En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... Siguiente Última

Portada de abb4ddcc0cc75aed9b3a
ME QUEDO CON CREMATORIO en LOS VIEJOS AMIGOS
Sí, tercer libro que he leído de Rafael Chirbes tras el gustazo de Crematorio y tanto como me pasó con La Buena Letra, también me ha gustado pero mucho menos que mi primer contacto con el autor. Este libro es que de hecho es un calco en estructura a Crematorio, o quizás sería más adecuado decirlo al revés, puesto que es posterior. Libro constituido por las reflexiones sobre el ying y el yang de unos cuantos amigos que se reúnen para rememorar viejas glorias. Donde allí la excusa era una muerte aquí es una reunión social cualquiera, pero a la postre es irrelevante. Lo que importa es el contenido de las visiones personales de cada uno de los personajes. Pero para mí el problema, es que este libro es como bastante más embarullado que el anterior. Me ha resultado muy difícil distinguir y acordarme de los personajes. Es como si todos los personajes fueran el mismo... No sé quizá es la pérdida de la novedad, o quizá que, por coyunturas específicas, Crematorio me tocase más, pero claramente me ha resultado como una especie de borrador de él. Un quiero y no puedo del todo... Eso sí, cuanta verdad hay en que, (afortunadamente, lo contrario solo ocurre en las pasteladas americanas de palomitas) , "Dios me cuide de mis amigos, que de mis enemigos ya lo hago yo"... Al final como todo en la vida hay dobleces, y rincones oscuros, y wateres sucios, en cualquier palacio (o relación), y el que lo niegue MIENTE. Y no tiene por qué ser negativo, dan tensión a la vida, y precisamente gran parte de las grandísimas sorpresas agradables de la vida surgen de encontrarte un balcón luminoso precisamente cuando esperabas el siguiente inodoro maloliente. (Y en verdad hay muchos balcones con vistas al campo, si uno se preocupa en mirar. Lo cual no quita para que siga habiendo también muchos cuartos trasteros con humedades).

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 2 de Diciembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de de3c5e9143ff83024b38e24b29224b
EXTRAÑOS CALAMARES en CITY OF SAINTS AND MADMEN (AMBERGRIS #1)
La literatura "extraña" (weird fiction en inglés) es un campo un tanto arriesgado que al menos a mí no me ha llegado a convencer. Y este libro continúa un poco por la misma senda. No soy un experto en definirla para el que no la conozca, pero la etiquetaría como de un tipo de literatura "fantástica" o de "ciencia ficción" con tintes surrealistas y donde claramente dichas excentricidades no son más que un medio para reforzar las historias de tinte psicológico que el autor quiere imponer. Un poco como el realismo mágico, que al final es bueno cuando en realidad es más realismo que mágico, pero con tintes mucho más oscuros. No sé para mí libros como "La casa de hojas", "Titus Groan" incluso, o el incalificable "El oscuro pájaro de la noche", podrían perfectamente pasar y entrar en esta categoría. Bueno pues algo así quiere el autor conseguir con esa Ambergris a veces pseudo-medieval, a veces noir de los 50's, siempre histriónica con champiñones, (nada saludables ni inocentes por cierto), y calamares de agua dulce a gogó. Y sí en ciertos aspectos me ha recordado a ese esperpéntico Gormenghast, pero desgraciadamente más al vácuo (en mi opinión) de la novela homónima que al de la primera entrega. En fin algunas veces se gana, otras se pierde, y otras se empata a cero y casi casi pidiendo la hora...

4 comentarios, puntuación: 4.67 con 3 votos
Escrita 22 de Noviembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 566c6a16ddfe181e70b7
SYMPATHY FOR THE DEVIL en CREMATORIO
Ya he comentado que una de mis necesidades básicas al leer es creerme el libro. Olvidarme de él y simplemente vivir lo que ocurre en él. Da igual que sea a lomos de Fújur en mi infancia, alcoholizado con Lucia Berlin o en la cabina de un bombardero en esa absoluta y perversa locura de Trampa-22. Lo importante no es lo que ocurre exactamente sino que el cómo ocurre borre las páginas y las letras y consiga dejarme flotando en la historia. Y por extensión, me ocurre lo contrario. Cuando todo me parece cartón piedra que no acaba de ir suave, sobre todo por el artificio de los malos, pues me encuentro con las absurdas y largíiiiisimas banderas de "Patria"... No es casual que traiga a colación este título, (vaya día además), pero es solo por referencia literaria de lo que aquel no consiguió y este sí. Creerme al demonio. Y de paso al ángel, y al menos ángel, y más aún al resto, a todos aquellos que no son más que ruines seres humanos bastante oscuros, (sobre todo en los intestinos), pero ni más ni menos que tú o yo, o el 95% de la población de hecho. Poco más voy a decir porque sinceramente creo que esta es una votación muy, muy personal. Pero me ha fascinado toda la cadena de pensamientos de cada uno de los personajes, aunque evidentemente brilla con luz propia Rubén Bertomeu (y de hecho es el único que está narrado en primera persona pura). Y aunque no estoy de acuerdo con él en algún punto de lo fundamental, (espero ser mejor persona en el fondo), comparto totalmente su ideario de que hay mucho, (figurado en el libro), perro-flauta y luchador de boquilla que a la postre es igual, (o peor aún por ser además falso), que el más caníbal de todos los brokers de Wall Street. Y se puede mencionar al despreciable Brouard, o a Silvia en la relación Mónica-Rubén respecto a lo que ella misma hace, y mil más. Como dice el adagio, el camino se demuestra andando no predicando. Además de todo esto, es también de agradecer su inusual estructura con larguísimos párrafos/capítulos que no obstante se me han hecho más cortos que muchos otros libros convencionales enteros, y que, como mi también amado "Algo ha pasado", es un libro que consigue que pase de todo, sin que realmente pase (o parezca pasar) nada. PD. Por cierto, finalizo mi reseña reconociendo mi absoluta incultura. Desconocía absolutamente al autor, e incluso la serie que se hizo basada en él. Una recomendación de un compañero de trabajo que francamente ha acertado de pleno.

4 comentarios, puntuación: 4.75 con 4 votos
Escrita 2 de Octubre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 0559bcbfe5a04b160a49
CRECIENDO (O NO) en LA HISTORIA DEL SEÑOR SOMMER
Es curiosa mi renovada relación con este libro. En primer lugar tengo un recuerdo totalmente nítido, y por otra parte absolutamente falso, de que es un libro de mi niñez o como mucho del inicio de mi adolescencia. Pero se publicó en el 91, es decir, que a poco que tardase en leerlo, era ya legalmente mayor de edad. Supongo que la culpa de esta falsa memoria la tienen las adorables ilustraciones de Sempé y la (sub)consciente asociación con El Pequeño Nicolás. Por otro lado, dentro de mi falso infantil recuerdo, tengo (tenía quizás) la por otra parte común sensación de que, sí, lo leí, pero no lo terminé de aprehender. De que como niño, (que no era, aunque sí fuese inocente aprendiz de ese adulto que nunca llegaré a ser), el libro tenía mucho más escondido entre sus letras de lo que yo era capaz de ver. Así que me decidí a revisitarlo. Lo cual siempre es una operación de riesgo. Puede salir bien (La Historia Interminable, Momo) o salir rematadamente mal (El misterio del cuarto amarillo, Bosque Mitago). Y la sensación que me queda es cuando menos contradictoria. Por un lado, la novelita (o cuento largo) me ha resultado ligeramente decepcionante. (Aunque a años luz de mi desencuentro con El Perfume). Es decir, muchos menos dobleces y un bosque mucho más pequeño tras esas palabras de su linde que lo que esperaba (re)descubrir. Pero por otro la falsamente infantil historia, me resulta francamente magnética tanto en su sencillez como en los, desde luego nada sencillos, temas tocados. Es claramente un libro que me toca la fibra, que me resulta agradablemente desagradable en las emociones, sensaciones y reflexiones que me genera. Quizá es un claro ejemplo de cómo esto de escribir-leer es una compleja maniobra en que ni el autor ni el lector tienen la sartén por el mango. Y quizá es un potencial ejemplo de cómo un libro "flojeras" puede resultar tremendamente potente en el lector (y/o el momento) adecuado. O bien de lo complementario: lo grandioso que resulta que un escritor disfrace un potente libro en una sencillez naif. Lo cierto es que afortunadamente me importa un bledo cual de las dos opciones sea. Puedo suspirar aliviado y decir que este ha caído en el saco de los buenos.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 13 de Septiembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 4098ac81000a8e1c3ee7
ENTRECRUZADO en LA CIUDAD Y LA CIUDAD
La verdad es que ya he dicho en más de una vez que tengo una malsana envidia de gente con tanta imaginación como para, a partir de hechos mundanos, sacarse conejos de la chistera de tamaño de elefantes. Y también he dicho cómo, en mi opinión, la buena ciencia ficción consiste precisamente en eso: en empujar, estirar y deformar los conejos mondos y lirondos que encontramos en nuestro día a día al fin de mostrarnos algún aspecto cotidiano exagerado tras su paso por la conejera del país de las maravillas. En este caso, los Berlines, Jerusalenes y demás aberraciones de fronteras fronterizas fronterosas, (vaya momento para leerse el libro por cierto), se elevan a la n-ésima potencia para formar ese monstruo tricéfalo balcánico, (buen sitio para ubicarlo), de Bes?el-Ul Qoma-(y por qué no, también Brecha). Y es este engendro el verdadero protagonista de la novela por mucho que le pese a la militsya y la policzai. Tanto, tanto que al final las aventuras de Borlú me han importado bastante poco. Una de policías como tantas otras, con asesinatos por el bien "común", que luego no deja de ser el bien personal puro y duro, y personajes con dobles agendas en la sombra. Eso sí con un colofón, que en el plano policiaco no creo que sea gran cosa, pero que al final plantea, mejor dicho sugiere, dos grandes reflexiones al menos para mí: + ¿Cuánto necesita "la realidad" de la colaboración de todos nosotros para ser "real"? Las cosas que das por sentadas, es más, que son dadas por sentadas porque la mayoría lo hace, ¿son realmente tan definitivas y absolutas como parecen? ¿O más bien es un bucle auto-alimentado? + E igualmente, esa "realidad", ¿en qué queda para un extranjero, para un batusi o mongol que no la haya mamado? ¿Es igualmente tan real o es una No obstante, creo que la novela peca quizás de no haber exprimido aún más el diamante en bruto de ese trastorno bipolar urbano tan interesante, y de, en cierta, manera necesitar "superpoderes" para que ese urbanismo desquiciante se mantenga...

0 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 11 de Septiembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 8c51397cf03169d2028
DISTOPÍAS DE ALLÍ AL LADO en LA ACUSACIÓN
Voy a intentar reseñar el libro sin dejarme influenciar por los h.p. impresentables de Libros del Asteroide. (De esto al final). La Acusación me ha resultado exactamente lo que me esperaba. Una rareza, un exótico insecto, (perdonadme juego de palabras barato y cutre con el autor), interesante y recomendable de ver (leer) precisamente por eso, por su unicidad antes que por sus bellos colores (méritos literarios). No sé, quizá injustamente influya subrepticiamente mi imposible relación con la literatura oriental, que (casi) siempre me resulta totalmente anti-empática. Y eso que este libro que intenta ser más "plano", es menos susceptible a este (mi) problema... pero algo hay de todas formas. Pero el librito me ha parecido en todo caso simplemente correcto. Porque claro, para un libro que consigue salir de esa absurda pesadilla que debe ser Corea del Norte, mucha casualidad habría sido que fuese una obra maestra... Total, que al final tiene más valor social, histórico o político incluso, que realmente literario (al menos en mi opinión). Eso sí acongoja, (o esa otra palabra tan parecida), leer cosas "reales" tan similares (idénticas) a cualquier distopía "puramente" literaria... (Y para muestra un botón con noticias de ayer mismo, tan absurdas como espeluznantes en el fondo, como esta sentencia de muerte in absentia por simplemente reseñar un libro: https://elpais.com/internacional/2017/08/31/actualidad/1504212918_330113.html o simplemente recordar todos los Salman Rushdie que desgraciadamente hay). Y habiendo reseñado ya el libro en sí, toca cagarse en la p. m. (con perdón) de los h. p. de Libros del Asteroide. Consejo a navegantes: no sé sobre la edición en papel, pero el ebook es un completo desastre. Errores de formato, montones de nombres coreanos que pierden su guion (Kim Jongil, por ejemplo), un Banid, en vez de Bandi, bien gordo en el título de la contraportada... Eso sí faltas ortográficas al menos no parece haber. No sé, a título personal a mí me daría vergüenza llamarme editor, sacar tal mierda y encima cobrar casi 12€ por ello a la gente. Pero claro, para eso, a lo peor es condición indispensable como punto de partida tener previamente dicha vergüenza...

2 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 2 de Septiembre de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de e49d1fa852b262c04457
VERANIEGOS (Y LARGUÍSIMOS) LÍOS DE FAMILIA en EL ASESINO CIEGO
Demasiado largo. Este es el resumen inmediato que me surge si me propongo el ejercicio de dar vía libre a mis emociones antes que a la razón. Y como se ve, no es demasiado bueno. También, incluso más acuciado que con El Cuento de la Criada, el libro ha ido notablemente de más a menos a medida que pasaban las páginas hasta casi bordear el punto de escaneo en diagonal para acabar rápido. El Asesino Ciego es en principio un muy pero que muy apropiado libro para vacaciones. Una historia sencilla de odios y líos familiares narrada además de forma anidada bastante original: + Por un lado, algunos recortes de prensa "asépticos". + Por otro lado, Iris, la protagonista principal, ya octogenaria escribe sus memorias de los acontecimientos "críticos" del pasado a la vez que da cuenta de sus previsiblemente últimos días. + Y por otro, capítulos del libro ficticio que da nombre a la novela, de Laura, la hermana de Iris, "publicado" postumamente y que, con fuerte componente autobiográfico (supuestamente), además incluye la narración de una aventura "fantástica" más (o en el fondo menos) independiente, construida al vuelo en fascículos por su amante durante sus clandestinos encuentros amorosos. Y todo ello además culminado con un par de vueltas de tuerca ¿inesperadas?, y ciertas pinceladas de contexto histórico en I y II Guerras Mundiales y sobre todo la Gran Depresión de los años 30, versión canadiense. Sí, todo en teoría perfecto, pero poco a poco el libro pierde lustre. Porque lo que se cuenta tampoco es taaaan interesante como para soportar tantas páginas. Porque además se empeña en utilizar continuamente la trampa de anticipar "tensión" para intentar atrapar al lector (en vez de que la lectura sea tensa/intensa por sí sola, decir expresamente "y ahora es cuando todo se va a poner interesante"). Porque el "inventado" Asesino Ciego es, a la postre, agua de borrajas. Porque tramposamente (y se le nota mucho) los dos giros de tuerca finales están basados en información obvia que se le oculta al lector de manera trapacera, (incluso la autora lo reconoce en más de un extraño "mea culpa" vía Iris), y que para más inri no consigue, ni de lejos, evitar el olor a muerto mucho antes de descubrirse el cadáver... En fin, porque hay dos mil adagios a aplicar, y ninguno del todo bueno. Prefiero el de "Lo bueno si breve...", pero a veces me asalta el de "Si no tienes nada bueno que decir... Es mejor ser rey de tus silencios que...". (¿Fin del idilio con Margarita? El tiempo lo dirá).

1 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 26 de Agosto de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de 5485165a22e7a80b7b38
¿FUTURO? IMPERFECTO COMPUESTO en EL CUENTO DE LA CRIADA
Ya he expresado mi opinión, (muchas veces, soy un plasta), de que las distopías, la ciencia ficción en general, no son más que una ¿preciosa? forma de narrarnos y extrapolarnos nuestras presentes (y pasadas y muy posiblemente futuras por los tiempos de los tiempos amén) miserias y grandezas. Opinión ciertamente nada original, y de hecho la propia autora denomina a esta obra "ficción especulada", pues de hecho en gran medida se trata de eso, simplemente especular con qué ocurriría si juntas tres o cuatro de nuestros demonios del día a día. Antes de seguir con mi reseña, creo que es justo reconocer mi total y absoluta incultura y exponer cómo he llegado hasta esta ¿desagradable? joya. Y no fue por la serie de televisión, (que luego me enteré que existía y que según parece es también excelente; la caja tonta y yo nos respetamos mutuamente...), sino por este artículo ¿chorra? de El País (https://elpais.com/elpais/2017/06/23/fotorrelato/1498214201_168693.html) donde me intrigó desde el principio la recomendación de Pepa Bueno sobre un ¿clásico? del que no conocía absolutamente nada. (Y quizá fue el subconsciente y la asociación entre los nombres de "criada" y "mujer de la limpieza" y por extensión la maravilla de Lucia Berlin, aunque nada tengan que ver entre ellos, ¿o sí?). Y como comentario adicional, hacedle caso también a Errejón, aunque el morado os de sarpullido... Total que tras investigar un poco, (tampoco mucho para no reventarme el libro, pero la señora Atwood tiene el Príncipe de Asturias, y la novela algún premio, y adaptaciones a porrillo... hasta a ópera), me convencí fácilmente y acerté de pleno. Sobre todo porque la primera mitad es fulminante. Por la desesperación hasta el borde del suicidio, y a la vez instinto animal (y humano, MUY humano) de supervivencia que permea de cada frase de Offred. Y ese desasosiego constante que se destila precisamente por la innatural naturalidad, la desesperada calma, el clamoroso susurro en que todo el meticulosamente armado sinsentido que la rodea es narrado. Grandísimo acierto de la autora porque, siendo ¿inhumano? todo lo que se narra, y lo que se deja entrever, lo definitivamente acongojante (o esa otra palabra tan similar) es la pausa, la suavidad con que está narrado. Ver cómo cualquiera de nosotros podríamos estar a la vez tan muertos en vida, y tan vivos en ese entierro en vida, como Offred. Con el cruel añadido del que ve cómo todo su mundo, tan cotidiano, tan sólido, tan corriente, tan dado por sentado, salta por los aires en décimas de segundo, para descubrir la absoluta verdad del adagio sobre hombres y lobos. Y lo más aterrador del libro, es que ni siquiera llega a ser "especulado". Es más bien, "le he cambiado el nombre pero vamos a poco que te fijes esto es de XXX, aquello de YYY, y lo otro de ZZZ". Y desde luego que como punto "débil" a la novela se le puede criticar que, en cierta manera, ya la había leído previamente... Sí, y se llama "1984". Pero lo triste es que TODOS los movimientos totalitarios son, a la postre, tan, tan similares que en definitiva son iguales. Los humanos, desde que somos humanos, y mientras sigamos siendo humanos, somos ¿tristemente? MUY predecibles. Y comienzan siempre por una idea de salvapatrias, (posiblemente hasta acertada, en este caso la novelización de intentar salvar la humanidad y su natalidad desplomada, ya digo, irrelevante, es la excusa y poco más), para luego justificar los medios por el ¿noble? fin, para luego censurar a todo el que no piense como ellos, (curiosamente esto ocurre incluso con los ¿inocuos? salvapatrias regionales de nuestro desmañado país), para luego caer en Altos, Medios y Bajos, (que era lo que importaba, como siempre, desde el principio), donde evidentemente se puede imaginar uno dónde se sitúan los salvapatrias, para luego que los Altos impongan todos los medios posibles para mantenerse siendo Altos. Olvidando por supuestísimo todos esos principios ideológicos tan relevantes e importantes, que realmente son para que los demás se autoinmolen y para que yo haga actos públicos. Y aquí tenemos como ejemplo el abierto mercado negro de pequeños (cigarrillos, alcohol, Scrabble) y grandes (Jezabel) vicios, tan similar a las esclavas sexuales de los talibanes o tantos líderes de dictaduras estudiando en flamantes y "heréticas" escuelas de lujo en Suiza. Pero, salvado ese run-run a terreno conocido, la verdad es que el desarrollo psicológico de Offred me ha parecido excelente. Incluso mucho mejor que mis casi olvidados recuerdos de Winston Smith. E igualmente la recreación de Gilead es incluso más "robusta" y "creíble" que la de Oceanía. Es más, creo que acertadamente, y como ya he desarrollado al inicio de la reseña, esta novela se centra más en el personal drama de uno de los Bajos, antes bien que en intentar dar una visión geopolítica de la susodicha distopía. Precisamente por eso mismo la primera mitad, más intimista quizá, me resultó muchísimo más brutal que la segunda que en cierta manera se vuelve más novela de "acción" (relativamente) y más explicativa del propio Gilead. En resumen, una grata sorpresa que a buen seguro me hará continuar con más libros de la autora y sin tardar mucho.

3 comentarios, puntuación: 5 con 5 votos
Escrita 23 de Julio de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de d66b6fb24044dd7ae3cc284968613d
EL DULCE ENCANTO DE LA AMÉRICA PROFUNDA en PROVINCES OF NIGHT
Provinces of Night es simple y llanamente "otra" novela más, similar posiblemente a doscientas, que narra un trocito de vidas de esos grandísimos pobres desheredados hillbillies (o rednecks, o lo que prefiráis) que siempre luchan con una sonrisa en la cara, una botella de whisky en el bolsillo y 10 dólares a lo sumo en la ¿cuenta corriente?, (más bien enrollados con una goma, pues ni para cartera hay). Y pasan frío, se emborrachan, les salen las cosas mal, les salen las cosas peor, les salen las cosas rematadamente mal y de vez en cuando medio bien. Y son incultos, y son duros, a la par que virginalmente inocentes y transparentes. Y son capaces de matar a su padre, o de morir por él, según el tiempo. Luego, pues, no ocurre nada del otro mundo. Tan solo que te asomas a un rato de sus vidas y, al menos yo, te quedas absolutamente enamorado de esa cotidianidad tan simple y tan complicada a la vez. Como suele ser habitual, es necesario coger con pinzas las grandilocuentes sinopsis editoriales. Nada de finales apoteósicos (de hecho se ven venir a la legua y tampoco es que aunque no se vieran venir sean nada especial, sino simplemente lo lógico con el resto de la novela). Tan solo una historia medianamente coral pero más centrada en Fleming y su amigo Albright, que adoptan un poco los papeles de listo taciturno y tonto optimista, pero ambos igualmente creíbles siempre. Y ves cómo se emborrachan, y se meten en líos, y salen de ellos, (o creen salir), y luchan por sobrevivir, y se enamoran de las personas equivocadas (o justo de las más acertadas, quién sabe). Y poco más. Pero, realmente, ¿quién necesita más en una buena novela?

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 24 de Mayo de 2017
Añadir a mis favoritas

Portada de c5deefbc40a8f322f2258b3f573bdf
0. START! en YO FUI JOHNNY THUNDERS
Titulo la reseña como comienza el libro porque agárrense fuerte que vienen escombreras. Tremendo y agradable sorpresón tras mi anterior Memento Mori que casi me atrevería a decir que fue decepcionante. Interneteando sobre novela negra había llegado de Cesar Pérez a Carlos Zanón, vía Pepe Carvalho y estas cosas raras de las editoriales estrujando derechos de autor como sea y de donde sea, (pero eso será tema para otro día). Y decidí arriesgarme y francamente todavía sigo enchufado al subidón de güisqui Dyc y aroma de bingo de la novela. Un chute de heroína cortada y adulterada hasta ser solo yeso, desesperanza y muñeco roto de barriada rota de un tiempo roto (los ochenta) donde muchos creyeron que iban a romper con el casposo mundo sin salida de sus padres. Y, como dice el adagio, fue la vida y se los merendó. Pero eso sí, al menos tocaron (o quisieron tocar) el sol antes de caer, como Ícaro, con las alas calcinadas veinte infinitos años más tarde. Brutal, el ritmo de la novela es simplemente brutal. Y ese Mr. Frankie también. Tanto que aún siendo una piltrafa, casi casi te entran ganas de cambiarte por él. De destrozarte la vida a base de drogas, traiciones y ruindades con tal de sentir, al menos una vez, que fuiste el dios sarraceno del instante mientras tocabas con Johnny Thunders. Por muy muñeco de trapo y tendones que ese Johnny Thunders realmente fuera. No sé, bien es cierto que la novela quizá sea merecedora de un puntito menos, pero realmente me ha fascinado Francis y sus circunstancias. Y su ganas de morir viviendo, o de vivir muriendo. Y cuando un libro te hace disfrutar tanto, se le perdonan sus pegas, (como esa trama insulsota de atraco de garrafón o esa venganza que se ve a quince leguas). El realismo sucio americano tiene mucha fama y tirón por aquí. Opino que ya es hora de que el sucio realismo patrio de barriada de ensanche donde todos los pisos son iguales, (y diminutos, y con patio interior, y con tanto futuro como luz en esos patios), también tenga su parcela de tirón. Por Satán, (difícil decir por Dios), leedlo y contadme si Francis no os roba el alma, (aunque sea para trapichearla por media papelina, o ni siquiera por eso).

5 comentarios, puntuación: 4.8 con 5 votos
Escrita 27 de Abril de 2017
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... Siguiente Última