En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... Siguiente Última

Portada de c56527b92d0bdc261f7d
CYBERPUNK ECOLÓGICO (Y NAIF) en LOS GUARDIANES DURMIENTES
Cierro el círculo de Luis Rodríguez Rivera quizá con la que menos me ha gustado de sus novelas. Los Guardianes Durmientes en una correcta aventura de ciencia ficción ambientada, como dice la sinopsis, en un futuro no muy lejano cuando ya nos hayamos cargado completamente nuestro planeta. Novela donde dos (o tres) antihéroes las pasan más o menos canutas en una serie de peripecias y de proceso de descubrimiento de lo que realmente está pasando hasta llegar al esperado (o esperados) giro(s) de timón final(es). A mi entender, el punto más débil del libro es esa separación tan nítida de malos y buenos que permea en todo él. Las malignas corporaciones y los buenísimos anacoretas... Así como ese as en la manga que siempre existe en este tipo de simplificaciones tan buenistas en que los desmanes de todos se arreglan milagrosamente porque hay alguien que ya se las apañará para sacarnos a todos las castañas del fuego. Es precisamente, este sesgo tan ¿infantil? ¿naif?, el que ha hecho que le baje la nota por lo menos un puntito. Porque la realidad es mucho más traumática. Ni nadie nos va a salvar de nuestros actos, ni las corporaciones malignas nos dominan injustamente, a nosotros pobrecitas ovejitas luceras tan blanquitas e inmaculadas. Es que somos nosotros mismos, (y nuestro egoísmo individual), los que, escalados por agrupación n veces, damos lugar a esa corporación igual de egoísta proporcionalmente que tú. El problema es que su tamaño, y por tanto su proporción, son gigantescas en comparación a ti. No que intrínsecamente sea peor ni mejor que tú. Y es una pequeña pena porque precisamente lo mejor del libro está donde se difuminan esas nítidas distinciones bueno malo. En el individualismo de Hadam, (aunque sea un poco de cartón piedra y con vomitivo complejo redentor...). En el papel de Protos, (por otro lado previsible pero no por ello menos interesante, para mí lo mejor del libro). O incluso en ese final que habría merecido una redacción mucho más ambigua sobre las analogías en el trato de cierta persona entre buenos y malos... Es decir, considero que el libro, estando bien planteado, resuelto y escrito, en cierta forma peca de falta de ambición, quedándose en un libro juvenil y poco más.

0 comentarios, puntuación: 4.5 con 2 votos
Escrita 26 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de a5d09d37e9c07a07720fc2fe781385
MINI TITUS GROAN en SERÁS VAPOR ANTES QUE LLUVIA
Lo de este autor está siendo una verdadera sorpresa. Menos mal que el azar hace tiempo que me llevó al Hombre Buitre y que no me echó para atrás la incierta presentación de "El Incierto", (valga la redundancia). Este libro me ha recordado mucho a Titus Groan (aunque es más corto). Y por tanto creo que puede gustar y aburrir a partes iguales a aquellos a los que Titus les provoque las mismas sensaciones. El libro es, como en Titus, prácticamente una descripción continua. Aunque aquí es más sobre los personajes (y su intrahistoria), y Coverhill (el lugar) tiene muchísimo menos peso que Gormenghast. Los personajes sí son mucho más análogos. Y lo son por la caterva de histriónicos pero a la vez perfectamente humanos y creíbles que pululan por sus páginas y cuya fricción irresoluble, cuyas ambiciones y debilidades que les enfrentan, atan y separan, (todo junto, mezclado y empastado), forman el gran conjunto de la novela. Siempre con un humor sutil (muy inglés y lacónico como la ambientación de la historia) que adereza las pequeñas mil reflexiones sobre nuestra sociedad y sus entresijos que se intercalan perfectamente entre las peculiaridades de cada personaje. Y este es el núcleo y prácticamente el 90% de la novela. Cómo Luis Rodríguez ha construido semejante "manicomio" y que este fluya cuando, si lo intentas explicar de antemano, cualquiera te diría que estás loco, que semejante majadería no tiene ninguna forma de ser conducida hacia adelante. Además y como ya he anticipado, es que en la novela no pasa prácticamente nada. Lo único que ocurre es la final y previsible colisión frontal simultánea originada por todo el planteamiento de personajes antagónicos que previamente se ha hecho. Pero incluso esta colisión y su resolución son francamente buenas, de nuevo cuando a priori no habría apostado ni un duro por ella. Tan bueno (y disparatado) es el ecosistema creado que Luis Rodríguez lo utiliza como trasfondo para los personajes secundarios de "El Incierto", (son descendientes de algunos de los que pululan por aquí). Y me va a forzar a releer (al menos parcialmente) esta novela porque ya cuando la leí estuve con la mosca detrás de la oreja, (sale en algún momento el "falso" refrán que da título a esta), y tuve la sensación de "vaya locura extraña para darle pasado al tío este que se ha montado el autor". Ahora entiendo muchísimo más este punto y me apetece analizar la evolución "natural" de la novela, aunque no sea ni mucho menos necesario para entender la trama principal de su "continuación".

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 22 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 40d919aa49b54faf56aa
ANACRÓNICAMENTE PERFECTA en LA SOMBRA DEL ÁGUILA
Re lectura de La Sombra del Águila, (junto a Un asunto de Honor, La Pasajera del San Carlos y El Húsar en Obra Breve) y para mí sigue siendo la excelencia en cómo narrar el horror, el horror, con media sonrisa en la cara. Brutal, para mí es simplemente brutal. Precisamente por ese punto de narración atemporal del soldado raso al que le importa un bledo nada que no sea sobrevivir. Porque es un tío amoral, pícaro y sin escrúpulos a la vez que con un honor de compañero intachable. Porque desde la colina y los centros de mando la carnicería es siempre mucho menos carnicería. Porque sí, el libro tiene una pinta anacrónica e imprecisa que no puede con ella, pero es absolutamente irrelevante. Porque todas las guerras a nivel de bocajarro de cañón, (sea como sea el modelo y año de fabricación del cañón), son la misma. Porque es chusquera, porque es sucia, porque es malhablada. Sí, por todo eso y sobre todo porque, como ya dije, consigue serlo con media sonrisa en la boca, que es precisamente la grandeza del ser humano: sonreír a pesar de todo. Habrá gente que le critique muchas debilidades. Y tendrán razón, pues no es ni mucho menos una obra redonda. Pero pocas obras consiguen emocionarme tanto, y tan contradictoriamente, a pesar de sus muchas aristas.

12 comentarios, puntuación: 4 con 3 votos
Escrita 15 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 9e9cead4441b28b4015d6bdab973e8
IMPOSIBLE FINAL en CAÍDA Y AUGE DE REGINALD PERRIN
Tras un verano casi ilegible (es decir, casi sin lecturas; jua, jua, vaya chiste malo, perdonádmelo... o no...), acabo de finalizar un libro que había medio empezado precisamente con vistas de "libro de verano". Sí, lo confieso, mi motivación para la lectura de este libro es haberme llamado la atención en alguna infame lista del tipo "Los libros más divertidos de tu vida para alegrarte el verano" o similarmente bochornosa... Y tras la lectura, (re-iniciada y más en continuo ahora ya a la vuelta al curro), pues tengo que decir que no le veo en esa lista, pero que esto es posiblemente para su bien... salvo por el final. Quizá es que el humor inglés no es precisamente el paradigma de la risa fácil, (o no le es para mí), e incluso en muchos casos ni siquiera el paradigma de la risa, (sin adjetivo). Quizá es que como buen libro con un toque humorístico, no hay mejor humor que la tragicomedia, pero claro tampoco es que te desternilles viendo la segunda mitad de La Vida es Bella. Quizá es que el que hace esas listas pues es el becario con veinte presiones editoriales además. O quizá, que soy un bicho raro... El caso es que aunque no era lo que esperaba, en cuanto el libro empieza a rodar, (al principio me ha costado un pelín entrar en él), la agridulce descripción de la crisis de los cuarenta (en este caso concreto, pero trasladado al mundo español actual con "jóvenes" dejando el nido a los treinta, quizá es más crisis de los cincuenta y mucho, es decir, cuando tus propios polluelos han dejado tu nido), es francamente acertada. Tanto en los miedos y la absolutamente razonada e indiscutible causa de esos miedos, como en lo absurdas que son esas causas y nuestra "excusa" para emplearlas. Sí, porque nuestra sociedad es mayormente infumable, sí, porque la "intrascendencia" de (¿todo?) gran parte de lo que hacemos y vivimos es patente, pero ¿te imaginas algo mejor? ¿Realmente mejor? ¿Y en ese "algo mejor", no tendrías a la postre las mismas neuras? ¿No será que la causa de las neuras no está fuera sino dentro de ti? (Nada nuevo en el horizonte, pero, a la vez, tema en todo caso interesante). Hasta aquí todo bien. De hecho posiblemente el voto que me habría sino natural ponerle es un 8. Pero el problema está en ese "happy ending" pasteloso que tira a la basura todo lo anterior. Y es que una vez que el libro se desmelena en esa absurda (y a la vez totalmente indentificable y comprensible) fuga, la verdad es que no sé cómo se podría haber hecho para terminarlo "bien". Coño, hasta La Vida es Bella acaba bien pero mal porque no es posible acabar bien-bien sin rozar el ridículo. Pero aquí al autor parece haberle temblado la mano en la parte tragi- del asunto y el libro se resiente totalmente por la inverosimilitud completa (y el atropello) de las últimas páginas.

7 comentarios, puntuación: 4.5 con 4 votos
Escrita 13 de Septiembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de d8e6d10cdef1d70bab5f973a47f071
TODO UN LOGRO en EL INCIERTO
Un libro de un autor desconocido que he leído porque en el recuerdo tengo un grato recuerdo de "Memorias del Hombre Buitre" que leí totalmente al azar. Y la verdad es que por 4 eurillos pues me apetecía otra intentona a pesar de su apariencia. Sí, a pesar de su apariencia. Porque como reseño a continuación es absolutamente todo un logro conseguir que este libro funcione tan bien como funciona a partir de los datos entrevistos en su presentación editorial, sinopsis, e incluso en los temas tratados. Comenzamos por su horrorosa carátula digna de un folletín de los sesenta (claro que entonces eran de vaqueros). Luego por esa temática tan poco prometedora con OVNIs, aventuras en África aparentemente de todo a cien, con protagonistas ingleses pero en un libro escrito por un español, licencias históricas con el Barón Rojo incluido, dedicatoria (no es coña, es totalmente verídico y comprobable) al Dr. Jiménez del Oso (los más jovencitos no tendréis N.P.I. quién es, pero a los más maduritos de esta página nos sacará o bien una sonrisa o bien un mueca de espanto...), etc. etc. Vamos que directamente parece eso que decía de los vaqueros: un librillo amarillo de aquellos que se pagaban al autor al peso... Bueno pues a pesar de todo eso, o quizás a favor de todo eso, el libro funciona maravillosamente como lo que es: una simpática historia de aventuras perfecta para el verano que se ríe, a la vez que homenajea, a todo ese mundo "incierto". (Ya con la entrada de la oveja de Churchill se marca claramente el baremo). Y funciona precisamente porque todo lo anterior es simplemente anecdótico. Lo importante, como siempre, son los personajes y la frescura (y calidad) con que se los describe a ellos y sus andanzas. Y Luis Rivera, al menos en los dos libros que he leído de él, cumple con creces. Por supuesto que no es una obra maestra, pero me he sentido totalmente identificado con ese dulce perdedor que es John Liston, y en más de una ocasión y en más de dos con una tremenda sonrisa (apuntando a carcajada) en los labios. Y los secundarios encarnados por Mr. Kingsley y el Sr. Rosas son también totalmente deliciosos. En fin, que no entiendo los arcanos y litúrgicos motivos por los que las editoriales deciden que unos libros son "best sellers" potenciales con toneladas de publicidad y promoción y otros no... (Cada vez más me suena a puro azar). Pero sinceramente me importa un bledo. Voy a ver si me agencio los otros libros de este desconocido autor. (Pena que no estén en ebook). PD. Y que sepáis que en un arrebato de total sinceridad no le he votado con un 8, sino solo con un 7, porque reconozco que algunos puntos de su trama de "thriller" son un poco forzados y que el final se veía a la legua, aunque dicha trama es realmente lo menos importante del libro...

2 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 22 de Julio de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de e2f99f13c14f6a5a9029
CÁNTICOS DE LA LEJANA ADOLESCENCIA en CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA
Bueno, otra sesión intensa de lectura para re-enfrentarme a otro de mis tótems, en este caso de adolescencia tardía. Y afortunadamente, (aunque quizá era apuesta más segura que con los aún más lejanos de infancia), todas mis recordadas impresiones se han confirmado. Ya he contado en múltiples ocasiones cómo me fascina ese mágico binomio entre escritor y lector donde al final una obra puede ser mucho más que la suma de sus páginas. Y este en mi ejemplo perfecto a este respecto. Cánticos de la lejana Tierra es una verdadera exageración en cuanto a temas tratados. Como también he dicho múltiples veces, opino sin lugar a dudas que esa es la verdadera función de la buena ciencia ficción. No tanto, (básicamente nada), contar el color y sonido de los rayos láser y el Halcón Milenario, sino que toda la extrapolación hecha sirva para a la postre hablar de lo de siempre: el ser humano y sus grandezas y miserias. Y evidentemente, uno de los grandes, Arthur C. Clarke, cumple total y absolutamente a este respecto con Loren, Moses y resto de tripulación de la Magallanes. Además gracias a ese correctísimo planteamiento, la obra ha envejecido francamente bien. Y también suele ocurrir que estos maravillosos autores de ci-fi dura y pura son casi casi más científicos que literatos per se. Y soy totalmente consciente que esto se cumple inexorablemente también aquí. Cánticos... es tan ambicioso, tan grande en temas, tan infinito como la situación de epopeya que narra como semilla y excusa para plantear mil reflexiones más: la forzada diáspora de la humanidad no porque nos invadan unos marcianitos muy malos, sino porque al sol se le acaba la gasolina antes de lo esperado. Y Cánticos... es asimismo tan planito literariamente como me temía y recordaba. Pero me importa un bledo. Muchas de sus páginas y escenas transcienden en mi cabeza claramente las palabras que leo en sus páginas. Salvo alguna reflexión chusquera al respecto del sinsentido de las religiones, página a página, párrafo a párrafo, todo el libro es un golpeteo a miles de preguntas pequeñas y grandes que me rondan la cabeza desde que tengo recuerdos (¿para qué tenemos el dolor emocional?, ¿qué función evolutiva cumple algo tan "inútil" y "dañino"?, o más bien, ¿no será que no es ni inútil ni dañino?, ¿o simplemente que es consecuencia inevitable e irremediable del resto de emociones positivas?). Señor Arthur, como le dije en La Historia Interminable a Ende, le doy gracias expresas y personalísimas por esta maravilla, y, por respeto, ni le menciono a Dios porque se ve claramente que tampoco le hacía a usted mucha gracia el tema...

1 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 1 de Julio de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 502662f63aeda881cd6a263ce01474
EL MEJOR LIBRO QUE NO ME HA GUSTADO NADA en ORDESA
En mi reciente reseña sobre Mishasho de nuestro correligionario Poverello decía en algún momento que se veía claramente que lo había escrito con el hígado como terapia a no reventar. Bien pues si eso se eleva a la décima potencia es exactamente la impresión perfecta a aplicar a Ordesa. Ordesa no es un libro. Es una catarsis. Es un exorcismo. Es desangrar el alma en pos de intentar mantener un hilo de cordura. O de perderla, pero al menos diciendo este soy yo o lo que queda de él. Esta característica es claramente lo mejor del libro. Transmite tal vehemencia, tal sinceridad, tal desgarro, tal verdad (aunque sea pequeñita en minúsculas, subjetiva y particular a Manuel, ¿pero acaso existen las que empiezan por mayúsculas?) que no puedo imaginar que no llegue al corazón de cualquiera que lo lea. Aunque sea una gárgola de la cornisa de cualquier catedral. Pero salvado esto, la verdad es que el libro no me ha gustado nada. Porque es reiterativo. Porque es pesimista hasta aburrir a las marmotas (de Ordesa o de donde sea). Porque estoy cansado del "cualquier tiempo pasado fue mejor". Porque a la postre, además de echar de menos a sus padres tampoco cuenta más aunque el libro esté cuajado de frases clarividentes y reflexiones a bocajarro a la sien del lector. Porque al libro le puedes quitar cincuenta páginas o ponerle otras cincuenta y resultaría igual. Porque me cansa toda esta grisura, aunque en más de una ocasión y en más de dos me vea reflejado en sus páginas... Pues eso que no me arrepiento de haberlo leído o quizá sí...

1 comentarios, puntuación: 4.2 con 5 votos
Escrita 31 de Mayo de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de f23e63fbfe83d715a666
EL PROBLEMA DE LOS "CUENTECILLOS" en UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR
Un viejo que leía novelas de amor es muy similar a El viejo y el mar. (O a El Principito, o a...) Y todo ello sin que se parezcan lo más mínimo. Y son tan similares, a la vez que tan distintos, porque son simples cuentecillos que lo fían todo a esa tramposa sencillez con que desarmar al lector. Porque son previsibles. Porque no son sofisticados. Porque su difícil sencillez se aposenta igualmente en el estilo directo pero cautivador y engañosamente naif. Porque como decía un cartelito made-in-Ikea que he visto durante este puente: "la felicidad es un día en la playa". Y sí, es cierto, no hace falta más si consigues llegar al centro del corazón de quien te lee, (o se tumba a la bartola debajo de la sombrilla). Lo cual, como muchas veces digo no es solo cuestión del libro (o del maravilloso sol en la playa), sino del que está tumbado a la bartola. Porque si, por lo que sea, no alcanzas ese punto mágico, el día en la playa se puede convertir en lo más insulso y sosainas del mundo. Bueno pues eso creo que me ha pasado con este libro. Que no he entrado en él. Y al no entrar, al no verme mágicamente transportado en él, pues todo es demasiado simplón, manido, previsible. Todo aderezado con filosofía de todo a cien de "uy, uy, uy, qué malos somos los occidentales y nuestro progreso destructor y qué buenos los indígenas con su sabiduría ancestral en karma con la naturaleza (o algo así)". Sí, pero quizás, cuando uno de ellos se muere de apendicitis, (o dando a luz), quizá nos acordamos de que el progreso se llama progreso quizás por algo (aunque, como todo, tenga su cara B, y facturas que pagar). Pues eso, que El viejo y el mar me llegó, como exactamente me ha pasado con, (para mí), la maravillosa y cuasi-perfecta La forma del agua de Guillermo del Toro, y este libro no. Pero puedo comprender perfectamente a cualquiera que emplee exactamente el mismo argumento, palabra por palabra, pero en sentido diametralmente contrario.

1 comentarios, puntuación: 4.33 con 3 votos
Escrita 11 de Mayo de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de da244fa3f8cf9895d72b3545c0c751
VAGANDO EN EL DESIERTO en IN THE ROGUE BLOOD
Estas son las típicas lecturas que de vez en cuando cojo con mínimas referencias pero que por lo que sea me atraen. En este caso a priori un caso de realismo sucio americano versión semi-western ambientado en la confusa frontera con México en el periodo de guerra con EE.UU. tras la independencia de Texas. Además con una etiqueta de violento pero con elegancia y para más (o menos) inri y CV (aunque lo de los CV está muy hinchado últimamente), ganador de un premio por Los Angeles Times. Y sí todo eso que digo es cierto, y sí certifico que es un libro hiperviolento, pero de alguna forma consigue que dicha violencia no se lo coma todo. Y una vez salvado este escollo (y posiblemente con nota), su problema s que hay poco más. Los dos hermanos vagan sin rumbo tropezando en historia truculenta tras historia truculenta, and then repeat, sin que uno sepa muy bien cual es el objetivo del autor. Porque salvo algún ramalazo, tampoco su psicología es especialmente atractiva. Porque al final se difuminan todas las historias. Porque parece que lo importante podría ser el contexto histórico, (el decorado), pero tampoco. Porque el libro podría haber tenido 100 páginas más o 100 menos y todo seguiría igual. Y es una pena, especialmente porque el marco es extremadamente atrayente. E incluso el estilo de escritura con infinitas referencias y frases en español, y por supuesto en Spanglish, tan suave, elegante y justificadamente traídas como la ubicación demanda. Pero todo se desaprovecha en gran medida. Y además en este castellano, más o menos Spanglish, está otro de los puntos imperdonables de la novela y del editor. Lo de siempre: MUCHÍSIMAS faltas y erratas. Y no me refiero a "Rio Grande", "Dominguez" o "Mexico" que asumimos que van sin tilde por "americanización", (o al empleo de solo la interrogación o exclamación finales), sino a otras cuantas (bastantes) sin justificación ninguna. E incluso alguna en el propio inglés (y sin ser en la "jerga", vamos, que aint no cuenta). Total, que desgraciadamente creo que es totalmente prescindible.

4 comentarios, puntuación: 3.67 con 3 votos
Escrita 26 de Abril de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de 17fdec444c818937809
SORPRENDENTE ENVIDIA en MISHASHO
Bueno, me resulta especialmente raro escribir esta reseña puesto que este no es un libro más. Es un libro escrito por uno de los "habituales" de esta web y en cierta manera me siento como haciendo un injusto examen a alguien sobre el que no tengo absolutamente ningún derecho a juzgar, (ni por supuesto las capacidades necesarias para ello). Pero también hay otros que se pueden beneficiar (o no) del libro y como siempre intentaré ser lo más franco dentro de mi personal e intransferible visión de él. Como siempre comienzo con lo obvio: ¡'cagoentó, la envidia que me dais los que tenéis una mínima capacidad de juntar cinco palabras para escribir algo más que 'cagoentó! Porque os voy a ser sincero: empecé a leer este libro por curiosidad (por Poverello, por la particular editorial, por el destino de la recaudación, por..., en definitiva, los accesorios al propio libro más que por el propio libro), y por ello con unas expectativas "reducidas". Y sorprendentemente, (y bofetón pa'l tonto prepotente que escribe esta reseña), el libro me ha resultado bueno. No pches, aceptable porque lo ha escrito un "amiguete", pero tengo que decir "guay" por compromiso. No, bueno y punto pelota. Una (¿sencilla?, más sobre ello más adelante) historia coral alrededor del submundo de pobreza que se esconde en nuestra consumista sociedad nada más cruzar dos calles que ¿no debías?, como muy bien recoge la sinopsis. Un libro para reflexionar y leer despacio a la vez que se disfruta porque además presenta una estructura no lineal, con bastantes personajes que, como un puzle (aunque nada especialmente enrevesado), te obliga y tienta a ir atento disfrutando de las conexiones entre las diferentes piezas. Incluso con alguna sorpresa (al menos para mí) como puede ser el ocupante de cierto vehículo en cierta escena. Con todo ello el libro posiblemente hubiera merecido más nota: un siete fijo y posiblemente incluso algo más si no fuera por dos aspectos: uno claramente "culpa mía" y otro que creo que es "culpa" de Poverello. El aspecto que es mi culpa es que el libro no oculta en ningún momento su carácter de crítica social, de reflexión personal de Poverello sobre las incongruencias e injusticias (aunque no esté de acuerdo con él al 100%) de nuestra sociedad. Es un libro escrito desde el hígado, y donde está claro (o parece claro) que Javier (estoooo, perdón, Poverello) tiene bastante que ver con él. El problema (desde mi particular punto de vista), es que esta exposición no permea solo de lo que se va narrando, de lo que va ocurriendo, sino que Poverello intercala explícitamente disertaciones al respecto que se ve que tenía que plasmarlas en algún lado, o si no reventaba. Y no es que esto esté mal, sino que particularmente no me gusta. Como suelo decir, en general prefiero que sean los libros los que me hablen, no sus autores... El segundo punto sí que creo que es culpa de Poverello: te has pasado, has querido escribir una obra maestra y te has retorcido demasiado. Creo (con mi poca o mucha sapiencia) que aquí ha faltado claramente la labor de un editor serio que te cortase las alas para evitar que te quemases como Ícaro. Ya comprenderéis a que me refiero si leéis el libro. El estilo de escritura empleado es bastante alambicado y denso. Tanto, que en muchas ocasiones se interpone entre el propio libro y el lector. Y es una pena porque en otras ocasiones, en ciertos pasajes o párrafos, es una delicia leer algo con un estilo distinto a la insipidez que suelen tener muchos "best-seller" actuales. Pero esto es como el perfume, si te pasas en referencias, frases largas y retorcidas, comparaciones (aunque muchas sean francamente originales y acertadas), es muy, muy fácil rozar un poco (o un mucho) el dominio de la pedantería y se vuelve contra el propio libro. Por eso insisto, se ve que tenías todo el alma puesto en intentar hacer una "obra maestra" y da la impresión de que faltó alguien que te pegase una colleja para que solo, (y ya es más que suficiente), escribieras "tu libro". Finalizo la reseña con algo que creo que también se merecen los señores de dyskolo (o quien quiera que sea el editor real). Estoy hasta el moño de que libros de editoriales "serias de toda la vida" sean un puto desastre. Y, por tanto, es de loar públicamente cuando una "editorialilla de mierda" es capaz sacar un producto pulido. Sí, alguna errata hay, pero firmo ahora mismo que TODOS los libros que lea tuvieran el triple de erratas que este... Es más, la "errata" más común, en mi opinión, no es ni siquiera errata: es falta de comas que se imbrica con lo que decía del estilo un tanto recargado de la escritura. Joder, (sí, "joder" bien grande y aposta), es que los señores de dyskolo hasta se han atrevido, y les ha salido bien, a meter fuentes especiales (y distintas) para los diferentes manuscritos (cartas) que contiene el libro. ¿A que no es tan difícil y estoy mirando a Planetas, Tusquets, Asteroides y demás? (PD. Poverello: Luego te enviaré un mensaje privado con algunas erratillas que he cazado).

1 comentarios, puntuación: 4.75 con 4 votos
Escrita 4 de Abril de 2018
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ... Siguiente Última