En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

KNOCKEMSTIFF

Autor: DONALD RAY POLLOCK
ISBN: 9788493853105
Género: Narrativa
Editorial:LIBROS DEL SILENCIO
Edición: 2008
Número de páginas: 304

Etiquetas: Relatos
Ficha creada por Krust

KNOCK 'EM STIFF
4.86 con 7 votos

Leídas las dos obras de Ray Pollock publicadas hasta ahora, “Knockemstiff” (libro de relatos) y “El diablo a todas horas” (novela), es de rigor decir que sin duda estamos ante un autor poderosísimo, con una prosa descarnada, directa y agresiva. No tan poderoso como Thom Jones, no, pero con suficiente nervio en cualquier caso…

Si me tuviera que quedar con una de las dos obras, además, creo que elegiría esta “Knockemstiff” como mi favorita. En mi opinión, sus historias funcionan mejor en las distancias cortas, autoconclusivas, y de hecho los mejores momentos de “El diablo a todas horas”, más allá de la trama global, son aquellos en el que el autor dibuja brevemente algún pequeño personaje o episodio memorable.

Además, los personajes de “Knockemstiff” son más reales, más miserables, más hundidos que los de “El diablo a todas horas”. La colección de ruinas humanas que nos regala esta colección de relatos es de tal envergadura que en algunos momentos se te hace duro seguir la lectura, tanta suciedad y desesperanza emanan muchas, todas las historias (mención especial para “La vida real”, “Barritas de pescado” y “Bendecido”). Sin embargo, en “El diablo a todas horas” los personajes me parecen más bizarros, más cinematográficos si se quiere (sicópatas, reverendos, abogados sebosos, antihéroes duros…), como si Ray Pollock tuviera en mente la posibilidad de la película que se podría llegar a hacer con su escrito, verbigracia, una road movie filmada por los Coen.

Es por eso que la primera parte de “El diablo a todas horas”, de título “Sacrificio”, es la que mejor funciona en toda la novela. Porque esboza personajes reales, aunque extremos, en un drama sangriento, violento y enrarecido. Eso es Ray Pollock, ese desgarro, esa situación claustrofóbica e insalvable en un panorama delirante y mustio. Eso ofrecía “Knockemstiff”, ese mismo fracaso y violencia…. y eso parece ofrecer al principio “El diablo a todas horas” aunque finalmente se le vaya un tanto la mano con personajes un tanto alejados de la realidad, cayendo incluso en el cliché (prefiero al camionero anfetamínico que recoge al autoestopista de “Knockemstiff” que la injustificada afición fotográfica de Carl y Sandy, por ejemplo).

No obstante, es justo reconocer que siendo “El diablo a todas horas” menos desgarrador, su estructura de novela permite seguir mucho mejor las desventuras de cada personaje, cosa que en “Knockemstiff” requería mucha atención para reconocerlos según aparecían en otros relatos del libro, desperdigados en el crucigrama de sus existencias. Además, puestos a descargar la tensión con algún golpe de humor negro o canalla, reconozco que “El diablo a todas horas” es más condescendiente con el lector y permite algún respiro o válvula de escape a través de la carcajada —la mujer de Dunlap haciendo alusión a que el negro necesitaba un coche porque tenía los pies muy grandes, el doble de grandes que él.

En cualquier caso, destacar que las dos obras son recomendables, muy recomendables, y pienso seguir a Ray Pollock. No obstante, “Knockemstiff” te dejaba entrever cierta grandeza en los relatos, cierto poderío literario que auguraba mejores momentos (estuve incluso sopesando darle un 9, como a “El púgil en reposo”, pero me pareció que todavía le faltaba algo), pero “El diablo a todas horas” no ha satisfecho del todo mis expectativas (también le he puesto un 8, pero en este caso sopesé el 7).

Esperemos, pues, que Ray Pollock se olvide del cine y regrese en un futuro cercano a “Knockemstiff”. Sin añagazas de teleserie americana, ni tanto fanatismo religioso. Fue él quien nos enseñó lo que se puede hacer con apenas unos puños, barritas de pescado, pegamento y bactine… así que seguro sabrá volverlo a hacer.

Veremos.

Escrito por salakov hace mas de un año, Su votacion: 8

arspr hace mas de un año

Evidentemente tengo Knockemstiff entre mis próximas lecturas.

No obstante no quiero dejar de comentar cómo es curioso que se me haya pasado por la cabeza exactamente la misma imagen que a tí. Que estuve tentado de ponerla pero no lo hice porque no soy suficientemente cinéfalo y lo mismo habría quedado pretenciosa. Pero es que inmediatamente también me vinieron a la cabeza Sangre Fácil, Fargo o No es país para viejos.

(¿Coincidencia? ¿O es que realmente Pollock también está influenciado? Me encantaría poder preguntárselo).

Krust hace mas de un año

Es posible que la contundencia de la prosa de Pollock funcione mejor en las distancias cortas, no me extrañaría, de hecho esa agresividad literaria que se gasta el autor, que te desgasta como lector, puede tumbar a más de un púgil desprevenido que se enfrasque en su lectura, en eso veo que coincidimos las tres personas de esta ‘comunidad de vecinos’ que hemos tenido la oportunidad de descubrirlo hasta la fecha, aunque tu ya tienes el Cumlaude sobre Pollock, ¿eh?. Propietarios nuevos comprarán su pisito (yo lo colocaré al lado del otro en la estantería – letra P), o lo ‘alquilarán’ en la biblioteca de turno, por eso será interesante seguir la trayectoria okupa de este autor en SdL…
Carl y Sandy retratan La Decadencia, así en mayúsculas. Recordaré el flash del camionero que revelas, detallitos fotográficos en la cámara oscura donde sólo pueden ver quienes ya conocen a Pollock, por aquello de la futura comparación autoestopística con el diablo. Importante eso que mencionas sobre “seguir mucho mejor las desventuras de cada personaje”, eso lo borda en “El diablo a todas horas”, aquí supongo que al ser relatos cortos habrá redoblado el esfuerzo descriptivo con los personajes y sus circunstancias, para poder conocerlos a fondo. Es el eterno problema de los relatos, relativo en algunos casos magistrales: a veces se te hacen cortos por la sencilla razón de que algunos personajes tienen tal magnitud de matices que te quedas con ganas de conocer más de ellos, claro que aquí según comentas no hay finales abiertos sino auto conclusiones, sin stop, para cada uno de ellos…
En cuanto a la referencia cinéfila que comentáis, sin descartar a los Coen (que seguro que también lo harían de maravilla), yo apostaría por Tarantino (si se pone serio y no se le va la pinza como en ‘Django’ podría hacerlo de fábula) para una posible adaptación de “El diablo a todas horas”.

Veremos.-

* En traducción libre del título que has escogido para la reseña: “Llamándolos (a ellos) rígidos, que no se doblegan con facilidad”. Me encantan los putos juegos de palabras, que le vamos a hacer. ¿Sería correcto, Arspr, ese Knock them stiff? Ois! Hacemos la vista gorda entre el Knock y el Call… je!

arspr hace mas de un año

Je, je.

Puestos a una traducción un poco libre, yo me inclinaría por "Dales duro", interpretando el stiff en vez del knock. (No me suena que stiff se pueda emplear con ese matiz).

salakov hace mas de un año

Sí, "El diablo a todas horas" es muy de los Coen.

"Knockemstiff" es más, no sé, deprimente-lisérgico-delirante. ¿Más... Aronofsky?

arspr hace mas de un año

Bueno he terminado ahoritita mismo Knockemstiff y, aunque me ha atrapado y fascinado, me he encontrado menos a gusto que en El Diablo a todas horas, al contrario que sakalov.

Y esto ha sido por varios motivos:

+ Para mí "El Diablo..." fue el primer Pollock, y este el segundo (aunque debería haber sido al revés). Y por tanto el sorpresón inicial de la brutalidad del estilo y temática jugó a favor de "El Diablo..." no de "Knockemstiff".

+Aunque seguro que seguiré leyendo más de este autor, (y posiblemente me guste y enganche como me ocurre con Terry Prattchet o Pablo Tusset, independientemente de lo que la "crítica estándar" opine de su calidad), no sé por qué me da que es autor de un solo tema y estilo. Es decir, reconozcamos que ambos libros son extremadamente parecidos. Lo cual NO es bueno...

+Precisamente por lo anterior, yo creo que "El Diablo...", con su estructura de novela, se beneficia enormemente de la presencia de una atractiva trama que liga la descripción de perdedores extremos. En "Knockemstiff", sus historias cortas (cuasi)independientes hacen que realmente su lectura se pueda terminar en cualquier punto, porque, salvando la infamia que voy a decir, todo es más de lo mismo en todo momento. No hay un gancho adicional, (aparte de la atracción del estilo y de los brutos aspectos de la cara B de la sociedad), para continuar leyendo un cuento más o menos. Aunque que quede meridianamente claro que opino sin ambages que ya solo los dos apartes que he indicado son más que suficientes.

+Igualmente al contrario que lo que opina sakalov, el punto de religión de "El Diablo..." es un ingrediente más que en este libro falta. Al contrario que él, yo creo que es un acierto extra su adición al cóctail de drogas (incluyendo el simple y poco glamuroso alcohol como emperador del reino), incultura, desesperanza y falta de oportunidades.

PD @Krust : en el libro explican expresamente el "significado" atribuible a Knockemstiff y no es ni lo que tú proponías ni lo que yo interpreté a bote pronto, sino "Dales hasta dejarlos tiesos", sin ningún tipo de interpretación libre de ninguna palabra.

Krust hace mas de un año

Saludos Polockianos a los contertulios,

‘Dales hasta dejarles tiesos’ le viene como anillo al dedo al estilo de escritura del autor. Entiendo bastante bien tu comentario, Arspr, de hecho yo mismo tengo mis propios e inevitables prejuicios antes de abordar la lectura de Knockemstiff, y eso creo que es debido, en parte, a que en nuestro caso lo hemos empezado a conocer con el diablo, que es una largonovela donde Pollock puede desarrollar a placer toda su capacidad como escritor (que vaya vaya si la tiene…); por esa regla de tres también entiendo la postura de Salakov (que si que ha hecho los deberes por orden de lectura) en lo referente a su defensa de los cortorelatos que no olvidemos que fueron los que en teoría le propiciaron al autor la oportunidad de continuar escribiendo ‘a todas horas’, o sea de parir al diablo y espero que futuros ‘engendros’.
¡Ya lo tengo en mi poder! será mi próxima lectura en tiempos de semana santa si todo va como espero, lo digo por el punto de religión que comentas. Volveré por aquí a comentar, a puntuar según mí criterio, y también entraré en ese juego que comentábamos sobre mis dos relatos preferidos.

Jau!

Krust hace mas de un año

Ahora mismito acabo de cerrar el libro, es de aquellos que da pena que se terminen. También me ha gustado mucho, de lo cual me alegro ya que tenía muchas expectativas puestas en esta lectura, algunos de los relatos (me va a costar mucho elegir sólo dos, pero lo haré ya que me comprometí a este estúpido juego…) son auténticas obras maestras de la narración corta, algún otro (‘Gigantomaquia’) me parece un poquitín, sólo un poquitín más flojo en el conjunto de la obra…

Sobre lo que comentas, Arspr, sobre la extructura de novela de “El diablo…” decir que a mí me ha sorprendido mucho, para bien, que esta no sea una recolección de relatos al uso, ya que como recordaréis muchos de los personajes vuelven a participar, surgir de la nada, en siguientes relatos haciendo unos cameos extraordinarios, y eso hace que jamás nos quedemos con la fastidiosa duda de ¿Qué habrá sido de Fulanito o Menganito tras el cierre de un relato?, eso me parece todo un acierto. En el fondo ya lo describe a la perfección Kiko Amat en ese estupendísimo prólogo que se marca (también prologa “El cantante de Gospel” de Harry Crews elevando a niveles superiores este arte secundario que es la introducción a una obra de altura); todo el mundo espera marchar algún día de la hondonada (en lo más hondo de los corazones de cualquiera de los protagonistas no queda… NADA) de Knockemstiff pero eso es imposible (hay que leer ambas novelas para saber por qué), o sea que todo gravita alrededor de esos pocos kilómetros cuadrados que conforman sus fronteras…

• Mis dos relatos preferidos: Ahora mismo puede que “El hoyo de la dinamita” y “Bendecido”, mañana puede que “Bactine” y “Empiezo desde cero”, pasado mañana puede que “Píldoras” y “El destino del pelo”… y ¿quién sabe el mes que viene?

*Arspr, ¿lo has leído en papel o en formato electrónico?, lo digo por el imprescindible mapa desplegable que se marca David Cauquil para Libros del Silencio, ese Welcome to Knockemstiff donde dejando la autopista 50 que va hacia Meade (40 km.), entramos en el terruño girando a la derecha por el Puente de Schott, y ahí empezamos, los lectores, a reconocer muchos de los sitios que saldrán posteriormente en ambas novelas: Paint Creek, Hornos Indios, Mitchell Flats, el cementerio, el vertedero, la tienda de Maude, el autocine, el garito de Hap…. En papel queda muy chulo, ¿se podría ver en una pantalla si se comprara una edición electrónica o simplemente, como me temo, no viene incluido el mapa de serie?

Venga, hasta otra...

arspr hace mas de un año

Buenas Krust,

Evidentemente leído en epub. Salvo cuando es imposible comprar, o a las malas conseguir por ese otro medio que todos sabemos, (o que lo tenga o me lo dejen en papel), he abandonado definitivamente el antiguo medio. Eso sí por ejemplo el tema de los mapas (que sí que viene en el ebook, para satisfacer tu curiosidad), es otro de los puntos débiles actuales de los ereaders. En muchos, (la mayoría), de los casos, su navegación y zoom es una verdadera castaña.

Eso sí, a mí me importa bien poquito. Prefiero imaginarme los lugares y dejar en una semineblina su geografía exacta que en general es bastante poco relevante para la narración en sí, salvo para certificar que efectivamente en ir de aquí a allá se tarda tanto o que se pasa por tal sitio.

Krust hace mas de un año

Probaré ese pub, Arspr!

No sé si los Coen o Tarantino pero dejarme añadir una pieza a los títulos de crédito de la futura peli...
¡Gran pelandusca, joder!

http://youtu.be/myLvvHyvn1E

salakov hace mas de un año

Leídas vuestras opiniones, mantengo mi opinión de que "Knockemstiff" es varios puntos superior a "El diablo a todas horas". Más humano, más cercano a la realidad y, por tanto, más desesperanzado.
Y aun a riesgo de resultar pesado, instaros a buscar los libros de relatos de Thom Jones en alguna librería de viejo: "El púgil en reposo" o "Sonny Liston fue mi amigo" os dejarán sin aliento, más incluso que Ray Pollock. Yo tuve suerte hace años de encontrar ambos ejemplares en Iberlibro. Quién sabe, con un poco de suerte igual por allí queda alguno...

arspr hace mas de un año

Apuntados los dos libros. Para eso está esta página ¿no?

De momento y en búsqueda rápida "Sonny Liston Was a Friend of Mine" por $9.38 en www.diesel-ebooks.com

Faulkneriano hace 4 meses

... Pues yo estoy con salakov: me gusta más la colección de cuentos que El diablo a todas horas.

Aunque, eso sí, hay que tener buen estómago para tanto olor a bactine y a pies podridos...

Voy con El banquete celestial.

Debes estar logueado para escribir un comentario