencia de “razones” me resulta más aterradora que pensar en un tipo que asesina como intento de escapar del caos.

Es difícil opinar de un libro que no has leído, y seguramente absurdo. Pero como tengo ganas de leer a Ligotti y espero encontrar en él algo de esto, avanzo a modo de hipótesis esta tonta defensa.

Cuando lo lea os diré algo más :)

Faulkneriano hace mas de un año

... Hipótesis, Tharl, que se verá o no confirmada cuando lo leas.

El verdadero terror a menudo no hace sino asomarse, como dices, a esos rincones de la existencia que no están protegidos por la razón o la costumbre, esa zona de penumbras, que diría Benet, en la que no nos reconocemos a nosotros mismos. Otra cosa es que el escritor fantástico pulse, en cada lector, la tecla correcta y consiga, con su arte, enfrentarnos a esa otra realidad (¿o se trata de la verdadera realidad?) que nos espeluzna. Es una línea muy fina, solo reservada a unos pocos escritores, una línea de sombra que los aficionados a lo fantástico valoran sobre todas las cosas.

Faulkneriano hace 7 meses

Recojo (muchas) velas. Si Noctuario me mereció un ocho, Grimscribe bajó a siete y Teatro Grottesco, a seis. Eso sí, siempre hay algún relato absolutamente aterrador en alguno. En Teatro Grottesco, que es la última colección que he leido, estaba El gestor de la ciudad, absolutamente atroz; lástima que el resto no estuvieran a la altura.

Debes estar logueado para escribir un comentario