En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... Siguiente Última

Portada de 8c51397cf03169d2028
DISTOPÍAS DE ALLÍ AL LADO en LA ACUSACIÓN
Voy a intentar reseñar el libro sin dejarme influenciar por los h.p. impresentables de Libros del Asteroide. (De esto al final). La Acusación me ha resultado exactamente lo que me esperaba. Una rareza, un exótico insecto, (perdonadme juego de palabras barato y cutre con el autor), interesante y recomendable de ver (leer) precisamente por eso, por su unicidad antes que por sus bellos colores (méritos literarios). No sé, quizá injustamente influya subrepticiamente mi imposible relación con la literatura oriental, que (casi) siempre me resulta totalmente anti-empática. Y eso que este libro que intenta ser más "plano", es menos susceptible a este (mi) problema... pero algo hay de todas formas. Pero el librito me ha parecido en todo caso simplemente correcto. Porque claro, para un libro que consigue salir de esa absurda pesadilla que debe ser Corea del Norte, mucha casualidad habría sido que fuese una obra maestra... Total, que al final tiene más valor social, histórico o político incluso, que realmente literario (al menos en mi opinión). Eso sí acongoja, (o esa otra palabra tan parecida), leer cosas "reales" tan similares (idénticas) a cualquier distopía "puramente" literaria... (Y para muestra un botón con noticias de ayer mismo, tan absurdas como espeluznantes en el fondo, como esta sentencia de muerte in absentia por simplemente reseñar un libro: https://elpais.com/internacional/2017/08/31/actualidad/1504212918_330113.html o simplemente recordar todos los Salman Rushdie que desgraciadamente hay). Y habiendo reseñado ya el libro en sí, toca cagarse en la p. m. (con perdón) de los h. p. de Libros del Asteroide. Consejo a navegantes: no sé sobre la edición en papel, pero el ebook es un completo desastre. Errores de formato, montones de nombres coreanos que pierden su guion (Kim Jongil, por ejemplo), un Banid, en vez de Bandi, bien gordo en el título de la contraportada... Eso sí faltas ortográficas al menos no parece haber. No sé, a título personal a mí me daría vergüenza llamarme editor, sacar tal mierda y encima cobrar casi 12€ por ello a la gente. Pero claro, para eso, a lo peor es condición indispensable como punto de partida tener previamente dicha vergüenza...

2 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 2 de Septiembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de e49d1fa852b262c04457
VERANIEGOS (Y LARGUÍSIMOS) LÍOS DE FAMILIA en EL ASESINO CIEGO
Demasiado largo. Este es el resumen inmediato que me surge si me propongo el ejercicio de dar vía libre a mis emociones antes que a la razón. Y como se ve, no es demasiado bueno. También, incluso más acuciado que con El Cuento de la Criada, el libro ha ido notablemente de más a menos a medida que pasaban las páginas hasta casi bordear el punto de escaneo en diagonal para acabar rápido. El Asesino Ciego es en principio un muy pero que muy apropiado libro para vacaciones. Una historia sencilla de odios y líos familiares narrada además de forma anidada bastante original: + Por un lado, algunos recortes de prensa "asépticos". + Por otro lado, Iris, la protagonista principal, ya octogenaria escribe sus memorias de los acontecimientos "críticos" del pasado a la vez que da cuenta de sus previsiblemente últimos días. + Y por otro, capítulos del libro ficticio que da nombre a la novela, de Laura, la hermana de Iris, "publicado" postumamente y que, con fuerte componente autobiográfico (supuestamente), además incluye la narración de una aventura "fantástica" más (o en el fondo menos) independiente, construida al vuelo en fascículos por su amante durante sus clandestinos encuentros amorosos. Y todo ello además culminado con un par de vueltas de tuerca ¿inesperadas?, y ciertas pinceladas de contexto histórico en I y II Guerras Mundiales y sobre todo la Gran Depresión de los años 30, versión canadiense. Sí, todo en teoría perfecto, pero poco a poco el libro pierde lustre. Porque lo que se cuenta tampoco es taaaan interesante como para soportar tantas páginas. Porque además se empeña en utilizar continuamente la trampa de anticipar "tensión" para intentar atrapar al lector (en vez de que la lectura sea tensa/intensa por sí sola, decir expresamente "y ahora es cuando todo se va a poner interesante"). Porque el "inventado" Asesino Ciego es, a la postre, agua de borrajas. Porque tramposamente (y se le nota mucho) los dos giros de tuerca finales están basados en información obvia que se le oculta al lector de manera trapacera, (incluso la autora lo reconoce en más de un extraño "mea culpa" vía Iris), y que para más inri no consigue, ni de lejos, evitar el olor a muerto mucho antes de descubrirse el cadáver... En fin, porque hay dos mil adagios a aplicar, y ninguno del todo bueno. Prefiero el de "Lo bueno si breve...", pero a veces me asalta el de "Si no tienes nada bueno que decir... Es mejor ser rey de tus silencios que...". (¿Fin del idilio con Margarita? El tiempo lo dirá).

1 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 26 de Agosto de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 5485165a22e7a80b7b38
¿FUTURO? IMPERFECTO COMPUESTO en EL CUENTO DE LA CRIADA
Ya he expresado mi opinión, (muchas veces, soy un plasta), de que las distopías, la ciencia ficción en general, no son más que una ¿preciosa? forma de narrarnos y extrapolarnos nuestras presentes (y pasadas y muy posiblemente futuras por los tiempos de los tiempos amén) miserias y grandezas. Opinión ciertamente nada original, y de hecho la propia autora denomina a esta obra "ficción especulada", pues de hecho en gran medida se trata de eso, simplemente especular con qué ocurriría si juntas tres o cuatro de nuestros demonios del día a día. Antes de seguir con mi reseña, creo que es justo reconocer mi total y absoluta incultura y exponer cómo he llegado hasta esta ¿desagradable? joya. Y no fue por la serie de televisión, (que luego me enteré que existía y que según parece es también excelente; la caja tonta y yo nos respetamos mutuamente...), sino por este artículo ¿chorra? de El País (https://elpais.com/elpais/2017/06/23/fotorrelato/1498214201_168693.html) donde me intrigó desde el principio la recomendación de Pepa Bueno sobre un ¿clásico? del que no conocía absolutamente nada. (Y quizá fue el subconsciente y la asociación entre los nombres de "criada" y "mujer de la limpieza" y por extensión la maravilla de Lucia Berlin, aunque nada tengan que ver entre ellos, ¿o sí?). Y como comentario adicional, hacedle caso también a Errejón, aunque el morado os de sarpullido... Total que tras investigar un poco, (tampoco mucho para no reventarme el libro, pero la señora Atwood tiene el Príncipe de Asturias, y la novela algún premio, y adaptaciones a porrillo... hasta a ópera), me convencí fácilmente y acerté de pleno. Sobre todo porque la primera mitad es fulminante. Por la desesperación hasta el borde del suicidio, y a la vez instinto animal (y humano, MUY humano) de supervivencia que permea de cada frase de Offred. Y ese desasosiego constante que se destila precisamente por la innatural naturalidad, la desesperada calma, el clamoroso susurro en que todo el meticulosamente armado sinsentido que la rodea es narrado. Grandísimo acierto de la autora porque, siendo ¿inhumano? todo lo que se narra, y lo que se deja entrever, lo definitivamente acongojante (o esa otra palabra tan similar) es la pausa, la suavidad con que está narrado. Ver cómo cualquiera de nosotros podríamos estar a la vez tan muertos en vida, y tan vivos en ese entierro en vida, como Offred. Con el cruel añadido del que ve cómo todo su mundo, tan cotidiano, tan sólido, tan corriente, tan dado por sentado, salta por los aires en décimas de segundo, para descubrir la absoluta verdad del adagio sobre hombres y lobos. Y lo más aterrador del libro, es que ni siquiera llega a ser "especulado". Es más bien, "le he cambiado el nombre pero vamos a poco que te fijes esto es de XXX, aquello de YYY, y lo otro de ZZZ". Y desde luego que como punto "débil" a la novela se le puede criticar que, en cierta manera, ya la había leído previamente... Sí, y se llama "1984". Pero lo triste es que TODOS los movimientos totalitarios son, a la postre, tan, tan similares que en definitiva son iguales. Los humanos, desde que somos humanos, y mientras sigamos siendo humanos, somos ¿tristemente? MUY predecibles. Y comienzan siempre por una idea de salvapatrias, (posiblemente hasta acertada, en este caso la novelización de intentar salvar la humanidad y su natalidad desplomada, ya digo, irrelevante, es la excusa y poco más), para luego justificar los medios por el ¿noble? fin, para luego censurar a todo el que no piense como ellos, (curiosamente esto ocurre incluso con los ¿inocuos? salvapatrias regionales de nuestro desmañado país), para luego caer en Altos, Medios y Bajos, (que era lo que importaba, como siempre, desde el principio), donde evidentemente se puede imaginar uno dónde se sitúan los salvapatrias, para luego que los Altos impongan todos los medios posibles para mantenerse siendo Altos. Olvidando por supuestísimo todos esos principios ideológicos tan relevantes e importantes, que realmente son para que los demás se autoinmolen y para que yo haga actos públicos. Y aquí tenemos como ejemplo el abierto mercado negro de pequeños (cigarrillos, alcohol, Scrabble) y grandes (Jezabel) vicios, tan similar a las esclavas sexuales de los talibanes o tantos líderes de dictaduras estudiando en flamantes y "heréticas" escuelas de lujo en Suiza. Pero, salvado ese run-run a terreno conocido, la verdad es que el desarrollo psicológico de Offred me ha parecido excelente. Incluso mucho mejor que mis casi olvidados recuerdos de Winston Smith. E igualmente la recreación de Gilead es incluso más "robusta" y "creíble" que la de Oceanía. Es más, creo que acertadamente, y como ya he desarrollado al inicio de la reseña, esta novela se centra más en el personal drama de uno de los Bajos, antes bien que en intentar dar una visión geopolítica de la susodicha distopía. Precisamente por eso mismo la primera mitad, más intimista quizá, me resultó muchísimo más brutal que la segunda que en cierta manera se vuelve más novela de "acción" (relativamente) y más explicativa del propio Gilead. En resumen, una grata sorpresa que a buen seguro me hará continuar con más libros de la autora y sin tardar mucho.

3 comentarios, puntuación: 5 con 5 votos
Escrita 23 de Julio de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de d66b6fb24044dd7ae3cc284968613d
EL DULCE ENCANTO DE LA AMÉRICA PROFUNDA en PROVINCES OF NIGHT
Provinces of Night es simple y llanamente "otra" novela más, similar posiblemente a doscientas, que narra un trocito de vidas de esos grandísimos pobres desheredados hillbillies (o rednecks, o lo que prefiráis) que siempre luchan con una sonrisa en la cara, una botella de whisky en el bolsillo y 10 dólares a lo sumo en la ¿cuenta corriente?, (más bien enrollados con una goma, pues ni para cartera hay). Y pasan frío, se emborrachan, les salen las cosas mal, les salen las cosas peor, les salen las cosas rematadamente mal y de vez en cuando medio bien. Y son incultos, y son duros, a la par que virginalmente inocentes y transparentes. Y son capaces de matar a su padre, o de morir por él, según el tiempo. Luego, pues, no ocurre nada del otro mundo. Tan solo que te asomas a un rato de sus vidas y, al menos yo, te quedas absolutamente enamorado de esa cotidianidad tan simple y tan complicada a la vez. Como suele ser habitual, es necesario coger con pinzas las grandilocuentes sinopsis editoriales. Nada de finales apoteósicos (de hecho se ven venir a la legua y tampoco es que aunque no se vieran venir sean nada especial, sino simplemente lo lógico con el resto de la novela). Tan solo una historia medianamente coral pero más centrada en Fleming y su amigo Albright, que adoptan un poco los papeles de listo taciturno y tonto optimista, pero ambos igualmente creíbles siempre. Y ves cómo se emborrachan, y se meten en líos, y salen de ellos, (o creen salir), y luchan por sobrevivir, y se enamoran de las personas equivocadas (o justo de las más acertadas, quién sabe). Y poco más. Pero, realmente, ¿quién necesita más en una buena novela?

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 24 de Mayo de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de c5deefbc40a8f322f2258b3f573bdf
0. START! en YO FUI JOHNNY THUNDERS
Titulo la reseña como comienza el libro porque agárrense fuerte que vienen escombreras. Tremendo y agradable sorpresón tras mi anterior Memento Mori que casi me atrevería a decir que fue decepcionante. Interneteando sobre novela negra había llegado de Cesar Pérez a Carlos Zanón, vía Pepe Carvalho y estas cosas raras de las editoriales estrujando derechos de autor como sea y de donde sea, (pero eso será tema para otro día). Y decidí arriesgarme y francamente todavía sigo enchufado al subidón de güisqui Dyc y aroma de bingo de la novela. Un chute de heroína cortada y adulterada hasta ser solo yeso, desesperanza y muñeco roto de barriada rota de un tiempo roto (los ochenta) donde muchos creyeron que iban a romper con el casposo mundo sin salida de sus padres. Y, como dice el adagio, fue la vida y se los merendó. Pero eso sí, al menos tocaron (o quisieron tocar) el sol antes de caer, como Ícaro, con las alas calcinadas veinte infinitos años más tarde. Brutal, el ritmo de la novela es simplemente brutal. Y ese Mr. Frankie también. Tanto que aún siendo una piltrafa, casi casi te entran ganas de cambiarte por él. De destrozarte la vida a base de drogas, traiciones y ruindades con tal de sentir, al menos una vez, que fuiste el dios sarraceno del instante mientras tocabas con Johnny Thunders. Por muy muñeco de trapo y tendones que ese Johnny Thunders realmente fuera. No sé, bien es cierto que la novela quizá sea merecedora de un puntito menos, pero realmente me ha fascinado Francis y sus circunstancias. Y su ganas de morir viviendo, o de vivir muriendo. Y cuando un libro te hace disfrutar tanto, se le perdonan sus pegas, (como esa trama insulsota de atraco de garrafón o esa venganza que se ve a quince leguas). El realismo sucio americano tiene mucha fama y tirón por aquí. Opino que ya es hora de que el sucio realismo patrio de barriada de ensanche donde todos los pisos son iguales, (y diminutos, y con patio interior, y con tanto futuro como luz en esos patios), también tenga su parcela de tirón. Por Satán, (difícil decir por Dios), leedlo y contadme si Francis no os roba el alma, (aunque sea para trapichearla por media papelina, o ni siquiera por eso).

5 comentarios, puntuación: 4.8 con 5 votos
Escrita 27 de Abril de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de ce19109310d637d7d04f
PRETENCIOSO en MEMENTO MORI
Me cuesta titular una reseña así, y máxime con la ópera prima de un autor, pero es sinceramente el título que me sale de manera visceral e impulsiva. Afortunadamente, César Pérez ya no es un escritor novel y por tanto, para bien y para mal, poco daño pueden hacerle estas palabras. (Bueno realmente poco daño podrían hacerle en cualquier caso, que no quiero yo pecar de lo mismo que estoy criticando). Memento Mori es una novela muy cinematográfica, (como la propia sinopsis editorial se encarga de resaltar), muy de corte best-seller, muy de nuestros tiempos, muy de polis buenos pero con (cierto) trasfondo y muy de malos malos muy listos y muy atractivos (queriendo de hecho ser más protagonistas que el jedi del lado luminoso). Y ciertamente lo consigue, la narración es trepidante en muchos momentos y muy correcta especialmente en el binomio entre Sancho y Carapocha, con ciertos lances francamente divertidos a la vez que interesantes. Pero el problema radica en que uno no puede ponerse notas a sí mismo. Ni poner canciones así como así en plan mira que culto soy, que la verdad no veo en general a qué vienen a cuento. Ni las MANIDAS referencias literarias de altos vuelos a, ¡oh! sorpresa, Ulises de Joyce y La Metamorfosis de Kafka. Porque, claro, Mortadelo de Ibáñez no queda "fashion", y porque no te acordaste también de En busca del tiempo perdido, o de Shakespeare, ¿no? Lo de las notas es especialmente chirriante. Por momentos me estaban dando ganas de estrangular al imbécil del editor por dejarle pasar al autor semejante memez. Y es así porque me parecería muy bien que pusieses notas para traducir las frases latinas que mete el "malo", (como finalmente alguien se dio cuenta que era necesario en "El nombre de la rosa", por ejemplo). Pero, ¿alguien me puede explicar a qué viene una nota similar a esta: "... y ella recordaba pasear por la playa de Bolonia[*] cuando era niña... ---> [*]. Playa salvaje de 3,8 km en Cádiz"? Vamos a ver, si tan importante era ese potencial dato, (que ya os digo yo que no lo es), ¿no podías haber escrito algo así como "... y ella recordaba pasear por la inmensa y despoblada playa de Bolonia en los gaditanos veranos de su infancia..."? ¿Sin ninguna maldita nota? (Y como comprenderéis, esta NO es la única del pelo). ¿Qué pretendíais? ¿Qué viésemos lo guays que sois documentándoos? No sé, imaginaos que el mencionado James Joyce hubiese escrito Ulises con autonotas a pie indicando cada una de las referencias que le hubiesen parecido bien. Yo no me lo he leído, (no me atrevo, lo reconozco), pero me juego el cuello a que inmediatamente su calidad literaria hubiera caído a la mitad en el mejor de los casos. Y además, (y sigo con el ejemplo de las notas), es que ni siquiera su empleo es coherente. Porque, como he dicho, bien estaría traducir las frases en latín para que el lector pueda "seguir" mejor la novela si así lo consideras necesario, o simplemente conveniente. Pero entonces hazlo con TODAS, no solo con las que tú consideres más "cool". Y también, si adoptas este rol docente, pues igual que asumes que tu lector no sabe latín, quizá deberías hacer lo mismo con el inglés y alemán que también aparecen en esas importantíiiisimas canciones, ¿no? ¿O es que eres condescendiente con el que no sabe latín, (porque, claro, aunque no llegue a tu nivel, es "admisible" que el pueblo raso no sepa latín..), pero no con el "atontao" que no entiende esas lenguas anglosajonas que todos deberíamos conocer? Además, en este marco de "pretenciosidad" autoimpuesta caen especialmente mal los errores e incoherencias argumentales. Porque los hay. Como ejemplo paradigmático se puede mencionar que en el cambio de hora a invierno ATRASAS los relojes una hora, por lo que tu riesgo si estás despistado no es llegar TARDE a una cita, sino con MUUUCHA ANTELACIÓN. (De nuevo pregunto: ¿dónde estaba el editor?) E insistiendo en la pretenciosidad, este aderezo es además irrelevante, solo está para dar colorido. Y además es potencialmente incoherente con la trama, en adición a su ya error intrínseco, pues la susodicha y conflictiva cita tiene lugar un lunes y el día "malo" del protagonista es la tarde del domingo: ¿tan tonto es para además no haberse dado cuenta del cambio horario de sábado a domingo y máxime cuando tenía otra medio cita cita citísima, (sí, de esa de las interesantes que estáis imaginando), ese mismo domingo?. No obstante, pese a todo le he votado con un seis. Porque la verdad es que me ha entretenido. Aunque dudo que siga con más. También quiero finalizar con un aviso a navegantes. Este libro NO es conclusivo en sí mismo. Se ve claramente que está escrito para ser continuado, es decir, que no finaliza, ni explica de hecho el por qué los personajes, es decir, el (los) malo(s), se comportan como se comportan.

4 comentarios, puntuación: 5 con 4 votos
Escrita 28 de Marzo de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de e7e3f84f994d7f23c035
BIPOLAR en EL NOMBRE DEL VIENTO (CRÓNICA DEL ASESINO DE REYES #1)
Dícese del que sufre altibajos de emociones absolutamente opuestas en el periodo de un pestañeo por la lectura de este libro. Por un lado, sorprendente y arriesgado en estos tiempos de comida rápida que alguien se atreva con un "tocho" de sotopocientas páginas para simplemente introducir la historia. Y más que sea un escritor novel así a las bravas. Por otro lado, su contrapartida. El libro no va a ningún lado. Es simplemente una introducción de una historia (que, eso sí, parece que el autor tiene más o menos trabajada en su cabeza), pero es incalificable casi sin leer lo que sigue. Le he puesto un siete porque efectivamente me ha entretenido (a ratos) y promete se aceptable (también a ratos). (O mejor dicho quiero que prometa que no es exactamente lo mismo). Por un lado buen uso de lugares comunes de la fantasía pero con un toque original y elegante. Por otro lado un cúmulo de tópicos típicos absurdos aunque el autor se empeñe en negarlos: la chica y sus misterios, el protagonista sabelotodo semiperfecto al que dan ganas de ahogar cada dos por tres, los malos malísimos en plan bruja de Blancanieves, etc. Por un lado aventuritas parciales bastante interesantes. Por otro lado aventuritas parciales insulsas y absurdamente incoherentes y centradas en ese dinero que aparece y desaparece como por arte de magia (nunca mejor dicho). Por un lado la magia queriendo ser novedosa y no sobre-poderosa para que no sea un Deus-ex-machina constante. Pero por otro sin una mínima coherencia en su aparición o desaparición en ciertas escenas, convirtiéndola en un deus-ex-machina constante. Por un lado queriendo ser novela "adulta" sin miedo a tratar el lado oscuro de ciertos personajes. Por otro siendo una novela mojigata hasta decir basta con un protagonista de 15 años que más parece que tenga 80 y horchata en las venas especialmente en su NO relación con el sexo. (¿No se acuerda el autor de su adolescencia, que la tiene ahí al lado?) En fin y sobre todo el primer contrapunto que he indicado. Dificilísimo juzgar la novela en su coherencia global porque siempre es mucho más sencillo crear intriga, (qué le ha pasado a Kvothe, quién y cómo son los Chandrian, qué y cómo le pasa a Denna, qué y cómo le pasa a Bast...), que cerrarlos. Y en esta novela por no cerrarse no se cierra casi ni la puerta de la posada por la noche... Pero bueno siempre está bien esperar y desear. Aunque desgraciadamente mi última trilogía del "estilo" es la sobresaliente Nacidos de la Bruma. Y las comparaciones son siempre odiosas...

2 comentarios, puntuación: 4.5 con 2 votos
Escrita 20 de Marzo de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 580d196f91e5afc8290d
BENDITO TRUCO FINAL en LA LLAVE DEL ABISMO
A ver, lo primero ser justo con todos los lectores. He votado el libro con un nueve y probablemente, (en mi particular punto de vista), su nota "natural" sea un siete. Pero la originalidad hay que reconocerla y si ya lo hice con "El Señor de la Luz", más con esta tremenda sorpresa. (Sin que los libros tengan demasiado que ver..., o sí, en cierta infraestructura subyacente al respecto de las creencias religiosas y lo que pueden llegar a ocultar). Porque cuando uno lee un libro de "thriller", de "palomitas", de "metro", lo que uno principalmente le pide es que sea sorprendente hasta la frase final. Y puedo jurar ante la Biblia, (o ante la Biblia de Amor y Artesanía que lo mismo da), que en este caso es LITERAL. Me quito el sombrero ante la capacidad de reinventarse en cada libro de José Carlos. De hecho, yo incluso le habría quitado esa falsa cita inicial robada desde otro cierto libro del mismo autor para haber hecho mayor la sorpresa. Ya en "El Señor de la Luz" escribí una reseña indicando que me gustaría saber si las plumas de las máscaras (es decir, la ambientación), es realmente correcta en sus detalles. Bien pues aquí vuelvo a repetir lo mismo y de hecho me están entrando ganas de efectuar ciertas lecturas paralelas que no voy a desvelar para no reventar el asunto. Tanto, tanto, que, de verdad, que me gustaría muchíiiiisimo que alguno de los pesos pesados de este pequeño foro leyese el libro para opinar al respecto. Insisto en el tema del truco final, (pero final final), porque a mí me ha parecido espectacular. Y más aún porque he estado a punto de darme cuenta de él varias veces (con Two-witches, o similar, y con las profundidades marinas ha sido cuando más cerca he estado). Pero como todo buen mago, José Carlos esconde los trucos a base de mostrártelos a la cara. Es más, esa cita inicial que digo que sobraba, es posiblemente el primero de los "nada por aquí, nada por allá". Una vez opinado sobre el núcleo literario, (y nunca mejor dicho), del libro, creo que también es especialmente reseñable la coherencia de ese extraño mundo paralelo tan similar pero tan alejado de lo que conocemos. (Es poco spoiler, y a la postre sin importancia, porque muy pronto es obvio que es nuestro mismo mundo pero en un futuro lejano tras un determinado cataclismo). Y todo con cuatro pinceladas. Sin más. De hecho, lo justo para que tu imaginación haga el resto sin que la profusión de descripciones sobre lo inventado haga al autor caer en serias contradicciones (innecesarias e irrelevantes, pues los detalles de ese mundo NO son lo importante). En cuanto al debe del libro, pues de nuevo que es un Somoza... No sé, siempre tengo una sensación de frialdad con él. A pesar de lo que lo admiro como "guionista", como "director" no me acaba de emocionar. A ratos el libro incluso se me ha hecho pesado como con sensación de relleno. Pero, claro en este caso en concreto puede que fuese porque precisamente José Carlos está efectuando los necesarios pasos de mago de enseñar las manos por mucha pérdida de tiempo que eso pueda parecer... Por eso insisto que me gustaría conocer la opinión de un "experto". (No puedo decir de qué para no reventar la novela). Y luego tampoco acaba de entusiasmarme el estilo. No sé, demasiado impersonal e incluso con la impresión de menor calidad de la que desde luego tiene. Como meros ejemplos al respecto, no puedo evitar mencionar el "Treceavo" que algún que otro personaje dice, (en lugar de "Decimotercero", claro está), que suena simplemente horroroso, o incluso la "imprecisión gramatical" de la susodicha frase final, aunque esta sea totalmente necesaria para que dicho truco final funcione. No obstante, ya me gustaría a mí que ni siquiera la cuarta parte de los libros tipo "best-seller" que leo me dejasen con el buen regusto, (generalmente por su tremenda originalidad), que hasta el momento siempre ha conseguido José Carlos, (salvo quizá con Silencio de Blanca, y no todo por su culpa).

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 6 de Marzo de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de e17616d7a8344280949aad1428766e
CREO QUE EL AUTOR TAMPOCO LO ENTIENDE en PATRIA
Bueno una pequeña decepción por motivos que voy a intentar indicar con muuuucho cuidado dado lo espinoso (y emocional) del asunto en estos momentos y en este país (España). (Vamos que a nuestros compañeros latinoamericanos lo mismo es como si les hablasen de capar ranas). El tema de ETA (y en general de los nacionalismos) me da un perezón, una desgana y una desidia tremenda. Pero dadas las buenísimas críticas que en general cosecha el libro pues me animé a leerlo. Y me animé a leerlo por la, en principio, supuesta globalidad del libro en narrar "el conflicto" (obsérvense las comillas) sin aspavientos, panfletos, ni tergiversaciones, y sobre todo desde con una mirada desde todos los ángulos, incluyendo por supuesto el abertzale. Y de hecho por este último punto es por el que me decidí a leerme el libro. Porque, de verdad, de todo corazón, sin querer ni exagerar, ni hacer guasa, ni nada por el estilo, que no está (ni estaba) el horno para bollos en este país, (insisto en que de Mexico hacia abajo tienen permiso para desconectar...), pero simplemente es que por algún problema mental propio me declaro absolutamente incapaz de entender los nacionalismos y no digamos ya los que se tildan a sí mismos de nacionalismos de izquierdas. (A Le Pen, Trump and company, desgraciadamente, sí les entiendo). E insisto, no es que comparta o deje de compartir dicha postura política o simplemente forma de ver la vida, es que simple y verdaderamente soy incapaz de aprehenderla. En mi anterior libro "El problema de los Tres Cuerpos" indicaba la absoluta apariencia alienígena que tiene para mí la manera emocional o sentimental de discurrir de los pocos libros orientales que he leído. Bueno, pues esto es más o menos igual. Soy incapaz de vislumbrar, (por tanto no llego ni a valorar si lo podría compartir o no; perdí el tren hace muchíiisimas horas como para preguntarme si me quiero bajar en Málaga o en Malagón), qué cauce de razonamiento puede existir para ser nacionalista. Insisto, sin ningún ápice de ganas de hacer broma, me resulta tan alienígena como un razonamiento que diga algo así como "dado que dos más tres son cinco y que el río Tajo pasa por Toledo entonces las vacas vuelan los domingos de luna llena". Bueno pues esta era mi motivación fundamental para leer este libro. A ver si Fernando me contaba cómo se puede ser abertzale (y luego ya, si acaso, a cómo pasamos a matar por ello). Pero tras leer el libro, la impresión que me da es que Fernando tampoco lo sabe. O a lo peor es que considera que es tan obvio que no hace falta ni exponer cómo ni por qué. (Como suelo decir, no hay nada más complicado que intentar explicar por qué dos más dos son cuatro a alguien que te diga que son seis; como puede que sea yo en este caso). Y tengo esta opinión porque sistemáticamente TODOS los personajes abertzales del libro o son imbéciles (Miren), o son descerebrados (Joxe Mari), o simplemente no son nada pero les arrastra el grupo (Joxian, Gorka), o no se sabe por qué lo son (Don Serapio, Patxo y, el que más me interesaba, Txopo). Es más en cuanto cualquiera de esos personajes piensa un poco (Arantxa, el propio Joxe Mari, etc.), evidentemente deja de ser nacionalista y pasa a ser en todo caso "regionalista" (es decir, orgulloso y divulgador de su cultura nativa, como por otro lado faltaría más no serlo), es decir, Gorka por ejemplo. Total que al final el libro, (al menos para mí), ya nace cojo de primeras. Además, otra cosa que me ha resultado insoportable, (y a ver cómo lo digo para no ofender en este caso a las víctimas), es el "buenismo" de dichas víctimas. Joder, sistemáticamente TODAS las víctimas son ángeles seráficos que no han roto un plato en su vida. Desde Txato al tal Manolo Zamarreño. Y creo que es un error brutal de enfoque, porque es una excusa para que algún que otro descerebrado del "otro" bando pueda escudarse en el "bueno, sí, vaaaale, víctimas colaterales, (por cierto, maldito hijoputa el que inventó la puta expresión), las hay en todos los lados; vaaaaale, qué cagada por ejecutar al Txato que lo único que hacía era currar como un burro y generar riqueza para su pueblo o al tal Manolo que, joder, aunque con la tara mental del ser del PP, pues la verdad es te reconozco que eran buen chaval". No, a ver si nos enteramos que aunque el Txato o el Manolo fuesen más malos que Judas, más corruptos que la imagen estándar del PP o hijoputas que el empresario comisionista vivalavida explotador de vietnamitas de nuestro imaginario, ni aún así eso te da derecho a matarlos. Que el problema de asesinar no es a quién asesinas, sino que asesinas. Punto pelota. Total que al final el libro no ha cumplido, (al menos en mi caso), la función clara, diáfana y declarada de ser casi, casi un libro de texto camuflado. Aunque sí que es cierto que ciertos aspectos, fundamentalmente cómo la cobardía general de todos, (esta característica tan española, seas vasco, murciano o canario, de "tú no te signifiques en la mili porque lo único que sirve es para que te crucifiquen, tú simplemente sigue a la masa con las orejas gachas"), sirve para amparar verdaderas burradas sí que está muy bien reflejada en el libro. Y claro, quitando este aspecto central, pues la novela se queda en una simple historia coral de las vidas y, sobre todo el dolor de las víctimas, y en muchos casos su injustísima autoflagelación añadida. Aquí, especialmente en el homenaje, sin homenajear, a dichas víctimas, pues el libro creo de todo corazón que sí es bastante correcto. Pero claro, no tiene desarrollo porque al final esta descripción de la cotidianidad de los personajes está claramente supeditada a "decorar", "dar realidad", "dar credibilidad" al núcleo principal que ha fallado desde el principio (al menos en mi opinión). Y por tanto se queda corta. Ni la historia de Arantxa, ni la de Nerea con Quique, ni la de Xabier con su alcohol y su amargura, ni la de Ramuntxo/Gorka con Amaia cuajan o dejan de cuajar. Sí, habrían estado muy bien de acompañamiento, pero tal y como está planteada la novela no son suficientemente contundentes para mantener por sí solas todo su armazón. No obstante, el libro tiene momentos francamente emotivos, (a mí el viaje de Nerea a Alemania, y a la realidad de hecho, me dejó bastante tocado), y una estructura aparentemente sencilla que consigue que con sus cortos capitulitos sea muy fácil engancharse a él. Por lo que si os atrae, no dudéis en tiraos de cabeza a él. Lo mismo cuando lo terminéis, lo que acabáis opinando es que soy tonto de remate, (cosa nada desdeñable, por cierto).

28 comentarios, puntuación: 4.83 con 6 votos
Escrita 22 de Febrero de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 309d6d722aee7a82af920c6d1c195a
VIDA POR TODOS LOS POROS en MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA
Hace unos días @Guille escribía una reseña titulándola "Qué bien me he quedado" tras su lectura de "El libro de Blam". Y la verdad que tentado he estado de fusilarle la reseña sin ningún miramiento... Pero seamos un poco originales y centrémonos en el otros aspectos, una vez que queda patente que es un gustazo de libro. (Hasta el momento, y con el mío, lleva tres nueves). "Manual para..." es una extensa colección de cuentos independientes pero con un hilo conductor común. Absolutamente todos son autobiográficos. Si no, exactamente en los hechos narrados sí en el espíritu. Desde luego no envidio para nada la vida de Lucia, porque debió ser de aúpa incluyendo, (o al menos sugeridos), abusos sexuales de niña por parte de su abuelo borracho, (como luego lo sería su madre y luego ella misma). Tremendo. Pero la verdad, es que la exactitud o inexactitud de lo narrado importa más bien un bledo. Vivan las verdaderas mentiras si sirven para transmitir tanta sinceridad, credibilidad y vida en cada frase, en cada párrafo, en cada página. En lo contado y en lo simplemente sugerido. En la narración principal y en esa frase suelta que de repente aparece por ahí para azotarte en toda la cara. En lo expresamente dicho y en lo expresamente silenciado (que gran parte de las veces es muchíiiiiisimo más enfático y clamoroso que lo primero). Y sí, las historias son en general tristes y duras, (muy duras incluso), pero también a ratos simpáticas, con humor, con amor, (con desamor también), con poesía. Luminosas y oscuras. Como la vida misma. Y siempre con un tempo narrativo perfecto. Cualquiera a quien le guste la literatura debería reservarle un hueco a esta pequeña joya. Y ya acabo mi reseña con una curiosidad (¿editorial?). He leído la novela en inglés. Pero Lucia, por su historia personal, hablaba también en español (pasó mucha parte de su vida en Mexico y Chile) y todos los cuentos están profusamente llenos de spanglish, o mejor dicho, directamente de palabras y frases sueltas en español. Pues bien, es muy curioso, pero, no sé si fallo de Lucia o del editor, el libro está bastante plagadito de tildes mal puestas. En general NO puestas, pero es que aparece hasta un "diós" que es para nota. Nada importante pues el resto del libro más que lo compensa pero, en fin, llama la atención en una persona que fue profesora de español. (Y no me estoy refiriendo a nombres "anglicanizados" como el propio nombre de Lucia, o la sierra de Sandia, o Ramon, o Maria, pero curiosamente no Andrés, etc, sino a partes del texto que aparecen en cursiva precisamente para marcar que están en castellano). Si alguien tiene una edición en inglés distinta de mi epub, o incluso de alguna otra recopilación de sus cuentos, me encantaría que me comentase cómo aparecen en su libro.

3 comentarios, puntuación: 4.75 con 4 votos
Escrita 15 de Febrero de 2017
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... Siguiente Última